Filosofía y Letras, la huelga y la rebeldía

Tuve que pasarme el otro día por la que fue “mi” facultad hace más de veinte años y durante cinco. En aspecto, al menos, no ha cambiado casi nada. Pequeñas cosas. La vieja Aula Magna III, por ejemplo, está dividida en dos más pequeñas; supongo que aquellas tremendas hileras de bancos, por cuyo pasillo central iba y venía Guillermo Fatás hablándonos sobre las trirremes, todo flaquito y tratándonos de usted, ya no se llenan ni de lejos.

Cómo se van a llenar, hombre, cómo se van a llenar. ¿Para qué cuernos sirve hoy saber historia?

–Dígame sus méritos.

–Pues sé historia. Bueno, más concretamente historia del arte.

–Pfffffjjjjjuajjuaaaaajjjuaaaajjj… Mire, le puedo dar un mocho fregona.

Paseé mi malenconía por ese viejo caserón mientras recogía los libros que había ido a buscar para un encargo. Salvo en el atuendo y los pertrechos tecnológicos, el alumnado se parece mucho a aquel del que yo formé parte. Qué curiosa sensación de extrañeza e identificación a un tiempo.

Aproveché la visita para apuntarme de oyente a clases de paleografía. Les dará risa, pero me hacen falta. Y ya sé que esto aparentemente se contradice con lo que acabo de decir pocas líneas más arriba.

Sólo aparentemente. ¿Saben una cosa? Soy un mal ejemplo para los jóvenes de ahora. Hace unos días, uno de mis sobrinos planteó la posibilidad de hacer la carrera de Historia y su madre le dijo: “¿Historia? ¡Ni hablar! Mira tu tía Mari: tan lista, tan lista, y ya ves cómo le ha ido”.

No me digan que no es desesperante…

Al salir, frente a la puerta principal de la Facultad vi este cartel:

cartel facultad 87 peq

Yo estuve allí. Jo, cómo queda esta frase, qué lapidaria. Lo pasamos bien, aquel año. Sí. Los encierros en la Facultad fueron gloriosos, y las caóticas e interminables asambleas, las manifestaciones marcianas con presencia de una policía aún más marciana (“¡Esos de marrón, de qué clase son!”), las ideas geniales y/o surrealistas que lanzaba el personal, la sensación de que estábamos haciendo algo importante, de que defendíamos el futuro de los estudios de Letras…

bar facultad 87 color

Bueno, no sirvió de mucho. Creo. Quizás si no hubiéramos hecho nada el resultado habría sido peor. Quién sabe. Yo no, no lo sé.

He ido a buscar la foto de ese cartel a la página de Zaragoza Rebelde. Y he aprovechado para pasearme un poco por allí. Está bien, es chula. Y hay muchas caras conocidas.

Pero al final de cada apartado de la web figura, bien gordote, el logotipo del Gobierno de Aragón. De modo que la palabra “rebelde” que figura en el encabezado y da título a la iniciativa se me ha caído a su lado y se ha hecho añicos.

Porque quizá el manto de ese logotipo, como del de cualquiera otro que identifique a un gobierno, pueda amparar una rebeldía a toro pasado. A una rebeldía actual, hoy como siempre, desde luego que no.

En eso, tampoco hemos cambiado.

Melencolia_I peq

Esta entrada fue publicada en La vida misma y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

10 respuestas a Filosofía y Letras, la huelga y la rebeldía

  1. Mire, Inde, un profesor de lenguas clásicas placentino que con mucha paciencia ha creado una colección de fuentes paleográficas latinas:
    http://guindo.pntic.mec.es/~jmag0042/palefuen.html
    Si se baja los pdfs de cada letra encontrará información que tal vez sea de su interés.

  2. admin dijo:

    Jopé, gracias: ¡qué cosas más hermosismas salen! Hala, ya tengo material pa ir leyendo un rato… Ah, no hay nada como tener amigos bien sabios.

  3. laMima dijo:

    No dejo de pensar que el día que se hizo esa foto sonó mi despertador, seguramente, y nosotras parloteamos legañosas mientras alguien solo podía decir “mmmmm..días….”
    Ay, entonces no acabábamos de entender esto de los “gobiernos, ni siquiera para qué podía servir todo lo que estábamos haciendo. Y seguimos en eso.

  4. 39escalones dijo:

    O sea, que el otro día no te perdiste por aquí, sino que piensas dejarte caer habitual y conscientemente… En fin, nada que un buen electroshock no cure…
    Besos.

  5. Entrenomadas dijo:

    Marisancho,
    pasame las vitaminas que tomas. Yo también las quiero. Me quedo asombrada de tus últimos posts. Joder….

    K,

    Marta

  6. Irene dijo:

    Qué te puedo decir!!!! Si por estos lados la “revolución” es “de todos” y lleva escudo, lema y colores del gobierno… En fin… ¿será que se acabaron ya los tiempos de rebeldías?

  7. admin dijo:

    Irene hermosaaaaa!!! No sabes la alegría que me da que te hayas pasado por aquí…

    Ay, las rebeldías, amiga. Creo que hemos pasado de los “rebeldes sin causa” a las “causas sin rebeldes”.

    Las revoluciones, hoy, consisten en comprarte el último móvil que sale al mercado. (O eso, al menos, es lo que nos dicen los anuncios.)

  8. Anónimo dijo:

    Gracias, Inde, me encantan tus artículos. El dedo en la llaga y abajo con los lugares comunes y las poses fáciles.

    Tienes razón el lo del logo, pero es que hay mucho más. De estas fotos hace más de veinte años ¿qué ha sido de los que aparecen en ellas? ¿cuáles han sido sus “obras” en todo ese tiempo? ¿dónde están ahora? Es para alucinar…

  9. admin dijo:

    Bienvenido, Anónimo.

    No sé dónde están los rebeldes de los 80, la verdad; supongo que cada uno donde haya podido. Yo tengo más “controlaos” a los rebeldes antifranquistas, que están todos en el Pignatelli o el Ayuntamiento, o dirigiendo fundaciones boyantes. Y predicando a los demás moderación y conformismo. Esos sí que me sacan de mis casillas.

  10. Pingback: Filosofía y Letras, la huelga y la rebeldía

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *