Beto, ven

Se lo acabo de oír al dueño del Papeo, un bar de mi calle, pasando por la puerta:

–A Beethoven lo conocí yo en las fiestas del Pilar, que vino un año por aquí y… pssss… nada, que lo conocí.

Digo. Por si no fueran pocas las evidencias ya aportadas.

Esta entrada fue publicada en La vida misma y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *