Manteros

El pasado viernes día 6, a eso de las ocho de la tarde, se debió de oír en la calle Alfonso de Zaragoza algo parecido al tradicional grito de “¡Agua!”, porque de pronto los seis u ocho manteros que había cerca de mí cogieron sus bártulos y pies para qué os quiero. La mayoría de ellos lo hicieron en un pispás: ahora, las “mantas” llevan un par de cordones o cintas cosidas en diagonal de una esquina a otra, así que basta cogerlas por el punto donde se cruzan, justo en el centro de la manta, para que ésta se pliegue por las puntas con todo el material dentro. Al hombro, y a correr.

Uno de los manteros de esa tarde, sin embargo, todavía llevaba una manta de las de enrrollar. No le dio tiempo de recoger y le pillaron. Eran dos e iban de paisano (si es que eran policías, que siempre le queda a uno la duda, cuando no hay uniforme, de que sean bestiajos sin más): uno puso el pie en un extremo de la manta sin terminar de enrollar y el otro evitó la huida del mantero pegándole un porrazo en la nariz (un porrazo literal, o sea, con una porra).

Se nos quedó a todos los viandantes un mal cuerpo que pa qué. Daban ganas de decirles algo a los supuestos policías; pero no dijimos nada. Nadie. Volvimos a casa un poco más tristes, con el estómago encogido, y punto.

No hay derecho. Siempre se ensañan contra los pobres. ¡Qué poco contra los ladrones poderosos! A esos, alfombra roja hacia los juzgados, de los que salen tan panchos como entraron, si es que llegan a pisarlos. Las cárceles quedan para otros. Para los pobres, claro.

En Zuera, once manteros presos. Los peces gordos que roban por millonadas, confortablemente en sus desmesuradas casas. Sobre los delitos pequeños, todo el peso de la ley y toda la contundencia de las porras de la policía; sobre los delitos graves, sonrisas, clemencia y silencio, cuando no leyes a favor. Para este segundo platillo de la balanza no es preciso poner ningún enlace: basta que ustedes abran cualquier periódico, oigan la radio, vean la tele…

Porrazos y comisaría para el mantero negro de la calle Alfonso; flashes, sonrisas y chófer para Millet, el que se quedó una millonada de euros de los ciudadanos “sisándoselos” al Liceo.

Esta entrada fue publicada en La vida misma y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

9 respuestas a Manteros

  1. marisa garcia dijo:

    Tienes mucha razon y si por lo menos devolvieran lo que nos roban pero …. Roldan vive con escolta , se llevo hasta lo de los huerfanos de la guardia civil .el pantojo y su grupo , hay tantos que da lloradera , siempre lo paga el pobre y el de la boina . cuidate

  2. laMima dijo:

    Lo he oído esta mañana por la radio….¡11 manteros presos!…que mierda Mari. Vale más un buen abogado, o un buen circo mediático que la justicia. Que miedo.

  3. Miguelgato dijo:

    Actualmente el castigo es inversamente proporcional al delito, es operativamente mas fácil y barato detener a uno de estos pobrecicos y encima tenemos contento a Ramoncín y sus secuaces que pa mas colmo me “cuello el juego” que defraudan a hacienda a garrón tendido.

  4. admin dijo:

    En efeto, Gato. La ley es la misma para todos… pero no se aplica igual. Riau.

  5. Luisa dijo:

    Sufrimos una enorme distorsión del valor de las acciones. Aunque, bien sabes que más o menos siempre ha sido parecido: ya se iba antaño a galeras por tonterías, mientras los poderosos chupaban el jugo del resto de la población indefensa. Lo peor es el sufrimiento de la gente. Pero hay un hecho francamente enervante: la manera tan suelta en que algunos creadores se suben a un carro que tiende a perpetuar estos modelos sociales tan “pastacráticos” (de pasta gansa, digo), haciendo ademas el juego a las grandes compañías: y tan satisfechos de conciencia, oiga. No niego para nada los derechos de autor, of course. Pero ya es hora de imaginar otras formas, de pensar en otros modelos. Digo.

  6. Entrenomadas dijo:

    Ayer participé en la reunión. El mundo al revés y con la peor costura al aire.

    Kisses,

    Marta

  7. Todos somos manteros.
    En mi trabajo hay un tráfico muy parecido al que se produce en la Calle Alfonso, pero claro, mis compis tiene ADSL, calefacción y DNI.
    Salu2 córnes.

  8. Pingback: Sobrevivir no es un delito « Entre nómadas

  9. irene dijo:

    Claro, es más fácil detener a los manteros, pero eso no resuelve el problema de la piratería. Habría que bsucar y aplicar la ley (en defensa de los pobres artistas que también reclaman derecho de autor) a las mafias que copian y distribuyen los discos, pero claro, esos son peces gordos 🙁

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *