Pintura habemus

Llevamos todo el día poniendo el piso patas arriba, y mañana más. El lunes vienen los pintores. Qué grandes obras de arte (en el pasillo, en el cuarto de estar, en las habitaciones; en la cocina y los baños no, que ésas se pueden fregar) se va a perder la Humanidad.

En vez de hacer un documental de ésos tan chulos sobre cómo se descubren pinturas cubiertas por la incuria de los tiempos, podríamos hacer uno sobre cómo se cubren las que ha dejado existir durante demasiado tiempo la incuria de una madre…

(Por cierto, creo que tenemos demasiadas cosas. Sobre todo, libros y juguetes. Y una informe cantidad de tonterías. Santa Ikea nos proteja.)

Esta entrada fue publicada en La vida misma y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

11 respuestas a Pintura habemus

  1. Pinte la casa toda de marrón oscuro. Oiga, yo desde que tengo toda la casa pintada de marrón oscuro que duermo más feliz. Todo ahí venga marrón venga marrón.

  2. laMima dijo:

    Venía a decirte que eres (sois) unos auténticos valientes metiendoos en semajante fregao con estos calores…pero me callo.
    Que yo debería hacer lo mismico.
    Que me acabo de dar cuenta de que Ainhoa ha hecho sus pinitos con el bote de pasta de dientes (de fresa) por el pasillo.
    Ahí están los pegotes, tan majos, con las rayicas de lápiz y los “refrotones” de la silla de paseo..todos junticos…arg

  3. Miguelgato dijo:

    No deberías haber llamado a los pintores sino haber pedido por la teletienda el maravilloso ¡Paint magic! que curiosamente esta de oferta 2×1 y te regalan un rodillo para bordes.
    A mal parte no gotea porque la pintura está en su interior. No tienes mas que oir en el anuncio los testimonios de los que ya lo han usado.
    Yo te hubiese dado el mio que me regaló Pablo Morales por la compra de pintura pero tras medio metro cuadrado de aplicación vi que era mas práctico aventalo al contenedor.

  4. Que cómo va la pintura de la casa pues.

  5. admin dijo:

    ¡Que ya hemos terminaooooo!
    Dos días enteros, dos, ha costao. Llevábamos otros dos de antes preparándolo todo, durante estos dos días hemos fregao de lo lindo todo lo fregable (que se aprovecha pa hacer “limpiecica”), y ahora nos quedan al menos otros dos días más de seguir fregando… porque, por ejemplo, pintado que han de un blanco ferpecto el techo de la cocina, ¡los azulejos se ven puercos que te pasas! Hala, a dale al Cillit Bang, al KH-7, al Scotch Brite y a la Vileda. (Y no, no se trata de un equipo de agentes secretos.)

    Llevo los riñones al ajedrez. Me voy a tener que atizar un Naprosyn (que tampoco es el malvado que quiere destruir el mundo…)

  6. laMima dijo:

    Valienteee….eres mi héroa…

  7. Cachis… ¡pero si ahora lo que se lleva es el papel pintao!

  8. admin dijo:

    Pero Sonfór… ¿no sabe usté que voy siempre a contrapelo? Sólo iré a la moda el día que se ponga de moda ir a contrapelo…

    Ay, Mima: qué paliza y qué calor hemos pasao. Pero qué limpito y luminoso está ahora todo.

  9. Harry Sonfor dijo:

    Ay, majai, pues curiosamente ahora lo que está superdemoda es el contrapelismo invertido. Así que venga otra vez a meter todos los muebles en el cuarto d’Star y a empapelar toda la casa. Se lo debe usted a sus lectores…

  10. admin dijo:

    No me diga que lo he vuelto a hacer al revés, esto también, que me da algo…

  11. Roberto dijo:

    No, no, no, Mari: el señor Sonfor ha dicho que lo que está de supermoda es el contrapelismo invertido. Como tú te has quedado sólo en el contrapelismo, estás en tu ser, pues no vas a la moda, ni mucho menos a la supermoda.

    De modo y manera, que no muevas más los muebles -a pesar del propio ser de esos artefactos-, que, si no, no te dará tiempo a venir al En verano, al recreo de hogaño (this taturday, los Beatles malagueños y, si se puede, los güegos fritos). Y, si te paice, pega unos papelicos por aquí y por allá, de tamaño “paisaje”, y vamos Juan Abad y yo a tu casa a pintártelos. Así, ni sí, ni no, ni todo lo contrario, en cuanto a lo fashion. A malparte, pa mí que lo del contrapelismo no tiene que ver con el papel pintado. Ni con el estraperlo, siquiera.

    (Madreeeee)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *