Lo verdadero, one more time

Hace unos días me fui a la piscina con mis críos y un vecinico que se apuntó. Tras un buen rato de chapurquiar, jugar, reír, disfrutar con el agua, los llamé para que se vinieran a las toallas a sosegar un poco y merendar. Se tiraron en las toallas, se secaron la cara, repartí los bocatas. Quinito, feliz, me dijo:

–Qué bien, mama. Me encanta la vida.

Le falta mes y medio para hacer siete años, así que me dio mucha risa la sentencia.

Pero hoy, tras un susto horrible que por fortuna se ha quedado meramente en eso, en un susto, he recordado la anécdota y me he dado cuenta una vez más, como siempre que nos pasan estas cosas, de lo verdadero. La felicidad puede estar, y de hecho está, en una simple tarde de piscina con tus hijos.

Esta entrada fue publicada en La vida misma. Guarda el enlace permanente.

11 respuestas a Lo verdadero, one more time

  1. Miguelgato dijo:

    Con los “bajitos” de Torrebruno la felicidad es constante y en cualquier puesto, incluso ya al final de la sesión, cuando los pillarias por los tobillos y los estamparias contra una esquina.
    Estoy deseando que llegue el fin de semana.

  2. admin dijo:

    ¿Ande te van a llevar los pies, Miguelito? Anda, haznos un avance…

  3. Oiga, Inde, que sabe usted que no soy de dar consejos y menos, consejos pediatriles, pero que venía a decirle que así como nos cuenta a nosotros que fue feliz esa tarde con sus chicos en la piscina, que se lo cuente a ellos. Los sienta, y les dice: «Chicos, la otra tarde fui muy feliz con vosotros y vuestro amigo en la piscina». Igual en ese momento los críos piensan «está tonta la mama, hay que llevar a la mama a ductor», pero usted lo cuenta. Ahí queda. Se lo dice servidor, que de lo más amable que ha oído de crío son frases tipo «Si no fuera porque estáis vosotros ya me habría marchado de casa» o «Para quieto ya o te sacudo». Quiero decir, que crecer y formarte pensando que eres una especie de carga física y económica para el núcleo familiar es algo que no se lleva del todo bien y que igual lo contrario es eso, que te digan «Chicos, la otra tarde fui muy feliz con vosotros y vuestro amigo en la piscina». Yo no sé muy bien cómo sentará oírlo, oiga, pero creo que debe sentar bien. Rebién. Beso gordo.

  4. patro dijo:

    Me encantó cuando lo contaste, eché de menos de pronto el sabor del bocata de salchichón, la crema con olor a coco del Penedés, el cloro agarrándose a las narices. Molaba, mola la vida. Un abrazo, guapa, Patro.

  5. Entrenomadas dijo:

    COLD PLAY TOTAL!!!!

    Mira que igual es el nuevo músico que buscan en la banda.

    A mí el bocata me lo ponían de espinacas y sí, la vida me parecía maravillosa.

    Kisses,

    Marta

  6. Miguelgato dijo:

    Es que este domingo no está la Cebada y me toca tol día con ellos, creo que haremos una subida al Santuario, solo la cuesta, y nos quedaremos puallí con un par de bocadillos.

  7. laMima dijo:

    Más verdad que un santo tienes maja…vaya que sí. A veces los venderías, o mejor regalarlos, pero a veces solo.
    Yo también era requetefeliz en el río (que no hubo piscina hasta bien mayorcica) con el bocata chorizo. Que guay. Haz caso a Harry (yo me lo apunto aussi) y díselo anda.
    Luego me cuentas lo del susto, que me has dejado regulín y llevo un día en el curro que no te he podido llamar…
    Besíssiiiimoos

  8. admin dijo:

    Harry, a los chicos les debo de estar subiendo la autoestima ésa un porrón en estas dos últimas semanas. Pensaba yo que tener que quedarme con ellos full time estas vacaciones, que como estoy en el paro no los he apuntado a nada ni viene nadie a cuidarlos, sino que estamos todo el rato junticos pretos, iba a ser para mí una cosa de cuidao. Que dos niños tantas horas, con una madre acostumbrada a pasar fuera al menos un tercio del día, currando, igual me daba un soponcio. Sin embargo, me lo estoy pasando bien (en general: también les chillo, también); y como estoy tan sorprendida de que vaya la cosa tan ricamente, de vez en cuando se lo digo: “Ay, qué bien estoy con mis hijicos”. Y no dicen qué tonta está la mama, no: les encanta y me dan unos achuchones que pa qué. Ya le contaré, no obstante, cómo ha ido la cosa en septiembre, cuando hayamos pasado dos meses y medio así de junticos y pretos. Que sólo llevamos dos semanas…

    Patro: igual es eso lo que me pasa a mí; que, salvo lo del olor a coco de la crema, que a mí no me gustaba miaja, me estoy reencontrando con mis felices tardes de piscina de cuando era pequeña. Sin críos, no te vas a poner a hacer las mismas tontadas de entonces; pero con ellos, las haces y nadie te mira raro. Así que me lo estoy pasando bomba.

    Marta: Quinito puede tener algún futuro como letrista, pero como cantante me parece a mí que…

    Miguel, ojo con la cuesta del Santuario como no baje la temperatura, que os puede dar un algo, tíos. ¡Qué espachurre de calor!

    Mima, no te preocupes que no pasó ná. Pero vaya, este es un post para releerlo cuando me aborrezcan, jejeje…

  9. Me pillaste de vuelta y en fin, yo posteo que me lo pide el cuerpo.

    De siete a ochenta y siete. Hoy he tenido que recordarle a mi madre todos los años que ha sido feliz. Ella, tras cada recuerdo, afirmaba con la cabeza que si, que habia tenido muchos años de dicha.

    Salu2 C´´orneos.

  10. elToño dijo:

    sigue subiendoles la autoestima, mejor que sea de los que piensan que la vida es bella a que sea de los de mi gremio que pensamos que la vida es materialmente y energeticamente UNA MIERDA

  11. Mamen dijo:

    Y así es, la felicidad está y debe estar ahí.
    Y los bocatas, respetando a Marta, de jamón jamón.
    Un abrazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *