Una edá

A finales de junio, Miguel Mena pinchó música de los años 80 una noche en “La casa magnética”. Acudí por allí brevemente; volvía de una movida antipantanera de estas que son lo mío y no podía llegar a casa muy tarde, pero aún así quise estar aunque sólo fuese un ratito.

No me sentí mayor por el hecho de conocer prácticamente toda la música que Miguel ponía; ni siquiera cuando, al día siguiente, tuve que explicarle a mi hijo lo que era “pinchar música” (es más, tuve que explicarle lo que era un tocadiscos, y eso que tenemos uno en el cuarto de estar…). Lo que para mí fue la evidencia clarísima de que tengo ya una edá es que, sentado que me hube con una cervecita en las escaleras de la entrada, no tardé en retirarme un poco porque noté que me llegaba una corrientica de aire a los riñones…

Eso, con veinte años, no pasa.

Esta entrada fue publicada en La vida misma y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

7 respuestas a Una edá

  1. No se preocupe, Inde, que dicen que lo importante es tener joven el espíritu. ¿No se acuerda usted de la Abuela Rockera, que era una señora muy mayor muy mayor que iba a los conciertos de Ramoncín, Barón Rojo y Obús cuando la movida madrileña, que me iba vestida de abuela con su moñete de pueblo pero con chapas en la mantilla?
    Ay, ahora no sé si este comentario me la va a ayudar o no.
    Espere… ah, mire, éste sí:
    ¡Anda que ya me gustaría estar como usted cuando tenga su edad!
    Ay, tampoco.
    Ay.

  2. laMima dijo:

    Mujé, hay veinteañeras que en lugar de sangre tienen horchata y también pasan frío, te lo digo yo.
    Aunque vayan con el riñón al aire van jodías de frío, que ya se sabe que para lucir hay que sufrir….

  3. jio dijo:

    esto me suena de haberlo charrado también contigo y con nereica por el 3 elementos… 3 edades diferentes también por eso salió. seguro que con 20 también hubiera disfrutado una copa con usted, aunque seguro que nos contaríamos otras historias, un besico mamá XD ya verás cuando llegues a yaya… “pinchar discos hijo mío era una cosa muy divertida…”

  4. Ay, la reconversión es fundamental excepto para los riñones, para eso… una rebequita jajajajaja

    Salu2 córneos.

  5. Escuche, que le cuento una viviencia. Hace años ya. Estoy con una amigo en un bar que, por alguna razón, ese día está lleno de juventud de esa. Estoy sentado en una banqueta, me levanto un momento, me vuelvo a sentar y noto que en la banqueta hay otro culo que no es el mío. Me vuelvo y veo que una chica, aprovechando mi incorporación, está haciendo uso de ella. Me disculpo, le digo «cógela, cógela, que no me voy a sentar» y ella me responde «no, no, cógela tú que te hace más falta». Me volví a sentar, con los tendones del cuello erizaos encontrándome de pronto en el nuevo estadio de la madurez esa.

    Siempre nos quedará Benidorm.

  6. Santi dijo:

    Pues también debo tener una edad, porque mi señora (que es incapaz de combinar cuadros con rayas) me compró unos pantalones que yo vi “muy de jovenzano”. Su respuesta fue “¿qué quieres pues, pantalones de pinzas por debajo del sobaco?”. Y la verdad es que, con esa ropa tampoco me veo…
    ¿Será por eso que hay tanto chandal arropando a gente por la calle?
    Sr Sonfór, no te preocupes, lo malo hubiera sido escuchar “cójala usted…”

  7. admin dijo:

    No, amigos, no os preocupéis; si lo tengo muy asumido, ya ves, si eso de los 44 tacos es una futesa, si de espíritu soy joven, si…

    BUAAAAAA!!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *