Entrevista a Marcos Ana

Gracias a mi amiga Marta Nómada, que lo nombra siempre que tiene ocasión, supe de la existencia de Marcos Ana.

Fue un guiño de su poderío de brujilla, estoy segura, el que dejó una mañana el libro Decidme cómo es un árbol en el mostrador de la Librería General, junto a la caja, para que yo lo viera cuando iba a otra cosa, y me lo llevara. Lo conté aquí.

He tardado en empezar a leérmelo: lo cogía y lo dejaba, sin atreverme a abrirlo, no sé por qué. Me daba… no sé, demasiado respeto. Lo abrí, por fin, el otro día y estoy en plena lectura. Madre mía. Ya intuía yo que le tenía que tener respeto a ese libro. Es impresionante, emocionante, a la vez terrible y magnífico. “Come un pugno nello stomaco”, que dicen los italianos para explicarte cómo es la obra de Paolini sobre el Vajont. Anoche me acosté con la historia de este hombre en la cabeza, seguía con ella esta mañana al levantarme, y al rato han anunciado en la radio que lo iban a entrevistar. Estoy “marcosanizada”.

Ha sido una entrevista preciosa.

Os dejo aquí el enlace al audio y me sumo a Marta: como ella, os recomiendo vivamente Decidme cómo es un árbol y que os intereséis por la figura de Marcos Ana.

[Hay una cosa en la entrevista que quiero resaltar: y es cuando Pilar del Río, mujer de Saramago, dice que está indignada porque no se le ha concedido todavía a Marcos Ana el Premio Príncipe de Asturias. “Siempre hay una excusa, siempre hay alguien por delante“, decía; “lo que pasa es que eres pobre, y entonces no hay oportunidad de que, si te dan el premio, les devuelvas el favor“. Ella lo decía más fino, pero lo decía. Bravo por Pilar del Río, valiente y clara.]

Esta entrada fue publicada en Canela de la molida y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

14 respuestas a Entrevista a Marcos Ana

  1. laMima dijo:

    A mi me ha impresionado que contara que se mareaba en campo abierto, que sus ojos no estaban acostumbrados a mirar tan lejos.
    Y que durante toda una noche le hicieron creer que iba a morir al día siguiente cuando en realidad lo que había llegado era el telegrama de su indulto. Cuando ha descrito someramente el horror de esas horas se me han puesto los pelicos de punta.
    23 años en la cárcel (Mandela estuvo algo así ¿no?) y casi nadie habla de él en voz alta.
    También yo supe de su historia por nuestra Marta y, he de reconocer, que aunque tenía en mente ese libro aún no me lo había comprado. Lo acabo de encargar (después de coger nuestras entradicas :))
    Ese tiene que ser de los que una ha de guardar en estante a mano.

  2. entrenomadas dijo:

    Ay, que me he enterado cuando terminaba la entrevista. Qué delicia de persona es Marcos Ana. Le envié el post de su cumple con vuestros comentarios adjuntos. Estoy segura que le habrá hecho ilusión. EL libro es emocionante y os aseguro que tenerlo enfrente y hablar con él un ratito es algo muy especial. Es como estar con una especie de ser sublime, puro, noble, bueno, inteligente y lleno de generosidad.

    Qué bien que se contagie el cariño a Marcos Ana!
    Inde, voy a intentar pasarle tu post para que lo lea.

    Besos,

    Marta

  3. admin dijo:

    Gracias, Marta. Marcos Ana es como un regalo tuyo.

  4. Ah, los poetas!
    ¡Los poetas pobres!
    ¡Los pobres poetas!
    Solos. Siempre en ruinas.

  5. admin dijo:

    Los verdaderos poetas, Antonio… es así. Son molestos, dicen las cosas de un modo que cala en la gente, y eso no conviene…

  6. Fernando Ortiz dijo:

    Saludos.
    Os dejo un enlace en el que podéis encontrar una entrevista que realicé a Marcos ana el pasado 20 de Enero. Fue muy agradable conversar con esta persona. Un saludo

    http://nosedequehablog.blogspot.com/2010/01/voy-seguir-luchando-hasta-el-ultimo.html

  7. admin dijo:

    Hola, Fernando: ya te he dejado un comentario en tu blog, pero desde aquí también quiero contestarte. La entrevista es excelente, así que enhorabuena. (Sobre todo, me alegra que seas tan joven: lo del estereotipo del jovenzuelo que pasa de todo es un tópico a erradicar.)

  8. Miguel José Alabort Jiménez dijo:

    Y yo mne pregunto ¿cuáles fueron los motivos reales del encarcelamineto de ewte sujeto? Que alguien me responda si es cierto que, presuntamente, se cargó a tres personas y que, por no tener dieciochjo años en el momento de los hechos, no fue ejecutado. Recuperemos la memoria histórica, le pese a quien le pese.
    e pese a

  9. admin dijo:

    ¿Tú te imaginas la sentencia de uno solo de los miles y miles de presos políticos del franquismo en la que se dijera “condenamos a este tipo por no comulgar con las ideas del régimen”? ¿O a un solo fusilado o asesinado sin juicio en cuyo parte de defunción constara “fusilado”? En todas las dictaduras pasa lo mismo: se dice que los encarcelados son delincuentes o terroristas; y que los muertos lo han sido por muerte natural o, como mucho, “por arma de fuego”, así de una manera indefinida.

    Reconozcamos que en este país hubo una horrible, asquerosamente dura e injusta dictadura, que causó miles de víctimas, le pese a quien le pese.

    No sé si te valdrá como respuesta, porque me imagino que no la esperas y que tu pregunta sólo es retórica.

  10. Miguel José Alabort Jiménez dijo:

    No sé si mi pregunta será retórica. Lo

  11. Miguel José Alabort Jiménez dijo:

    No sé si mi pregunta será retórica. Lo que sí sé es que la dictadura de Franco se cargó as gente injjustamente. Pero también estoy seguro de que hubo gente que debió ser ejecutada y no lo fue.
    Ah. Cuando hablemos de dictaduras, no nos olvidemos del frente popular.

  12. admin dijo:

    Perdón, ¿y eso qué tiene que ver con Marcos Ana?

  13. Miguel José Alabort Jiménez dijo:

    Tiene que ver. En definitiva, fue encarcelado por sus actividades durante la dictadura del frete popular.

  14. admin dijo:

    Dices que hubo gente “que debió ser ejecutada”. Espero que tu profesión no sea juez ni nada que tenga que ver con la posibilidad de enchironar a nadie.

    Yo, por mi parte, dejo de contestarte ya. Allá tú con tus obsesiones y con tu “frete popular”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *