Arte zagrí

Cuando en este blog se habla de locuras, se habla de cosas positivas aunque arriesgadas y, de algún modo, contracorriente. Es el caso, por ejemplo, del post dedicado hace pocos días al precioso proyecto/realidad “El viaje del titiritero”. Cuando se trata de locuras en el sentido peyorativo del término no se les llama tales, sino despropósitos o, directamente, barbaridades.

Bueno, pues hoy, por fin, le ha tocado el turno a lo que yo encuadro dentro de esa categoría de “locuras”, locuras bellas y arriesgadas, que es el arte zagrí. Y digo “por fin” porque llevo queriendo escribir sobre ello varios meses. Dándole vueltas, discutiéndolo y comentándolo por lo gordo y lo menudo, interesándome por ello, leyendo, leyendo, leyendo y, sobre todo, releyendo.

Todavía me faltan datos y claves. Pero tengo la suficiente información como para decidirme a compartirla en el estado en el que está, pues ya es jugosa. Y me apetece compartir tanto lo que tengo claro como las dudas: así creo sinceramente que debe hacerse, poniendo las cartas sobre la mesa y abriendo la puerta a la opinión de quien quiera participar o aportar algo. Es así como se avanza, ¿no?

En fin, como diría un antiguo amigo mío: “Abrevie, párroco”.

Hace ya cosa de un año, y ya les explicaré cómo, tuve noticia de que existía un grupo de estudiosos (algún historiador, pero sobre todo varios arquitectos) que defendía una tesis “revolucionaria” sobre el devenir de la historia del arte islámico y mudéjar en Aragón. Digo “revolucionaria” porque choca frontalmente con lo establecido por la historiografía y los principales académicos actuales sobre el tema. Y es que ese grupo de estudiosos que digo defiende que en Aragón quedan muchas más muestras materiales de la arquitectura de época islámica de las que oficialmente se reconocen. Esto es, que algunos edificios catalogados como mudéjares son, en realidad, islámicos, del tiempo en que buena parte de lo que hoy llamamos Aragón formaba parte de Al Andalus; en concreto, de una parte de ese territorio andalusí que conformaba la Marca Superior (en árabe transcrito al alfabeto latino, Tagr –o Zagr– al Andalus).

A ver, que noto que se me están perdiendo. ¡Tan, tan, tarracatlan! Atención, que esto es interesante.

El Islam en lo que hoy es Aragón (salvo las montañas pirenaicas) duró mucho, unos cuatrocientos años (de principios del siglo VIII al XII). Y tuvo, sobre todo en el siglo XI, épocas esplendorosas. Esta que digo, la del XI, fue la hostia. Algún día, si ustedes quieren, nos detenemos en ello. Hoy, de momento, si quieren saber algo más, lean en la Wikipedia las entradas Taifa de Saraqusta o Al Muqtadir, y relámanse.

Bueno, pues de esa época larga y brillante sólo quedan, oficialmente, el edificio de la Aljafería en Zaragoza, mandado construir por este Al Muqtadir que acabo de citar allá por la segunda mitad del siglo XI, y unos cuantos castillos en ruinas dispersos por ahí, sobre todo en la zona de Calatayud.

Bien, aquí es donde empezamos a meternos en harina. Piano piano si va lontano.

Estos estudiosos “revolucionarios” que les decía antes sostienen que hay un bonito repertorio de edificios conservados en Aragón que añadir a esa exigua lista. En particular, varias torres de iglesias catalogadas como mudéjares, que ellos atribuyen precisamente a esa etapa esplendorosa del Islam aragonés que fue el siglo XI. Entre ellas, las de San Pablo y la Seo de Zaragoza (esta última, no la parte exterior, que es un envoltorio barroco, sino la antigua que se conserva dentro, y de la que ya hablamos aquí), la de Alagón, la de Longares, la de Tauste… y un granado ramillete que se añade a ellas, distribuido por diversos lugares de Aragón.

Sostienen esta tesis con argumentos de peso. No son cosas baladís ni marcianadas. He dicho ya que una buena parte de ese grupo de estudiosos son arquitectos: ellos leen los edificios como los historiadores leemos los documentos. Ven en los muros, los aparejos, los apeos, los cimientos, las cubiertas y las uniones entre unas partes y otras de una obra lo que los profanos no sabemos ver. Y nos muestran cosas. A veces, lo que nos muestran no se cohonesta con lo que los historiadores hemos determinado a partir de la información documental: bueno, pues parémonos a ver qué es lo que pasa y dónde está el fallo, porque uno u otro se equivoca. O no hemos interpretado bien el monumento, o no hemos interpretado bien el documento.

Pero hay que prestar atención a ese desajuste. Porque existe. Hacer como que no existe es un error.

Soy la primera que, como historiadora, desconfía profundamente de los aficionados, sobre todo cuando pretenden hallar la cuadratura del círculo o la piedra filosofal, desmontando todo lo vigente hasta el momento. Pero desconfío también del estamento académico que no se apea del burro aunque le demuestren que el burro sobre el que va montado no es un burro sino un camello, sólo porque quien se lo dice no es catedrático de Universidad (y, a veces, ni aun así).

Digo esto porque, todavía sin acabar de conocer bien ni, por tanto, estar plenamente de acuerdo (precisamente por ese desconocimiento) con estos estudiosos, me parece fatal que no se les haya hecho caso desde los ámbitos académicos oficiales. O sea, desde la Universidad de Zaragoza. Directamente se les ha ignorado por completo; o, si acaso, en algún artículo marginal se les ha dicho que ande van estos indocumentados, que de pronto se encuentran mezquitas y alminares hasta en la sopa.

Que me parece fatal, digo. Porque lo que plantean se basa en argumentos sólidos, visibles, comprobables, razonables. No es ninguna tontería de aficionado dispuesto a descubrirnos América porque no tiene ni idea de por dónde le da el aire y le apetece epatar. No.

Toca ya presentar a estos que yo he ido llamando “grupo de estudiosos” y que tienen nombre y apellidos. Los que yo conozco se llaman Javier Peña, José Miguel Pinilla (no tiene blog, cachis) y Jaime Carbonel. No he podido conocer, entre otros, a uno de sus principales puntales, el historiador Agustín Sanmiguel, que desgraciadamente murió hace pocos años el año pasado.

Y toca ya decir que la denominación que ellos proponen para esta modalidad de arte islámico producida en territorio aragonés en su época andalusí es arte zagrí, por aquello que hemos señalado antes de que esa “frontera superior” del Islam en la Península Ibérica, que ocupaba la parte central y baja del valle del Ebro, se llamaba Tagr o Zagr al-Andalus.

Soy consciente de que, sin más, no me van a creer ustedes si yo les digo que sus argumentos son de peso. Pero también lo soy de que un post es ilegible si se alarga demasiado. Así que esos argumentos, explicados en breve y resumidamente, los expondré en otro post, que este ya está siendo kilométrico.

Les advierto desde ya que algunos de esos argumentos me parecen discutibles. Y que, sobre otros, no tengo herramientas que me hagan inclinarme a favor o en contra. Pero si son discutibles, discutámoslos; sobre todo, que se arremanguen y se zambullan en ello los académicos, profesores, catedráticos, investigadores en general de la Universidad. Es su deber hacerlo, puesto que son la máxima instancia académica con la que contamos. Lo que me parece mal que se haga es, como simplemente han hecho, darles la espalda, ignorarles como si no existieran. Su deber es contraponer visiones, aprender lo que sea necesario y rebatir lo que sea necesario. No lo han hecho, y por ello dan la sensación de estar encastillados orgullosamente en sus cátedras. Su misión es averiguar la verdad de la historia en lo posible, no preocuparse de que sus postulados se mantengan vigentes contra viento y marea, por un temor extraño y mal calculado a que su prestigio se tambalee. Su prestigio se tambaleará si mantienen posturas corporativistas, no si se preocupan por avanzar en la investigación corrigiendo las conclusiones que sea menester corregir.

¿O no?

Esta entrada fue publicada en La vida misma y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

24 respuestas a Arte zagrí

  1. Alarifete dijo:

    Hola taustana.

    Mi mujer es longarina y he leido con sumo interés las preguntas que se hace Jaime Carbonel sobre la cronología y orientación de la torre de Longares.
    Construirla como torre defensiva en 1390, veite años despues de terminada la guerra de los Pedros (en la que a los de Cariñena les cortaron la nariz y las orejas) y además en el llano no parece muy lógico.
    Creo que está orientada hacia “la loma blanca” que también llaman “el castillo”. Está encima de la cooperativa, repoblada no hace mucho con pinos y no es el cabezo más alto de la redolada, pero es probable que hubiera por allí manantiales en la divisoria de aguas de la cuenca del Jalón y la del Huerva. Hay muchos cachos de cerámica y no se si fue allí donde encontraron restos de vasos campaniformes, por lo que no me parecería descabellado que hubiera algún tipo de templo prehistorico o superstición que perdurara.
    Es simplemente una mesocurrencia pero te la regalo por si aprovecha a alguien.

    Salud!

  2. admin dijo:

    Pues muchas gracias, Alarifete (¿albañilico?). En la “part two” de este post entraremos a plantear el tipo de cosas que estás planteando. Un bonito regalo, así que gracias again.

  3. Nianankoro dijo:

    Ehorabuena por su post interruptus -ya espero ansioso el siguiente- y solo una precisión: Agustín Sanmiguel, por quien mejor conozco estas teorías -imprescindible su libro editado por el CEB “Torres de ascendencia islámica en las comarcas de Calatayud y Daroca”- falleció hace pocos meses, no hace años. Bueno, ánimo e ilústrenos usted.

  4. Jaime Carbonel dijo:

    Muchas gracias, Inde, por “mojarte” de la forma tan valiente en que lo haces a través de este post, que te ha quedado bordado.
    Resulta muy reconfortante leer algo tan bien escrito como esto, sobre todo en una tierra como ésta, donde, cuando te pones a defender algo que te parece sublime y que es de todos, los que no te ignoran te miran con el desprecio que se mira a quien sólo defiende lo suyo, quizá porque piensan que, como ellos no lo harían, los demás tampoco.

  5. Jaime Carbonel dijo:

    Como respuesta al comentario de Alarifete, comparto su opinión acerca del anacronismo de la torre de Longares, veinte años después de la guerra de los Pedros. Estratégicamente, tiene más sentido como parte integrante de una red defensiva en el camino de Zaragoza a Daroca, donde cabe mencionar los castillos de María, Cadrete y Cuarte (entre Zaragoza y Longares), así como las torres de Encinacorba, Romanos y Villarreal (entre Longares y Daroca; ver blog de Javier Peña). La necesidad de esta red defensiva se produce a partir de 1018, cuando Mundir I declara a Saraqusta como reino independiente del resto de Alandalús y esta zona, que hasta entonces no había sido fronteriza, pasa a serlo a partir de ese momento.

  6. Alarifete dijo:

    Es posible, Jaime.
    El camino real cruzaría la villa por las puertas de Valencia y Zaragoza, (hay otras dos, Somera y Baja y una quita más reciente al Norte, el Arbellón), pero la torre y el templo no están alineadas con ese camino, si es que lo hubo por el centro del pueblo (el callejero actual es lo más parecido al plano de una tortilla de patatas).

  7. Badil dijo:

    Ma dejao muerta.LLevo dos días de atracón islámico (que no he es que me haya puesto a atracar con moros, aunque todo pué llegar), me leído los blós de Peña y del Carbonell, comentarios incluidos. El del Sanmiguel no, na más porque no me sabren los pedefes.
    Pero lo que ma dejao muerta de verdá es eso de que una cosa no existe si no se ha escrito sobre ella. Que a lo mejor es que yo no he entendío bien con tanto exceso de lectura. ¿Es eso lo que dicen las autoridades académicas?, porque ,aparte el alegrón que se va a llevar mi hijo y compañeros de podese pasar pol forro unos miles de años de empollar a lo tonto si total, lo mismo es to leyenda, alguien podía tener un poquico piedá con los de la excavación de Atapuerca, que me estarán pasando de calamidades y esriñonándose pa ná.
    ¿Tan tan tan tan complicao o caro es datar con procedimientos científicos una construcción entre 1000 y 700 años?.

  8. admin dijo:

    No lo sé, Badil. Sé que con el Carbono 14 se pueden datar cosos que hayan tenido vida alguna vez, o sea, restos orgánicos, pero para piedros o ladrillos pos no sé si hay medios o formulámenes, que yo diría que no, porque si los hubiera o hubiese verdaderamente estaríamos haciendo el primo de mala manera.

    Un amigo mío mu listo mu listismo me dice que lo que habría que hacer con este asunto es publicar un librote gordo bien sistematizao y metódico, sobre el que los popes tendrían que entrar a debatir. Yo, que me fío mucho de él, pienso que sí, que así habría de hacerse.

    Ahora, como alguien me diga que se puede datar por medios químicos o radioterápicos o demonios un ladrillo viejo, soy capaz de desmontar una almena de la torre de mi pueblo pa emprendeme a ladrillazos con todo el academicismo habiente y por haber.

  9. laMima dijo:

    Jo, ¿y no tendría que picarles el gusanillo como a tí a las “grandes instancias”?, con lo chulo que es meter el morrillo aquí y allá para descubrir cosas nuevas. Pst, luego que se apolillan (las gentes y las cosas).
    Yo también creo, como Badil, que tiene que existir una forma de datar de forma científica con cierta precisión todo esto. Otra cosa es que alguien tenga verdadero interés en encontrarla (que si fuese para otras cosas saldrían pruebas a mansalva ¿que no?).
    Enhorabuena de verdad a quienes aprovechan su tiempo en bucear honestamente acerca de la verdad, aunque sea contra viento y marea. No sé si me haría con el mega-tomo que promete esto….pero seguro que llegará para otro breve para los profanos.
    Porfa.

  10. Badil dijo:

    Tengo un tochaco libro intitulado “Aragón en su historia” de 1980, unas 480 páginas, 80 de las cuales se dedican al Aragón medieval.
    Esto ya debe ser maldad mía, ¿cuántas páginas diría usté que se le dedican al periodo islámico?¿Cuántas ha dicho?. Pues exactamente cero.
    No sería raro si lo hubiese escrito, por ejemplo, la conferencia episcopal, pero es que lo ha escrito un “especialista”.
    Empieza a no extrañarme nada,pero es que soy muy aviesa.
    Que me llame pal día de la almena, porfa.

  11. admin dijo:

    A mí todavía me da risa cuando veo que se habla con tanta solemnidad y respeto de los Reyes de Aragón, que lo eran de un territorio como un pitico, mientras que se llama “reyezuelos” o “régulos” a los de la taifa de Zaragoza, que por el siglo XI le daba, en esplendor y poderío, sopas con honda a todo lo que tenía alrededor.

    Hala, que somos más cortos de vista…

  12. Badil dijo:

    Lo de cortos de vista se arregla con gafas, Inde.
    Lo de ser o estar gilipollas, tié pior apaño.
    Otra cosica le voy a contar: tengo otro librico , una guía de Zaragoza de 1860 (bueeeno un facsímil), que también hace una breve historia de unas sesenta páginas, y dedica a los ires y golveres moros unas doce.
    Que igual la tontería ni viene de siempre, ni es obligatoria.

  13. Alarifete dijo:

    En esto de la datación de tiestos es muy ilustrativo lo ocurrido en Iruña-Veleia (Nanclares de Oca, Alava).
    Allí en las excavaciones de 2005 y 2006 aparecieron inscripciones en restos cerámicos (ostraka) que el equipo de la empresa concesionaria (Lurmen) dató en el siglo III DC basandose en los restos orgánicos del estrato en el que aparecieron, alegando además una supuesta “capsula del tiempo” producida por el derumbe de la estancia en la que se encontraron.
    Ante lo anacrónico de lo hallado la ciencia se mostró escéptica pero callada ya que tenía que dar por buena la estratigrafía. Dos años despues se empezó a desmontar el engaño y aún están en ello con juicios de por medio, pero aunque se pueda dar por buena la cronología del soporte no se ha podido demostrar feacientemente que las inscripciones sean recientes.
    El año pasado se celebró en Teruel el VIII congreso ibérico de arqueometría cuyo anfitrión fue el Doctor Burillo Mozota, director de Segeda. Las sesudas deliveraciones no han transcendido al pueblo llano, pero la ciencia avanza y su difusión también.
    Algún día se podrán datar los ladrillos y nos llevaremos algunas sorpresas.

    Una de las personas más activas en desasnar a los legos con esto de la internete es la Doctora Alicia Canto (Profesora Titular de “Epigrafía y Numismática”, área de “Arqueología”, Universidad Autónoma de Madrid.) Abentaba sus saberes en la fenecida http://www.celtiberia.net/ y hoy por hoy sigue muy activa en http://foroterraeantiqvae.ning.com/ sobre todo con el asunto Iruña-Veleia. Aquí informaba de un palabro nuevo, rehidroxilación:

    http://foroterraeantiqvae.ning.com/profiles/blogs/una-nueva-herramienta

    El rehidroxilador que lo rehidrdroxilizare… etc

  14. Zagrí dijo:

    No es tan complicado, a veces, datar los edificios.
    El caso de la Parroquieta es paradigmático: tiene en su fachada dos autorías, una, abajo, en azulejos, diciendo que la hizo el arzobispo Don Lope en 1300 y pico. Otra, a media altura, en un lugar discreto, en árabe, y dice ‘amal Salama bin Galb, o sea, la obra es de Salama bin Galb. Se publicó en el Heraldo en 1992, a página completa, pero como el hallazgo no es de la cátedra y no está editado en las publicaciones controladas por la cátedra, y, sobre todo, echa por tierra las teorías oficiales, las de la cátedra, pues a silenciar y tapar.

  15. Badil dijo:

    ¿Y ésto no está penao por la ley?Obstrucción a la justicia histórica, por lo menos.
    Cagon tó o malo.

  16. miguelgato dijo:

    Que digo Badil, que a ver si vamos a tener que ir usté y yo a la puerta de esas cátedras a caganos en alguien. ¡Apueeessss!

  17. elToño dijo:

    diosssss, otro mapa que no sale Santa Engracia

  18. admin dijo:

    Pos el otro día, bien que reivindiqué que en los postes de la carretera se pusiera Santa Engracia y no Valareña, y tú no dijiste ni una.

  19. zagri dijo:

    Al que le interese, tengo una página web explicando qué es la arquitectura zagrí:
    http://sites.google.com/site/arquitecturazagri/home

  20. Badil dijo:

    SI es por mi, Sr. zagrí , ya me he metío en los blós.
    Otra cosica quería preguntar,¿qué es eso de que están ustedes vetaos en la wikipedia?

  21. admin dijo:

    Ay, este Zagrí, que no sé cómo ha leío el post, que no s’ha enterao ni de que estaba enlazao tó.

    Gñññññ…

  22. elToño dijo:

    Tienes razon, ya le hemos atizao un astralazo al cartelico de marras

  23. Inde dijo:

    Jojojo, ya me han contao, Toño, ya…

    😛

  24. 39escalones dijo:

    Como integrante de la Universidad de Zaragoza, tengo que matizar en su defensa que… ¿Qué coño su defensa? No es de extrañar el caso omiso que han hecho de todo esto; si yo te contara cómo tratan a buena parte de los empleados… Y eso que somos de la casa…
    Besos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *