Delicadeza poética

Hay que ver la altura que se alcanzó en el Siglo de Oro, oigan:

Piojos cría el cabello más dorado
y legañas el ojo más precioso,
y en la nariz del rostro más hermoso
el verde o negro moco está encerrado.

La boca del clavel más encarnado
tal vez regüelda ahíto o asqueroso,
y la mano más blanca es muy forzoso
que al culo de su dueña haya llegado.

El mejor excelencia deste mundo mea,
y los dedos de aquéste habita y mora
el culo, y cuanto caga es mierda pura.

A la hermosa le baja, y a la fea;
veis aquí el muladar que se enamora.
Cágome en el amor y en su hermosura.

(Carlos Alberto de Cepeda y Guzmán, s. XVII)

Esta entrada fue publicada en La vida misma y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Delicadeza poética

  1. Badil dijo:

    Pos le ponemos la sintonía del tomate y queda de los más actual.

  2. Miguel dijo:

    Aaaggg!!! ¡Que envidia mas grande me dais los poetas!, esto es poesía y lo demás pogramas de fiestas. (¡huy! creo que no debí decir eso).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *