Malaprensa (II): "Abuelos canguro"

Segunda entrega de tres:

Por si no habíamos tenido bastante con el penoso artículo “Nueve abuelas por niño, y ayudando“, sobre el que ya escribí el otro día (también es de El País, pero no es que me quiera meter especialmente con este periódico, porque todos dicen lo mismo más o menos; es sólo que lo leí ahí), bueno, pues decía que si no habíamos tenido bastante con eso, vuelve ahora toda la prensa a la carga a hacer propaganda de un estudio, “Doble dependencia: abuelos que cuidan nietos en España“, que ha quedado finalista a los Premios de Investigación Social 2009 de Caja Madrid. Realizado por María Teresa López y Nuria Badenes, insiste en la misma historia de que los padres abusamos de los abuelos para que cuiden de nuestros hijos.

Afirma que, en España, uno de cada cuatro abuelos se ocupa de sus nietos una media de siete horas diarias (¡!). De media, ¿eh? No se dice si son uno de cada cuatro abuelos que tienen nietos por debajo de los tres años, porque por encima de esa edad, es literalmente imposible, a no ser que se ocupen de ellos también mientras están durmiendo, es decir, que vivan con ellos.

Hay un artículo en ADN, además, que carga especialmente las tintas con el tema: afirma que a los abuelos los tenemos “a jornada completa, sin sueldo”; que “en Europa el abuelo ayuda a los padres yendo a buscar a los niños al colegio”, mientras que aquí “es una tarea mucho más intensiva: el abuelo educa y el padre llega cuando los niños ya están acostados”. No sé de dónde sale tal deducción, si el mismo estudio dice que en Europa es más alta la tasa de abuelos que cuidan nietos, y que la diferencia está en que en otros países meten 5 horas de media, en lugar de 7, como en España. Cinco horas sirven para recoger a los niños del colegio; siete, para educarlos full time por abandono total de los padres. Vaya.

Sólo por esto, si yo fuera jurado del premio de Caja Madrid, me lo pensaba. Más que nada, porque supongo que se exigirá un poquito de rigor, ¿no?

Sigo, según lo que dice el artículo: las autoras afirman que dejar a los niños al cuidado de los abuelos es “un error” porque el niño se pierde la parte afectiva que ellos (los abuelos) deberían darle. Aquí hay algo que me he perdido, o algo que se ha perdido la autora del artículo, o algo que se han perdido las autoras del estudio. Si los abuelos están muchas horas con los niños, ¿se deduce que se van a perder su parte afectiva? O sea, ¿es mejor tener abuelos de visita? La interpretación me parece, como poco, retorcida: más bien parece que se trata de que en toda esta situación no haya ni un solo punto bueno.

Sigo más con el artículo de marras: una maestra de infantil dice que es mucho mejor que los niños acudan a las guarderías para que estén con profesionales, y que “el abuelo debe quererle, y basta”. Obviamente, esta señora parece que barre para casa: si los abuelos se lían a cuidar nietos, ella ve peligrar su puesto de trabajo.

La periodista añade que hay, además, “un agravante”, puesto que, según las autoras, muchos abuelos “ejercen en condiciones de salud muy deterioradas, algunos con principio de Alzheimer”. Hala, padres encarcelables y candidatos a que se les quite la custodia de los retoños: mi madre tiene alzheimer, pero me da igual, oiga, que me cuide al chico que tengo que pagarme la casa superlujosa, el cochazo y el crucero de este verano, y luego irme de juerga loca.

¿Falta algo para acabar de hacer terriblemente horroroso el panorama? No sé, sólo han faltado por salir abuelos asesinos, niños psicópatas, el diluvio universal… Peores padres no, ahí no se han ahorrao ná.

Se trata de un estudio que no se puede consultar en ninguna parte y que todavía no ha sido premiado; compite con otros once o doce, algunos de aspecto bastante interesante, por un premio que se fallará este mes de noviembre. Pues entonces, ¿qué tiene de especial para divulgarlo masivamente, y con este tono censurador y culpabilizador, en todos los periódicos? ¿Hay alguna campaña antipadres en marcha? ¿Necesitamos que descienda la natalidad? Porque, con lo difícil que lo tenemos, en general, para decidirnos a tener hijos y después para criarlos, si a cada rato se nos dice que los padres TODO lo hacemos mal, yo creo que el que tenga dudas mejor se baja a la farmacia a por una caja de condones…

Hace tiempo que toda esta proliferación de acusaciones a marchamartillo me huele a una consigna del tipo “chicas, a casa”…

Y la prensa… no sé valorar qué hace ahí. Pero aquí dejo esto, a ver qué opináis.

Esta entrada fue publicada en Abracadabrantizaciones y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a Malaprensa (II): "Abuelos canguro"

  1. Santi dijo:

    Mari, querida, te sugiero que hagas como yo, que lo más serio que leo es el jueves (y en digital, que es más barato). Leer la prensa seria te provoca mala leche, y te lías a pensar, y eso, visto lo poco que se hace, debe ser malísimo.

  2. Badil dijo:

    Fectivamnete, les falta decir que es la solución al paro.
    Oiga, Inde: que yo se de un estudio que han hecho de que el DIos que adoran, los señores estos es un animal con un sentido de la familia ,cuando menos ,raro. Que si nos queremos parecer a Él nos queda un montón de hacer burricies. Por sus decisiones las mujeres y los hijos merecen el mismo tratamiento que las ovejas y los burros, cuando no de los corderos.
    No mencionaremos, por gore, lo que hizo con su propio hijo.
    Saramago se llama e estudioso y Caín el estudio.
    En una tarde se lee.

  3. elbarzal dijo:

    Así pensando mal y con la ayuda de tus sabias reflexiones, coincido en que aquí hay gato encerrado, que esto es una estrategia para devolvernos (a nosotras) a casita, ahora que la cosa está tan mal y los pobres abuelos, hay que ver cómo abusamos de ellos… No sé, me huele mu má.
    La cosa es sospechosa por varias razones:
    1. Se generaliza malévolamente. Porque es evidente que no todos ni tantos abuelos están explotados, ni tantos padres y madres son explotadores de ancianos. Yo miro a mi alrededor y sólo veo padres y madres estresadas y estresados fraccionándose las vacaciones, estirando los días de fiesta, cada uno por su lado, sin coincidir un sólo día para poder atender a sus hijos cuando se acaba el periodo escolar.
    Yo veo madres con abuelos en el quinto pino, con abuelos delicados, o sin abuelos, directamente, que no tienen otra que cargar todo el santo día con la culpa y la preocupación cuando llevan el crío al cole con cara pachucha, rezando, aun sin ser creyentes, para que el dalsy sea suficiente hasta la hora de ir a buscarlo y culpándose una y otra vez como si hubieran cometido un delito de sangre.

    2. Se miente burdamente. Madres trabajadoras ha habido siempre y el horario de 35 a 38 horas semanales es de hace relativamente poco. Así, que los hijos han estado mucho, mucho tiempo con los abuelos, y con los familiares que en otros tiempos y con otros estilos de vida estaban más a mano. Y los críos no se debían traumatizar por pasar horas con otros seres que no fueran sus padres. Es más, si el abuelo o la abuela padecían algún mal o alguna demencia entraban en contacto con esa realidad, y la integraban a su mundo, a lo cotidiano, a lo real. Parece que ahora lo que debemos hacer es esconderlo todo.

    Que hay gente cenutria que abusa de sus progenitores es posible, vamos, es seguro, del mismo modo que -lamentablemente- hay quien maltrata, defrauda a hacienda, o conduce ebrio. Pero eso no quiere decir que se la práctica habitual, la más común.

    Lo peor de todo es que hemos sido engañados vilmente. Nos han convencido que hay que realizarse haciendo un trabajo. De acuerdo, yo me realizo, o no, pero ahí estoy. Nos han convencido de la bondad de hipotecarse y tener una casa, de lo fácil que es pagarla, vamos, con dos sueldos está tirado… Y el caso es que ahora, aunque voluntariamente alguna o alguno decidiera quedarse en casa, no podría, sencillamente, porque no podría pagarla.
    Sólo falta que encima nos vayan sermoneando y haciendo sentir malos padres y madres!!!. Les den.

    Saludos

  4. admin dijo:

    Barzal, hija mía, qué lástima no tenerte aquí delante ahora mismo pa darte un abrazo de esos pretos que hacen crujir costillas y vértebras.

    Toda esta historia entra dentro de una estrategia, no sé si calculada o no, pero que sufrimos, de hacernos sentir culpables por todo. Es como el cristianismo en versión laica: “pecador, arrepiéntete que no te mereces ni el suelo que pisas”. Más o menos.

    Por eso agradezco la recomendación de Badil: das en el clavo, amiguita. Intuyo que esa lectura de Caín (mañana mismo me cruzo a la General y me la merco o la encargo si no la tienen) me va a gustar a base de bien.

    Y con esto veo que desatiendo olímpicamente la recomendación de Santi: querido, cuando he leído tu comentario he pensado que tenías toda la razón; de hecho, aún lo pienso. No debería socarrarme con todo esto porque no me conduce a ningún lado en particular. Pero la cabra tira al monte, y ese peazo de cabra montés que soy acaba por devorar libros, y periódicos, y noticias de internés. Y el cerebro de cabra locuela se resiste a dejar de analizar las cosas; con mayor o menor acierto, pero ahí venga y dale aun sin querer.

    Eso sí: tampoco es que se niegue a hacer unas risas, así que mañana, de paso que me cruzo a la General, me acercaré por uno de los quioscos de Independencia, esos clónicos reformados para homogeneizarlos por vía ayuntamienticia (¿ves?, ya estamos) y me compraré el Jueves. A tu salud irán las risas.

  5. laMima dijo:

    Eh, ¿y no será también qué quieren dejar de pagar las pensiones a los abuelos y pretenden que les coticemos por el servicio canguril?…
    Fuera de bromas….lo que me ha matado es eso de que en dos horas el abuelo español educa, baña, da de cenar a los peques y los acuesta.
    ¡Madreee….!
    PD Me gustaría saber como tienen organizada la “logística” familiar las autoras del artículo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *