Cajal, el rey de los nervios

Hoy se ha estrenado la obra de teatro de títeres “Cajal, el rey de los nervios“. Me han contado unos pajaritos que han ido al estreno, que ha sido una auténtica gozada.

No sabéis lo que me alegro.

Me gustaba de ese proyecto todo: la idea, los títeres, el objetivo, el título. Pero no conocía más que el pequeño dossier de presentación. No sabía cómo era la obra, cuál el resultado.

Pues, al parecer, es magnífico.

En realidad, no podía ser de otra manera, si…

…el autor es Adolfo Ayuso,

…la dirección es de Ignacio Fortún y Helena Millán,

…la ponen en escena Los Títeres de la Tía Elena,

…participa mi querida paisana Sol Jiménez,

…la escenografía es de Ignacio Fortún

y el diseño gráfico de Fernando Lasheras…

Mirad a las neuronas bailarinas, los personajes de la obra, el microscopio que utiliza el Cajal adulto…

¿No os dan ganas de verla ipsofactamente?

La ponen en el Centro Joaquín Roncal, de la CAI, pero sólo es para colegios. Tienen ya una tira de coles apuntados (entre los que, por cierto, no está el de mis críos: grrrrr) y apalabrada una gira posterior. No sé si no me acabaré colando en alguna función…

La idea partió de Ciencia Viva; una asociación que no conocía y que organiza, al parecer, actividades estupendas. (Voy a ponerle un pero: tienen una birria de página web.) Esto es lo que cuentan que pretendían con esta obra:

Se presenta la figura de don Santiago desde perspectivas diversas, dado su carácter polifacético, dando realce a sus rebeldías y travesuras adolescentes y a su curiosidad, con el método científico sobrevolando la escena en todo momento y, en palabras de los guionistas, siempre con el microscopio presente, pero mirando más allá.

Se ha organizado para que los jóvenes alumnos disfruten con el conocimiento científico como fondo y entiendan que sin la curiosidad, el planteamiento de preguntas y la búsqueda de respuestas no hay avances científicos.

En la guía didáctica (que es otra gozada), de hecho, se plantea la cuestión de qué es un científico:

Podríamos decir que un científico es alguien:

  • Que le gusta mirar todo lo que pasa a su alrededor
  • Que tiene curiosidad por saber y por entender las cosas que ve
  • Que busca explicaciones a esas cosas
  • Que intenta hacer pruebas o experimentos para comprobar que esas explicaciones son ciertas o falsas
  • Que tiene una gran paciencia para aprender de sus errores y una gran voluntad para seguir buscando nuevas explicaciones

Enhorabuena a todos los autores y promotores de este precioso trabajo.

Y voy a llamar ahora mismo al cole de mis críos (grrrrr) para que se apunten, puñetas ya.

 

 

 

Esta entrada fue publicada en Canela de la molida y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Cajal, el rey de los nervios

  1. fernando dijo:

    Y la composición musical es del aragonés Víctor Rebullida, que todo hay que decirlo.

  2. Adolfo Ayuso dijo:

    Gracias Mari. Nuestro Cajal lleva 14 de meses desde la planificación, 5 meses y medio encerrados en el Taller de Helena Millán y 2 meses de ensayos intensivos con las actrices Sol Jiménez, Marta Cortel y Helena. ¿Habrá todavía alguna persona que piense que los títeres son un arte menor?
    Besos para ti, para todos y seguro que vas a poder verla. En eso estamos.

  3. isabel dijo:

    Hola!
    Acabo de llegar (de nuevo) a tu blog buscando información sobre esta obra, ya que el día 3 de julio la representarán en la plaza de San Bruno. si no la has visto ya tienes una estupenda oportunidad. después de haber leído esto yo también quiero!

  4. admin dijo:

    ¡Gracias por avisar, Isabel! Allí estaremos, porque yo la vi pero mis críos no…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *