Otra barbaridad, una más

La única suerte que parece ser que tiene la montaña leonesa es que cuenta entre sus defensores a Julio Llamazares: vedlo aquí.

El País ha cerrado la posibilidad de comentar ese precioso texto.

Esta entrada fue publicada en Abracadabrantizaciones y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *