Hay que atar el burro ande manda el amo, aunque s'ahorque

Una fila de un par de cientos de personas en la acera del Paseo Independencia, a las 9:30 de la mañana. Llevaban carteles protestando por los despidos de Tudor, y muchos de ellos llevaban puestos grandes cartones, como si fueran hombres-anuncio.

Pacíficos, tranquilos, ahí haciendo fila, sin estorbar al tráfico ni a los peatones. Ni siquiera coreaban eslóganes de nada, o sea que no se les podía acusar ni aun de contaminación acústica.

Pues allí estaba la policía nacional pidiéndoles a todos el DNI. Los manifestantes, muertos de risa:

–No me joda que nos va a pedir los datos a todos.

–Pues sí. Venga, el DNI.

–¡Quió, que están pidiendo los datos!

–¡Anda ya, hombre!

Menudo papelón, los policías. ¿Para qué, los datos? ¿Para el fichero “Datos tomados por un poner”?

¿Tienen igual de fichados a los empresarios y ejecutivos que deciden los EREs y mandan a la calle al personal después de haberse forrao como marajases?

¿A que no?

Me recordaba el papelón de este verano en el “Big Jump”: toda Europa celebra el segundo domingo de julio una jornada reivindicativa en defensa de la calidad de sus ríos, para recordar a las instituciones europeas su compromiso sobre ese tema para el 2015. El año pasado se adelantó una semana, toda Europa adelantó la convocatoria una semana, para hacerla coincidir con la fecha que convenía en Zaragoza, en relación con la Expo y el FMLA. Bueno, pues a la policía (o al Gobierno civil, supongo) no le “cuacó” la convocatoria y la impidió. Bueno, la impidió porque les dejamos que la impidieran: porque mira tú el papelón que hacían doce o catorce “efectivos” de la poli haciendo muralla (ejem) a la orilla del río, junto al puente de la Almozara, cerca del Café del Mar.

–Pero ¿qué hacen esos tíos ahí? –pregunté al llegar. Y me contestó un señor que había allí, tan boquiabierto como yo:

–¿Tú has oído alguna vez la expresión “Poner puertas al campo”? Pues eso.

Y allí que tenían que aguantar el tipo los tipos, valga la rebundancian, que se lo habían mandao. Y, cómo no, tomar los datos a todo aquel que osara meterse al agua.

–¡Es por seguridad de la Expo, señora! –contestaban de muy mal talante cuando se les preguntaba a qué fin.

No me extrañaba un pelo lo del mal talante. A mí también se me habría puesto muy mal café de que me mandaran hacer según qué tonterías.

Como lo de hoy en Independencia. En fin. A veces, desde luego, no se puede decir que se lucen del todo como servicio público.

(La foto de arriba la he hecho con el móvil, así que ya disculparéis, que es pésima. Las dos de abajo son de los chicos de  Xúquer Viu.)

Esta entrada fue publicada en Abracadabrantizaciones. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Hay que atar el burro ande manda el amo, aunque s'ahorque

  1. pasapues dijo:

    Los policías hacían su trabajo, pero sus jefes políticos no se de que misa han salido. Ya se podían dejar las ganas de molestar porque si en casa.

  2. inde dijo:

    Pues eso mismo, Pasapues. Justamente eso. Ellos hacían su trabajo… y alguno, me parece a mí, pensando eso mismo que acabas tú de decir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *