El Archivo

patio20gr1

El patio está fresco, como las callejuelas estrechas que conducen a él, así sean las cuatro de la tarde de hoy, que se caía el sol a cachos. La sala de consulta, que es la que se ve ahí al fondo tras la puerta entreabierta, también.

Es un sitio bien agradable. También lo es el personal que lo atiende. Según me ha contado alguno de los pocos investigadores que lo frecuentan, se pueden encontrar verdaderas maravillas… pero lo malo es eso: que lo frecuenta poquita gente. Estos días, desde luego, no he visto a nadie de la Universidad. Espero que no sea la tónica general, porque es la segunda vez que me llevo esa impresión (la primera fue en el ACA, en Barcelona: no había ni dios; ay…).

La sala de consulta es muy elegante, así en plan antiguo: paredes finamente enteladas, grandes ventanales, techo de vigas de madera, mesas enormes con lamparitas, sillones de brazos, tapizados en piel (cómodos para tirarte de cualquier manera a leer un libro, aunque bastante jodidos para consultar legajos: se te queda la espalda hecha un cuatro).

Hay silencio, sólo roto por susurros, breves charlas con el personal del archivo en el mostrador… y, de tanto en tanto, por el grito de Tarzán: alguien del archivo lo tiene puesto como tono del móvil.

Cuando se acerca la hora del mediodía, también llega el murmur de la gente que se está echando un vermutico en la plaza.

Yo estoy consultando un pleito que los duques de Villahermosa tuvieron sobre Sora hace algo más de trescientos años. Ah, oh, qué interesante, me parece oíros decir. ¿Que no? Pues os digo yo que sí. Aunque tengo que reconocer que hay que echarle un poco de imaginación peliculera al asunto para sobrellevar el tostón del lenguaje jurídico antiguo (que es peor incluso que el actual). Hay ricas noticias, pero es menester espigarlas entre un montoooooon de paja. El legajo que me han sacado esta tarde tenía más de 1.200 folios. Casi me da un síncope.

A la vuelta en casa, esta tarde, me he sentado un rato con mis hijos a ver la tele y comer pipas. Yo le iba pelando pipas a la Julia y metiéndoselas a la boca hasta que me he dado cuenta de que no me había lavado las manos después de tocar los papelajos antiguos. Me he acordado de pronto de El nombre de la rosa y casi le lavo a la niña la boca con zotal…

Tengo que regular el nivel de peliculerismo, está claro.

(Ah, ¿que no lo he dicho? El Archivo es el Histórico Provincial de Zaragoza y está junto a La Seo, tocando a la Plaza Santa Marta.)

Esta entrada fue publicada en La vida misma y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

9 respuestas a El Archivo

  1. jio dijo:

    zotal, películas, zaragoza… eres toda una joyita de archivo mismamente misma….

    ñai!

  2. laMima dijo:

    Arg, si, limpia bien a a chica jolines.
    Yo recuerdo esa sensación despues de visitar la hemeroteca…pero vamos, ahí no se te olvidaba lavarte las manos porque casi te crujían del polvillo aquel al moverlas.
    Seguro que has encontrado por ahí cosas curiosas, ¡no tienes ojo ni ná!..pero da pena pensar que estos lugares no son lo frecuentados que debieran. Con la de veces que tendríamos que mirar hacia atrás.
    Besos.

  3. Miguel dijo:

    Eeemmm…. pues de casualidad no hemos coincidido por alli que he estado mirando unooooss papeless deeee… eeel… como se llama coño…
    ¡que sí joder!… ¡Bah! dejalo que no cuela.

    Sigue investigando tu que a los vagos luego nos viene muy bien que nos lo cuentes ya mascado y bonito. Quiero saber traducido a torpe lo que les pasó a los duques en Sora.
    ¡Chorrodioro!

  4. luigis dijo:

    He llegado a pensar que estabas en donde yo trabajo…, archivo y muy cerquita del AHP.
    Me ha gustado el estilo.
    Besos

  5. admin dijo:

    Ay, que a nadie le ha dao por comentar lo del grito de Tarzán en mitad de la calma chicha. Y mira que fue por eso por lo que me dio por escribir del archivo… Nada, que es que nos da la risión.

    Jio, que igual soy una joyita de archivo… polvorienta. O eso. Que mira a ver si quedamos.

    Mima: sobre el tema “investigadero” ya te contaré algún cotilleíco, sí.

    Miguelgatooooo: pos fíjate que debería consistir la cosa en eso, en que los investigadores (los pomposos incluso) se dedicaran a contar masticadas las historias a los de demás, que pa eso les pagan. Pero por lo general se empeñan en revestir las publicaciones de rollos complicadísimos e intragables, como si el hecho de que todo quisque las entienda les quitara lustre… cuando resulta que es todo lo contrario. Mecá.

    Luigis: si ya se yo que estamos cerquica, ya…

    bsos pa tós.

  6. Ojo, que a mí me dicen que soy una joyita de archivo histórico y no sé cómo tomármelo.

  7. admin dijo:

    Pos a mi edá me lo tomo bien, amigo Sonfór, pa qué nos vamos a engañá.

  8. No, oiga, que era broma. En realidad la envidio muchísimo, que eso de estar rebuscando entre papeles en los archivos tiene que ser muy bonito. Que estaría estornudando, también, que tengo una alergia de esas malas al polvo viejo y me pongo a morir. Oj, qué malo me pongo, que si los estornudos, que si la llorera, que si los picores, que si el asmazo. Así que para esas cosas tengo una mascarilla, pero no de esas de telilla que me lleva la gente con lo de la gripe porcina, una mascarilla de las de gometa con un cacerolo delante con carbón activado que hace de filtro que es de todo menos estilosa que me libra del polvo y demás agentes alérgenos volátiles pero que resulta un infierno llevarla. Lo que aprieta y lo que ahoga esa mascarilla.

  9. admin dijo:

    Cognio, no me lo imagino yo a usté con ese peazo mascarilla. Estornudando a tutiplén sí que me lo imagino. Yo también me lío a estornudar comme il faut, levantándoles las alas del corazón a los otros investigadores, casi tanto como cuando suena el móvil de Tarzán.

    Nada, que en un archivo no gana uno para sustos, jojojo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *