Factual, el rollo superfresquito y Sostres

Como a un montón de gente más, a mí también me llegó, el pasado 11 de noviembre, vía un amigo, el enlace a un vídeo titulado “El periodismo se compra“. Resultó ser publicidad ‘viral’ que anunciaba, por capítulos, el lanzamiento de un nuevo periódico en la red, dirigido por Arcadi Espada.

Me gustó el vídeo pero no me gustó el rollo ‘viral’. Me molestan las campañas publicitarias que pretenden despertar la curiosidad del espectador lanzándoles primero un “mensaje-misterio” que queda aclarado en la segunda parte de la campaña, y así ya todos podemos volver a dormir tranquilos.

Si quieres lanzar un periódico, pues dilo: miren ustedes, vamos a lanzar un periódico. Y di cómo será, al menos pretendidamente: nuestro periódico será así y así. Sobre todo, si se supone que apuestas por la seriedad de la información y por el rigor, la campaña sería más majica y más acorde si fuera, a su vez, sencilla y directa.

Pero tenía curiosidad por saber cuál sería ese nuevo periódico que se anunciaba “diferente”. Así que me apunté. Sólo había que dar un correo electrónico.

Tras ello, recibí un par de mensajes en mi correo, supuestamente directos desde el teclado de Arcadi Espada, de este tenor:

FACTUAL
Del Latín factum 1. ADJETIVO – Relativo a los hechos.
Definiciones de FACTUAL

O de éste:

Adjunto el contrato para su firma
www.elperiodismosecompra.com/elcontrato/

Entré al enlace. Se me invitaba a que aportase una cantidad discreta de dinero para contribuir a fundar el nuevo periódico. Como premio a los “fundadores”, esto es, a los que contribuyeran económicamente a la creación de ese proyecto antes de su lanzamiento, se les invitaba a visitar un día la redacción del periódico en Barcelona, para que vivieran en primera persona el frenético ambiente que se vive entre los periodistas justo antes del cierre.

Entre mis virtudes no se cuenta la de la prudencia, pero decidí esperar un poco, a ver de qué iba el periódico antes de “darles el sí”.

El 30 de noviembre, Factual apareció en la red. Aquí, Factual, el periódico. A partir de entonces, escribe a mi correo Cristina Fallarás, que es su subdirectora. Y envía unos artículos muy informales en los que dice cosas de este tenor:

Hoy era el primer día [30 de noviembre]. Al menos, el primer ‘día vista’, como dicen las agendas, porque en Factual llevamos dos meses publicando (para nadie) números cero. Y, claro, han sido números suficientes para que yo llegue a una serie de conclusiones que les resumiré a continuación.

1. Arcadi Espada es, ciertamente, un excéntrico. Para lo bueno, y para lo otro. Además, hace trampas: piensa.
2. Viva Gutemberg.
3. La de Factual es una redacción de treintañeros.

Y aquí va mi segunda clasificación del día, si me permiten, que tengo yo mucha necesidad de orden con todas estas cosas que suceden a mi alrededor:

1. Una redacción de veinteañeros es una leonera donde todo el mundo va a lo suyo, que si conciertos, que si granos.
2. Una redacción de cuarentones es un rebaño donde todo el mundo va a lo suyo, que si llego tarde a casa, que si nos tomamos la penúltima, que si la oveja negra.
3. Una redacción de treintañeros, Factual o sea, es una orgía donde todo el mundo está en edad de fornicar, engendrar, formar parejas.

Así que yo voy a lanzar al mundo cada día una crónica (ésta) mitad tratado de periodismo borde, mitad ensayo sobre el apareamiento nuevo siglo. Me lo estoy oliendo.

En fin, que Factual ya está en la calle.

Bueno. Lo dejé estar. “A ver por dónde sale esta gente”, pensaba yo, “que por algún lado saldrán”. Mientras tanto, yo pinchaba en Factual y no me encontraba grandes cosas. Sólo diseño y algunas (pocas) noticias capadas.

Mal puede suscribirse la gente a una publicación, aunque no sea en calidad de fundador con derecho al privilegio de visitar la redacción, si no le dejas saber lo que se escribe en ese periódico y de qué va.

En fin, pensaba yo; vamos a dar a esto un poco más de chance, a ver…

Esta mañana he recibido otro mensaje de Cristina Fallarás. Entre otras cosas, se decía lo siguiente:

Le he pegado un telefonazo al jefe: Que cómo vamos a poner lo de los internautas en portada, pichón.

Segunda decisión errónea: Dejar que el jefe se ponga creativo.

–Humm –ha contestado Espada–. ¿Sabes lo que le pasa a la Red, querida?

Yo, que no, claro, qué le iba a decir, si ya me temblaban las canillas de la ola creativa que me veía venir.

–Pues que ha dejado de ser adolescente.

Santa María Binaria nos asista, he pensado. Y, acto seguido, como son, las nuestras, portadas creativas a la par que pintureras, he mirado a la sobria Seré, de Diseño, con desamparo.
Y ella, que si quieres arroz, la muy porteña.

A punto estaba de ponerme a buscar granos en internet, modelo adolescencia on line, cuando me ha vuelto a llamar Espada, todo iluminadico.

–Querida –con ese tono que da tanto miedo–, ¿sabes lo que le pasa a la Red?

–Mmmm –yo, audaz–, ¿que ya no es adolesc…

–¡MEJOR!

Mejor es imposible. Peor, también. Eso pienso y no lo digo.

–¡Claro que mejor! Lo que ha abandonado internet es la infancia. ¡La infancia! Luego…

–¿Luego…?

–Luego a internet le ha llegado la regla.

Mira, se me ha subido el pavo. Son demasiadas tonterías ya, para mi gusto.

Joder, que me manden al correo los titulares y que me dejen pinchar en lo que me interese; que dejen un par de semanas el periódico de libre acceso, para que los lectores puedan decidir si el proyecto les gusta o no, y apuntarse. Y que dejen de mandarme correos supuestamente frescos, divertidos y ocurrentes ad maiorem gloriam de Arcadi Espada.

Pero lo que me ha decidido definitivamente a enviarles mi solicitud de cancelación de suscripción, es el hecho de haber visto que cuentan entre sus colaboradores con Salvador Sostres, un tipo que en el Avui, desde hace ya años, desgrana lindezas tales como el artículo “Hablar español es de pobres” (no consigo enlazar el artículo directo); que tiempo después se ratifica en sus opiniones y añade que “hablar español es de gángsteres” y que los españoles “son el váter de la historia”; que apoya a su amigo Enric Vila (que manda a los inmigrantes españoles y extranjeros que viven en Cataluña a que “se vuelvan a su mierda de países”) diciéndoles  (traduït)

Los que os moríais de hambre erais vosotros, desgraciados. Y por esto dejasteis vuestra tierra y vinisteis aquí, a que os diéramos de comer. […] Si tan profesor eras en tu país, ya puedes volver. A mí no me estorbáis, en serio, y bienvenidos seáis y que la vida os dé un largo camino. Pero, claro, hay unas normas: y las normas son tan simples como el agradecimiento, y por tanto, la mínima educación de aprender nuestra lengua, para que, además de pagarte la escuela y los medicamentos, no tengamos que hablar en extranjero para que nos entiendas cuando te ordenamos un café o que friegues los platos.

que afirma que “La missió de l’home és sotmetre la Natura, adequar-la a les pròpies necessitats” (la misión del hombre es someter a la Naturaleza, adecuarla a sus necesidades); y que se queda tan ancho soltando burradas del tipo

Los catalanes tenemos de (sic) asumir que hemos perdido todas las guerras, que a diferencia de los castellanos no hemos matado suficientes extranjeros y que ahora ya es tarde. […] Además, señorita dependienta que no entiende catalán, reconozco que más mierda de país es el mío que ni tan sólo existe porque no fue capaz de matar suficientes extranjeros. Los castellanos lo hicieron mucho mejor, por eso usted habla la lengua de los madrileños y no la de su tribu.

Claro, que luego no le importa escribir en el idioma de los pobres cuando le echan del Avui y le contratan en un diario digital escrito en español.

Cuando he formalizado mi baja en Factual, me han enviado otro mensaje de correo, el último, comunicándome que han añadido mi email a su “lista negra” (sic), de forma que su sistema no me volverá a enviar ya nada más.

Pues oigan, qué quieren que les diga…

Esta entrada fue publicada en Abracadabrantizaciones y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a Factual, el rollo superfresquito y Sostres

  1. laMima dijo:

    Tía, que no me puedo creer que esos correos tengan relación con una publicación que merezca la pena. Que no.
    Es que me parece ridículo, de verdad.

  2. miguelgato dijo:

    ¡Ay que me troncho! ¡que graciosos son!
    Pues no se como no te has suscrito con esta gente tan guay, a mi hasta me dan arcadis de la risa.
    (si es que se fusila poco)

  3. anagadner dijo:

    ¡qué buen humor siempre, miguelgato!¡a mi se me ha puesto una leche…!
    cuánto fascismo consentido y acunado, buah…que no han matado suficientes extranjeros…¿y estos son los del reino catalan,la corona catalanoaragonesa?pues vaya, no se como sobreviven a haber compartido historia con extranjeros con idioma de pobres y de gángsters…que no sigo que estoy de una leche….

  4. anagadner dijo:

    ay, perdón…

  5. admin dijo:

    Perdón, dice, anagadner… ¡Encima!

  6. anagadner dijo:

    ains…gracias, aarrfff…!buuufff

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *