El futuro de la central de Garoña

La siña Cochetona tenía que ir un día, hace muchos muchos años, a casa de Pemán a pedirle perras. Antes, se subió al Sepulcro a rezar:

–Nuestro Señor, dale a Pemán una horica tonta.

Hoy se decide el futuro de la central nuclear de Garoña, que ya ha cumplido la edad de jubilación, así que lo suyo sería cerrarla. Me dan ganas de subirme al Sepulcro yo también:

–Nuestro Señor, dale a Zapatero una horica tonta.

O un poco de sentido común, o un poco de memoria para recordar sus propias promesas.

Por si no las recuerda se las refresco, que las dijo aquí bien claritas:

El plan del Gobierno sobre la energía nuclear comienza con el cierre de la central de Santa María de Garoña (Burgos). El Ejecutivo ha decidido no renovar el permiso de la planta, que puede operar hasta 2009. Así intenta demostrar que su apuesta antinuclear es seria [..]. El Gobierno prevé también que las centrales no funcionen más allá de los 40 años para las que fueron diseñadas inicialmente […]. Con esta decisión, Zapatero cumple su anuncio de establecer un “plan de cierre” y se opone a las eléctricas, que piden funcionar 60 años.

(Aquí, la imagen de la construcción de la central, allá por 1968: cuarenta añicos mal llevaos.)

garoa69zi1

Esta entrada fue publicada en La vida misma y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *