Hace siete años…

…me cayó una estrella del cielo, justo cuando más estrellas caían. Intensa, brillante, inquieta, hermosísima.

Joaquín, Joaquín… Joaquín zaurín, le canté ya aquella primera anochecida.

Ilumina mis días (al principio, también las noches) desde entonces. Y me da el calorcico más bueno del mundo.

Tantas estrellas que caían esa noche, y me tuvo que tocar la mejor…

quinitico2

Esta entrada fue publicada en Canela de la molida y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

7 respuestas a Hace siete años…

  1. laMima dijo:

    Que cosa más guapa, y más dulce y más todo.
    FELICIDADES QUINITOOOOOOOO

  2. Miguelgato dijo:

    ¡Felicidades machote! y que sigas rompiendo muchos pantalones…

  3. Má qué guapetón tiene al chico. ¡Disfrútelo ahora, que en cuatro días aparecerá en su vida una pelanduscona y se lo quitará!

  4. patri dijo:

    Muchas felicidades!! Qué siete años más majos. Besos

  5. Miguel dijo:

    ¡Lo que dice Sonfór es verdááááaaaa!, vendrán ellas, jóvenes, guapas y malvadas y nos quitaran a nuestros niños que tanto nos ha costado criar.
    Ahora que lo pienso, se lleva menos de un mes con Fernando, yo pensaba que serian mas, si que esta alto el jodio.

  6. —¿Y el chico?
    —Bien, ya le ha sacao la cabeza al padre.
    —Jopelines, pues cuánto ha crecido.
    —No, de altura está igual, pero bruto, está de un bruto…

  7. admin dijo:

    Gracias a todos de su parte. Menudo día pasó, el gashó: afónico perdido acabó por la noche, sofocao, sin ganas de irse a la cama pasadas las doce… feliz, feliz. Disfrutó como loco, vinieron sus amiguicos y esto fue la catatumbe.

    (Yo me pasé ayer el día volviendo a dejar las cosas más o menos decentes y en su sitio, es el peaje que mami debe pagar, pero lo pagué a gusto.)

    Y sí, está grandote el Joaquín: es que ha salido a su abuelo paterno, que era un tío así como él, grandote, alto, blanquico y de ojos claros. Eso, sí, mi niño es más guapo, ejem.

    Y bruto, también es más bruto: todavía no nos ha sacao la cabeza, amigo Sonfór, pero no me extrañaría que cualquier día nos desencaje un hueso, porque amén de bruto es cariñosón que te pasas, y mete cada empentón así como que te viene a abrazar de golpe…

    Miguel: a las pelanduscas futuribles ésas ya les haré yo frente, ya; y no sé por qué me figuro que tu señora debe de tener las mismas aviesas intenciones que yo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *