Para una Universidad sostenible

He recibido información sobre esta iniciativa, un concurso de ideas en pro de “una Universidad sostenible”. Como casi no se ve en el cartel, os informo, para que no uséis la lupa, de que la promueve Ecodes con el apoyo de la Universidad y el Gobierno de Aragón.

concurso-ideas

Y me animo a hacer una propuesta fuera de concurso, por si alguien tiene a bien tenerla en cuenta o algo. Se me ha ocurrido al hilo de una conversación que tuve ayer, casualmente, con un querido exprofesor mío. Bueno, vaya: que la historia me la contó él, que yo no me había dado cuenta; pululo ahora por mi vieja facultad de antaño para una clase de una horita tres días a la semana, pero no es “mi casa” como sí es la suya. Así que es él el autor intelectual del asunto, aunque es mía, ejem, la idea de presentarla a este concurso fuera de concurso.

Como fuere, se trata de lo siguiente: como en todas partes, en la Facultad de Filosofía y Letras hay fumadores. Como en todas partes también, está prohibido fumar en la Facultad. Así que, una vez más como en todas partes, los fumadores se tienen que salir fuera a fumar. La cosa es que, aquí, los fumadores, o una parte significativa de ellos, en lugar de bajarse a la calle se salen a las escaleras anti-incendios. Esas escaleras están en cada planta en los dos extremos del edificio, que es muy largo.

Así, pues, tenemos un grupito de fumadores que se sale a esas escaleras anti-incendios y que deja abierta de par en par la puerta de acceso (que también es anti-incendios). Si en cada planta hay fumadores en sus dos correspondientes escaleras anti-incendios (esto es, insisto, a cada lado del edificio) y se dejan las puertas abiertas, ¿qué logramos? Pues una ciercera que, de un extremo a otro de los pasillos, le podría mandar a uno a volar bien lejos el bisoñé, caso de llevarlo.

Como el frío administrativo comenzó, como en todos estos vetustos edificios oficiales, el 1 de noviembre, en esa fecha se encendió la calefacción. Que cuesta un pastizal para semejante casa. Pues oigan, calculo con estadística parda que algo así como la mitad, larga, se pierde en ese tubo de viento que recorre veloz e íntegramente cada piso.

¡Hala derroche tonto!

Y eso que aún no estamos en enero…

Si, tal como dicen por ahí, resulta que 1.) la ciudadanía cada vez está más concienciada de que es preciso ahorrar en energía; 2.) esa concienciación es mucho más acusada entre los jóvenes; y 3.) con la crisis, sobre todo, nadie está dispuesto a gastarse tontamente los dineros…

Concluimos en que habrá que pedir a nuestros fumadores que dejen de ser tan comodones y, cuando se quieran echar un pito, se bajen a la calle como todo quisque. Y dejen en paz las escaleras anti-incendios y sus puertas bien cerradicas.

Pero, por dios, que se lo pidan directamente a ellos: que, durante una temporada, los conserjes o los voluntarios de la Expo acudan de tanto en tanto a esos “insostenibles fumaderos” y les digan a los derrochones insensatos que se vayan a fumar a otra parte. Pero que no hagan una campaña institucional de estas tan molonas a base de carteles, folletos, anuncios en mupis y vídeos marchosos, porque son de utilidad dudosa y cuestan más pasta de lo que se pretendería ahorrar en calefacción.

Vale, es sólo una idea… y ganicas de no pasar frío a lo tonto mientras se calienta el universo a través de las puertas anti-incendios, más a lo tonto aún.

Digo, por si vale para algo.

Esta entrada fue publicada en La vida misma. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Para una Universidad sostenible

  1. laMima dijo:

    Como me suena eso que cuentas. Lo difícil suele ser llegar claramente con las campañas a quienes generan el problema pero en este caso está muy claro a quien hay que llamar la atención, y me parece que con un coste bajísimo (las vueltas que quiera dar el conserje o el voluntario de turno). ¿Entonces?..
    Esto es como cuando te reparten en la oficina el panfleto diciendo que no instales programas (léase la mula) en tu ordenador porque traen “viruses” varios a la red. Redios, ¿acaso no sabes que ordenadores están “cargados”?..pues díselo joplas. No entiendo esos remilgos.
    Felicita a tu exprofe: con lo que iban a ahorrar en calefacción seguro que se pueden hacer bastantes cosas.

  2. Jolube dijo:

    En muchos sitios las puertas de emergencia llevan una alarma para evitar estas cosas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *