¿Quién defiende a los de Jánovas?

“Qué poco dura la alegría en casa del pobre”, decía a veces mi madre. Me he acordado hoy de eso cuando he leído la noticia en el Heraldo de Aragón:

Los vecinos de Jánovas deberán pagar hasta 34 veces más de lo recibido por sus casas y campos

En el fondo, a nadie le ha cogido esto verdaderamente por sorpresa. Menos que a nadie, a los antiguos vecinos de Jánovas. Porque a los que no hemos vivido las injusticias que ellos han tenido que padecer durante tantos años (palmarias, brutales, continuas, silenciadas por los medios, amparadas por los poderes públicos), quizá nos pueden engatusar con palabras; pero a ellos, no.

No me sorprende que Endesa se mantenga en su empeño de hacer negocio pasando por alto toda esa gran injusticia que ha sido y sigue siendo la historia del pantano de Jánovas. Pero confieso que me han dejado boquiabierta las declaraciones de su portavoz al Heraldo, aludiendo a “la legalidad”, al “precio legal”, o a que no considera adecuado “saltarnos la ley“, en referencia a lo que marca la Ley de Expropiación Forzosa para el supuesto de las reversiones de propiedades cuando no se hace una obra.

Estoy absolutamente a bolos. Dan ganas de soltar una retahíla de improperios (cosa que, desde luego, supongo que es lo que habrán hecho todos los aragoneses de bien cuando hayan leído la noticia), pero no procede. Para qué. Es mejor contestar con argumentos, que de eso vamos sobrados. Igual que de razón. Que esto último sea importante o no para quienes tienen el poder de decidir… es otro cantar.

Vamos, pues, con los argumentos:

1. La Ley de Expropiación forzosa establece en su artículo 54 que el derecho de reversión existe cuando transcurren CINCO AÑOS, CINCO, desde que se expropia un bien y no se inicia la ejecución de la obra.

Los antiguos vecinos de Jánovas han solicitado la reversión en múltiples ocasiones desde principios de los años ochenta, como mínimo, y jamás se les ha reconocido el derecho a que les fueran devueltas sus propiedades. Despreciando lo que decía la ley, tanto la Administración hidráulica como los Tribunales contestaron una y otra vez que, en fin, la obra no se había hecho pero se iba a hacer, y por tanto era absurdo devolver esas propiedades para tener que expropiarlas acto seguido. ¿Quién se “saltó la ley” aquí?

La concesión de caudales del río Ara se otorgó a una empresa a comienzos del siglo XX con la indicación clarísima de que, si en un plazo de cuatro años no se habían iniciado las obras, esa concesión caducaría. Las obras, a la vista está después de casi cien años, no se hicieron nunca. Pero no importó. Es más, la misma historia se ha repetido desde entonces decenas de veces: las empresas concesionarias se han saltado una y otra vez los plazos que les marcaba la ley… y nunca ha pasado nada. Cuando, el año pasado, se declaró finalmente caducada esa concesión de aguas del río, se estableció no obstante que a la empresa que mantenía los derechos (después de varios cambios de titular, hoy es Endesa) había que darle una indemnización. ¿Qué ha pasado, nuevamente, a lo largo de tantos años, con el respeto a la ley? Parece que se la “saltó” más de uno, ¿no?

Además, las indemnizaciones se establecen con celeridad cuando se trata de indemnizar al poderoso. Pero de indemnizar a las víctimas… eso ni se mienta.

Si alguien hubiera mantenido en todos estos años ese respeto a la ley que el portavoz de Endesa exige hoy, el valle del Ara sería una tierra próspera y feliz, los pueblos de Jánovas, Lavelilla y Lacort estarían vivos y sus vecinos no habrían tenido que salir de sus casas a golpe de dinamita o atemorizados por la guardia civil. Con el dinero de la indemnización en el bolsillo, sí, pero un dinero que se vieron obligados a aceptar, y en todo caso tramposo y miserable, escaso e injusto.

2. El artículo 55 de esa misma ley fija que los bienes se revertirán a cambio de la devolución de la indemnización que en su día se pagó, actualizada según el IPC. Sí. Pero acto seguido se dice que si esas propiedades hubieran sufrido un menoscabo en su valor, tendrá que revisarse esa situación y valorarse adecuadamente. Hoy aquellos pueblos son una pura ruina. ¿No es eso un menoscabo de su valor? ¿Cabe tener en consideración que esa ruina no la ha provocado sólo el tiempo, sino que en muchos casos es producto de la propia actividad de Iberduero, que destrozó todo lo que pudo (casas, campos, acequias, riegos, árboles, tendidos eléctricos, suministros de agua, caminos) deliberadamente?

3. El portavoz de Endesa se muestra muy preocupado por la especulación. Ay, la especulación. Está tan feo, eso de especular… Así que alude a que se debe cobrar un dineral a los antiguos propietarios para evitar que, acto seguido, éstos se vuelvan a vender sus propiedades y el dineral se lo ganen ellos. ¿Dónde se ha visto, hombre? El dineral se lo tiene que ganar el que se lo tiene que ganar, esto es, el que ya lo tiene.

A mí no me gustaría, como a mucha otra gente, que el valle del Ara se convirtiera ahora en otro Biescas. Pero si es eso lo que deciden sus propietarios, ¿quién tiene derecho a decirles que no lo hagan? ¿Les pedimos cuentas a los de Biescas? ¿O a los del propio Fiscal? Los de Fiscal son perfectamente libres de vender sus casas y sus tierras a quienes quieran, si quieren, por el mejor precio que puedan conseguir. ¿Alguien les está diciendo algo? Y lo mismo que digo Fiscal, digo cualquier otro pueblo del Pirineo, o cualquier piso de La Almozara en Zaragoza con la movida de la Expo, por poner otro ejemplo.

¿Sale alguien de Endesa en esos casos diciendo que se debe evitar a toda costa la especulación, que estamos destrozando nuestras montañas, que destrozamos el meandro y las huertas del Ebro? ¿No es, cuando menos, sorprendente que sólo exista esa preocupación y esos desvelos virginales en el caso de Jánovas?

Es bueno, el reportaje que hace el Heraldo: es evidente la reacción que provoca. Sólo le pondría dos “peros”: la cronología que incluye en la página 4 tendría que haber seleccionado los episodios más sangrantes de los múltiples retrasos, cambios de proyecto, incumplimientos de plazos e ilegalidades en los que ha incurrido este proyecto del nunca construido pantano de Jánovas, para que hubiera quedado patente la magnitud de la injusticia cometida, en un simple ramillete de fechas. El otro “pero” es el artículo de Ignacio Celaya.

Le tengo aprecio, a Nacho Celaya, y creo que él lo sabe, así que confío en que entenderá bien lo que digo. Él fue protagonista del primer intento de la Iniciativa Social de Mediación, y curró bien y de lo lindo. Creo que fue una hermosa iniciativa tristemente frustrada cuando estaba a punto de publicar sus logros.

Pero no todo es negociable. Si a mí me matan un hijo, yo no puedo negociar con el asesino. Hay cosas que no se solucionan por la vía de la negociación ni de la intermediación para acercar posturas, sino por la vía de la justicia. Y Jánovas es uno de esos casos.

Jánovas no está teniendo una “segunda oportunidad”, como ha titulado él los dos artículos que ha publicado sobre el tema de la reversión en el Heraldo, uno en julio y otro hoy: Jánovas está teniendo ahora la única ocasión de que se repare la injusticia absoluta que se cometió con sus vecinos, como con los de Lavelilla y los de Lacort, y con todos los pequeños pueblos del valle de Solana. Habría sido de agradecer un artículo más militante, más comprometido con las víctimas. Quizá no puede hacerlo él, que ahora ostenta un cargo de importancia en la DGA. Pero entonces, ¿quién sale en defensa de los de Jánovas? ¿Hay algún partido político por ahí, de esos (todos) que tanto se alegran cuando hay buenas noticias para Jánovas, que ahora rompa una lanza en su favor?

Me ha llenado de tristeza la referencia final, en el artículo de Celaya, a que “cada cual deberá dejarse pelos en la gatera”. Porque estoy segura de que Endesa no se va a dejar ni un solo pelo en la gatera. Para ellos es una cuestión de beneficios, beneficios, beneficios, beneficios y más beneficios. Una gran empresa no entiende de otra cosa, por mucho que su publicidad nos intente convencer de que se preocupa por los hijos de nuestros hijos. Sé, sin embargo, que los antiguos vecinos de Jánovas se han dejado ya en la gatera por la que les obligaron a pasar hace más de cuarenta años no sólo los pelos, sino sus derechos y sus perspectivas de futuro. ¿Aún se tienen que dejar algo más?

Os advierto de que no están dispuestos. Jánovas no rebla.

Una última cosa: el plan de desarrollo sostenible que está elaborando o ha elaborado ya ECODES con el Ayuntamiento de Fiscal, en el que por cierto no han participado los antiguos vecinos de Jánovas (creo que tal vez la Dirección General de Participación Ciudadana podría intervenir para eso ahí), cuenta, según se deduce de lo publicado hoy por Heraldo, con el apoyo de Endesa. Sería un apoyo muy loable si la empresa no tuviera parte en ello, pero la tiene: se haga como se haga la reversión, una parte de las tierras y propiedades quedará definitivamente para Endesa, pues habrá gente que no acuda a la reversión (sobre todo, si la ponen a esos precios), y familias ilocalizables o extinguidas que ya no podrán reclamar sus derechos. Desde esa perspectiva, cobra un sentido claro la afirmación del portavoz de Endesa sobre que “tiene que haber un compromiso muy fuerte de las instituciones, tanto del Gobierno español como del aragonés, para compensar al territorio”. Toda infraestructura que se haga, a la empresa le vendrá bien; no tendrán inconveniente en hacer el tendido para el suministro eléctrico, por ejemplo.

David está siempre en riesgo de sucumbir ante Goliath. Por eso debe tener la honda permanentemente preparada.

[Las fotos son, por supuesto, del impresionante José Antonio Melendo, y están tomadas de aquí.]

Esta entrada fue publicada en Abracadabrantizaciones y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

9 respuestas a ¿Quién defiende a los de Jánovas?

  1. Inde dijo:

    Hala, y para colmo me sale en la cabecera del blog publicidad de Endesa…

  2. Alejandro dijo:

    Mafia pantanera, carroñera.

  3. laMima dijo:

    ¡Leches!…¿no se puede quitar esa publi?..si, si, esto atufa a mafia pantanera..

  4. jio dijo:

    siento la publi, es contextual y las palabras en un software no entiende de sentidos… nos planteamos quitarla en este blog.

  5. Familia Pallás de Janovas dijo:

    Gracias, gracias a todos. Hay dolor y rencor. Gracias a todos.

  6. Pedro dijo:

    Me gustaría contactar con algún antiguo vecino de Janovas para realizar una serie de entrevistas y un reportaje sobre el pueblo con el propósito de dar a conocer como era la vida en los pueblos abandonados, el motivo del abandono y conocer el patrimonio del pueblo. Mi correo es pjbendicho@gmail.com
    Gracias

    • Hola Pedro,

      Hablas inglès o francès? Nosotros trabajamos sobre este sujeto desde Belgica y vamos hacer una exposicion y documentario. Podrias contactarnos si quieres collaborar! Espero que me cuentas mas sobre tu motivo y tu biografia.

      Un saludo
      Séverine

  7. Muy señores nuestros:

    Somos una asociación sin ánimo de lucro belga que quiere contribuir en el desarrollo sostenible de las comunidades tradicionales de los Alpes y los Pirineos. Para conseguir nuestro objetivo, organizamos anualmente un número de actividades en Bélgica: exposiciones, degustaciones, veladas de cine,…También participamos regularmente en mercados y ferias y damos conferencias a petición de asociaciones. Además, desarrollamos nuestras propias publicaciones (hojas informativas, artículos en revistas, folletos,…) y proyectos temáticos.

    Estamos buscando photos y textos para incluir en una exposición sobre ‘pueblos abandonados y pantanos de los pirineos’ en Bélgica. ¿Puede usted mandarnos la informacion que teneis?

    Esperamos su respuesta y estamos a su disposición en caso de preguntas.

    Atentamente,

    ALPY vzw

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *