1/4 de ambiente

“No queremos medio ambiente, lo queremos entero”, era el eslógan que se coreaba cuando yo era chica y la gente se oponía a las nucleares (ésas que ahora nos acabarán colando por la escuadra, y si no al tiempo).

Pues ahora vamos camino de dejarlo en 1/4. Al medio ambiente, digo. Hoy, los medios de comunicación recogen por fin lo que era vox populi: que la Consejería de Medio Ambiente no trabaja, precisamente, digamos, para protegerlo. Véase en este artículo del Heraldo un resumen de las duras acusaciones que la Fiscalía de Teruel hace a la mentada Consejería. Ojo que son de un fiscal, ¿eh?, no de un “ecologista radical”, que es como se llama ahora a cualquiera que se atreve a denunciar algo…

Y el mismo día en que recibimos esa noticia, recibimos este comunicado de Ecologistas en Acción sobre los vertidos de la apestosa Inquinosa al río Gállego. Todavía. Después de tantos años. Inquinosa se fue, pero nos dejó el veneno:

Forzados por el aumento de la intensidad de la contaminación producida por el vertedero de Bailín de Sabiñánigo, las asociaciones ANSAR, Ecologistas en Acción y SEO/Birdlife han puesto en conocimiento del Servicio de Protección de la Naturaleza de la Guardia Civil, la Confederación Hidrográfica del Ebro y la Fiscalía de Medio Ambiente de la Audiencia Provincial de Huesca este grave suceso.

Los graves hechos consisten en que de uno de los pozos piezométricos de la red de control del vertedero de Bailín, en concreto el que está más próximo a la ribera del río, surge lo que en principio parece ser agua, con un intenso olor al pesticida lindano y otros organoclorados. Esto sucede a pesar de que el pozo está cerrado en su coronación por una brida a la que tiene acoplado un manómetro. El agua se vierte por el terreno libremente hasta alcanzar el río Gállego y en el recorrido se aprecian extrañas irisaciones en los puntos donde se remansa. Esta agua procede de la que se filtra por el vertedero, que fluye a través de la formación hasta alcanzar la ribera del río Gállego.

[…]

foto-4aflorami

Estos vertidos proceden, sin duda, del vertedero de Bailín, que se encuentra en la parte alta de la formación, en donde se almacenan no menos de 150.000 toneladas de residuo en polvo de lindano y como poco unas 2000 toneladas de residuo líquido libre. Este residuo líquido libre, lo compone una letal mezcla de organoclorados líquidos, de los que un sólo litro inutilizaría más de mil millones de litros de agua para el consumo humano.

Desgraciadamente, estos hechos vienen a corroborar lo manifestado por estas asociaciones durante más de veinticinco años, la situación de los residuos empieza a ser insostenible y paradójicamente el único proyecto redactado al respecto contempla un vertedero en la misma zona del actual.

¿Qué está haciendo aquí la Consejería de Medio Ambiente? ¿Tal vez lo mismo de lo que la acusa el fiscal de Teruel, esto es, de procurar tapar todo y decir que no pasa nada?

Ayyyyy…

Esta entrada fue publicada en Abracadabrantizaciones y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *