Aceite de Tauste: dios, qué bueno

olitaus-2

La idea que tenía yo de una almazara, palabra que como todas las de raíz mora suena un poco antigua, era la de un sitio lleno de vigas de madera, tinas un poco pringosas y capachos de esparto recién salidos de la prensa. No había visto ninguna en mi vida, pero me la imaginaba así por este dibujo y la descripción que lo acompaña:

almazara-trattato-acque

Estaba un poco desfasada, lo reconozco. El dibujito de marras pertenece a un códice del siglo XVI… (que por cierto tiene una historia la mar de aventurera, pero eso ya lo contaré otro día).

El caso es que el domingo pasado fui a ver una almazara de verdad. Y no cualquier almazara, ojo, sino una modernísima, impoluta, toda paredes blancas y depósitos de acero inoxidable, máquinas que parecen de magia potagia…

Está en Santa Engracia (término municipal de Tauste), funciona desde hace muy poco tiempo y ha empezado a comercializar una marca de aceite, OliTaus, “oro de Aragón”. La llevan unos amigos míos, Toño y Merche, y han puesto en ella toda su ilusión y empeño, además de su conocido buen hacer (y créanme que cuando digo esto sé de lo que hablo).

El proyecto me emocionó, me parece precioso. Bueno, que no es un proyecto sino una realidad hermosa, bien que en sus comienzos. Y me gusta, sobre todo, porque han recuperado la vieja tradición de los olivos, que los hubo estupendos, hasta hace sólo unas décadas.

Y es que hace unos cincuenta años que se talaron los olivos en mi pueblo, tras una helada salvaje que los echó a perder. Todavía hay gente que recuerda aquel invierno, precisamente, como “el que se helaron los olivos”. Aún tengo la imagen de una tarde, siendo yo muy pequeña, en que mi padre tuvo que arrancar un tocón de olivo talado de un campo; era enorme, le costó una barbaridad, casi se rompen las cadenas del tractor… y el tractor mismo. Debía de hacer tantísimos años que estaba agarrado a esa tierra que no quería salir de allí de ninguna manera.

Siempre me ha dado mucha pena, huérfana mi patria chica de ellos, ver olivos puestos por ahí como simples arbolitos decorativos. Era como bajarlos de categoría, reducirlos a un adorno, a una cosa como de diseño, no sé.

Bueno, pues en Santa Engracia vuelve a haber olivos. Y dan unas arbequinas estupendas. Lo digo esto a juzgar por lo bueno, pero bueno, que está el aceite que se saca de ellas.

En la visita a la almazara, mis amigos nos regalaron una botella de aceite, de las que tenían allí en un palet. Y acto seguido, Toño me dijo:

–Ahora, vas a probar éste también, y luego me cuentas.

Se acercó a un depósito, nos llenó otra botella de aceite un pelín más oscuro, le puso el tape y me la dio.

–Sólo para ensaladas, ¿eh? Que es un poquito más fuerte. Pero ya verás, ya…

Me faltó tiempo en casa para echarme un chorrico en un trozo de pan.

Madreeeee, ¡pero qué cosa más rica!

Al paso que llevamos, querido Toño, no lo vamos a estrenar para las ensaladas: nos lo estamos trapiñando con pan para el desayuno. Mis hijicos se chupan los dedos:

ninos-con-pan

¡Enhorabuena, amigos!

[Nota bene: de momento, el que quiera saborear esta excelencia se va a tener que venir a Tauste a por ella, porque sólo se comercializa en tiendas de allí. Hasta que no se enteren los entendidos, no aparecerá por las tiendas de gourmets de allende nuestros pagos. Aaaahhh, se siente por los morrudos que vivan lejos, la la laaaa…]

olitaus1

Esta entrada fue publicada en Canela de la molida y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

7 respuestas a Aceite de Tauste: dios, qué bueno

  1. Miguelgato dijo:

    En el Candeque ya lo usan de diario y cuando hacen huevos fritos les escurren el aceite de freir y los rocian con aceite natural. Lo que todavía no he llegado a entender en las explicaciones es quien son los dueños de la Almazara, tu aportas algo mas, Toño y Merche, pero aún así no se quienes son.
    Pues si que os cundió el dia ¿no?

  2. admin dijo:

    Jeje, en Candeque sí que saben, ¿eh?

    Sobre lo de quiénes son los dueños, te acabo de contestar en privado, así en plan pueblo: pues Toño es el nieto de fulano, Merche la hija de mengano… Que aquí me parece que quedaba un poco cotilla.

    Y no, el otro día no nos cundió una miseria: no pude hacer lo que más empeño tenía, que fue ir a la lectura del manifiesto en la caseta del Jabalí. Aún me jode cada vez que me acuerdo.

    ¡Besos!

  3. laMima dijo:

    Rayos, ya me estás comprando una. Ipsofactamente.
    Que bien, que bien.

  4. admin dijo:

    No te preocupes, guapa, que te la mercaré. ¿Nos vemos this week or next week, nesquik?

  5. Entrenomadas dijo:

    Adoro el pan con aceite. Todas las mañanas desayuno una rodaja de pan integral untado con aceite. El mío no es de Tauste pero es muy rico también. Por cierto, qué bien huele el aceite cuando es bueno.
    Dios, qué hambre me ha entrado. Me voy corriendo a comerme un trozo pan con oil.

    Guapísimos los actores del post de hoy. Están para comérselos a besos!

    K,

    Marta

  6. laMima dijo:

    Dis güik, porfa. Que no puedo esperar más güiks para ese eredesayuno. Ofocors.
    PD Igual me debía poner yo también con el inglés.

  7. admin dijo:

    Ay, Marta, sí: el aceite de oliva bueno es un tesoro. Debe de serlo también para la salud, pero hija, yo estoy hablando sólo del paladar. Te traigo otra botellica, a ver qué me cuentas.

    Mima: la quedada, por teléfono pues. Hala, a verse, que ya hace díiiiiiasssss. Y no me mientes el inglés, que me sofoco toa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *