La Enredadera: crónica somarda de la Cincomarzada

Ayer fuimos de los que no salieron de casa. No lo habríamos hecho aunque hubiera habido un tiempo radiante: el crío anda con algo de fiebre y nosotros necesitábamos un día tranquilo de estar en casa. Pero me ha gustado mucho esta crónica de La Enredadera (Salud, Amor y Rebeldía), que reproduzco aquí, con una foto que le he cogido a Torres Burriel de Flickr:

Si recordamos a Luis Buñuel como un tipo rebelde, original y, hasta cierto punto, surrealista, la Zincomarzada’09 puede decirse buñuelesca.

5 de marzo. Un año más, ventoso. Desapacible jornada de alerta naranja: cierzo fresco, torrumbescas y sol rayuelo a raticos.

Pese a la desinformación dominante en el Reino de Oregón (aka Aramón o Aragón), el poder de convocatoria de la Federación de Barrios es notable.

A las 8 de la mañana los peñistas se reúnen en asamblea para confirmar que no son lo que eran. Cuatro goticas les hacen abandonar el Parque y correr a refugiarse a sus locales privados. Otros colectivos se lo piensan. Desconfían de su criterio a esas horas. Preguntan, consultan, deliberan. A toque de corneta (ahora se llama móvil), reciben órdenes de sus mandos el PSOE y UGT. Se dan el piro. CCOO también. IU se raja.

Directas, decididas y alegres, las vecinas de la Madalena, las radios
libres (La Granja y Topo), la Asamblea contra la Privatización de la
Universidad, Payasos sin Fronteras y Caracol Zaragoza, entre otros, montan sus barras, lonas y mesas.

Policías, bomberos y Cruz Roja saben que será un día sin complicaciones. No hay riesgos. Los medios capitalistas, sin embargo, se encargan de persuadir a sus audiencias para que no salgan de casa. ¡¡Ay, si viviéramos en Finlandia o Noruega!!

El Parque Luis Buñuel (Metropolitano del Agua) va cogiendo color. Las pancartas de la FABZ aguantaron la noche: “Cuida tu parque”, “No a la especulación” o el lema de este año “Que los barrios no paguen la crisis. Que os bicos no paguen a crisis. Que els barris no paguin la crisi”. Llegan scouts, asociaciones de africanos, mexicanos o ecuatorianos, colectivos culturales, chunteros, vecinas de pueblos como Sieso de Ja-K o Anento,… ¡la fiesta reivindicativa ya está lanzada!

Un grupo de voluntarios de la Expo 2008 obedecen indicaciones: “Reparte aquí”, “Mueve esto allá”,… Los autobuses públicos comienzan a dejar vecinos de toda la ciudad que llegan para alparciar, pasear o echarse un pincho con la buena chen. A partir de mediodía hay ambiente. La Dixie Rue del Percebe y Timbalao aportan jazz y ritmos calientes itinerantes a un paisaje cuando menos curioso. Las fronteras del espacio escogido este año
son: un aparhotel inacabado cual casa del terror de Beirut, una
esperpéntica noria siria propulsada a motor, un centro termal vacío, un campo de golf (ejemplo de la hipocresía de lo de “Agua y desarrollo sostenible”) y un teleférico en marcha, pero sin clientes, balanceándose a golpes de cierzo.

Salvo los irreductibles disidentes y la catrinalla gozando sus botellazas, la fiesta se celebra al cobijo del acueducto del Parque que, pese a su sombra, resguarda de la lluvia y reúne calor humano y camaradería. Los Pastores de Aragón venden bocatas de ternasco a destajo. Pero también hay maribollería vegana, longanizas a gogó, pinchos de tortilla o ranchos hipercalóricos.

En las campas, partidos de fútbol, morreos en lo escondido, risas en los baños, el juego del pañuelo, murales zapatistas colectivos, encuentros y tragos.

El Alcalde no osa aparecer por allí. Jerónimo Blasco, máxima autoridad local en este caso, se lleva sonoras pitadas lanzadas, en particular, por jóvenes organizados pidiendo vivir en Arcosur (¡cómo está el patio!).

La celebración deja a más de una jodidica de frío, pero ahí siguen miles de personas. Charrando y compartiendo, que es de lo que se trata. A partir de las tres de la tarde, los participantes empiezan a desalojar. El Parque se va quedando tranquilo. Casi no se ha ensuciado. En un par de horas, estará como antes. Vacío. Ningún incidente hoy.

La fiesta, un año más, ha sacado a un montón de gentes a la calle. Pese al cierzo. Pese a la lluvia. Pese a la desinformación. Pese al PSOE. ¡Hasta la Zincomarzada 2010!

Esta entrada fue publicada en La vida misma. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *