Habrá que hacer algo, o qué

Hoy le leía a la Carmen Marín su cabreo (santa ira) en Facebook, por todo este ajqueroso asunto de la trama Gürtel, y las declaraciones del pobrecito Matas, y las imposibles excusas del PP.

Comparto ese cabreo, claro; y sumo a él otros muchos items que, cada uno de ellos por sí y todos juntos aún más, me tienen anonadada, aturdida, alucinada, harta:

El enjuiciamiento y la más que probable inhabilitación de Garzón, a instancias de la Falange y adláteres, por atreverse a investigar los crímenes del franquismo; 

el hecho de que sea él quien vaya a tener que dejar su despacho mientras Bárcenas seguirá tan campante en el suyo;

el hecho de que con su inhabilitación puedan quedar en el aire varias tramas de corrupción que tenía abiertas, lo que significa poner otra vez las cosas a huevo a los corruptos;

las declaraciones de Esperanza Aguirre diciendo que fue ella la que destapó la trama Gürtel;

que el gacholi del Palau de la Música, el tal Millet, siga en libertad tan campante mientras él mismo se declaró culpable, todas las evidencias van en su contra y todos los testigos le acusan;

que María Victoria Pinilla siga de alcaldesa (eso sí, muy ofendida) en La Muela (y, encima, querellándose contra “Oregón TV”);

que el jeta de Camps sea tan pobrecito;

que los culpables de la crisis pontifiquen sobre “soluciones” que cargan sobre los hombros de los más débiles, sobre los curritos, parados y pensionistas, y de paso nos digan, ¡con dos cojones!, que estosololoarreglamosentretodos.org (que va a ser que no).

¿Seguimos? Es que, desgraciadamente, hay para seguir…

A mí también me da miedo esa cara de tontos que se nos está poniendo a todos…

Mi cabreo profundo se ve agravado por las voces tontas, o medio tontas, o tontas y media, o tontas de las que hacen tontear (que diría mi tía Manuela), entre ellas:

las que dicen que tenemos los políticos que nos merecemos,

las que dicen que todos haríamos lo mismo si estuviéramos en su lugar

y las que dicen que no hay que criticar a la clase política, que en su mayoría es buena, porque eso da alas a los antidemócratas y/o ultraderechistas.

Me jode porque:

los políticos que tenemos no se los merecen ni ellos, que ya es decir;

los ciudadanos somos gente que merece, como mínimo, respeto a sus derechos y, ante todo, justicia, una verdadera justicia, que trate a todos por igual;

quizá actuaríamos como ellos, o mucha gente lo haría, sólo por puro rebote de ver que los de a pie estamos exprimidos, jodidos y apaleados, mientras los corruptos se forran a nuestra costa, se ríen abiertamente en nuestra jeta y no les pasa nada;

y criticamos al sistema porque el silencio es el mejor cómplice de esta situación, porque me parece increíble que hasta de la supuesta progresía nuestra se nos pida callar, y porque no nos escandaliza sólo que haya tanto político y empresario corrupto, sino también, y sobre todo, e insisto, que no les pase nada, que se vayan de rositas, que se cometan injusticias tan flagrantes y que, encima, en nuestro día a día al que curra y es honesto se le llame tonto, mientras a esta gentuza, en el fondo, se la ensalce como tíos listos que se lo montan bien.

Mi querida Carmen Marín se hace cruces de cómo es que aguantamos todo esto dócilmente y se pregunta dónde están los que organizan manifestaciones y protestas.

Yo coincido con lo primero, porque es evidente que somos legión los que estamos hartos y desencantados de la clase política, de toda, aunque no toda sea corrupta, porque no impide que todo esto suceda, porque sólo abren la boca cuando les interesa, según que un caso u otro beneficie a la situación de su partido en concreto, y porque sus declaraciones, a día de hoy, por muy contundentes e inflamadas que pretendan ser, suenan tan falsas que dan ganas de vomitar.

Con lo segundo no es que no coincida, es que me da igual. Ya podrían estar los “organizadores de manifestaciones” tocando a rebato, que a mí no me iban a sacar a la calle de nuevo. Ya he salido muchas veces. Y ya estoy mayor para ir por ahí gritando consignas a toque de megáfono.

La protesta, que debe hacerse, necesita otras vías. El revulsivo necesario, que ya nos vale, ha de tomar nuevas formas, más imaginativas y eficaces, que renueven desde la base toda esta situación viciada.

Venga, empecemos a proponer cosas.

Actualización inmediata: LaMima ya había propuesto una.

Esta entrada fue publicada en Abracadabrantizaciones y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

13 respuestas a Habrá que hacer algo, o qué

  1. Llevo tiempo pregonando a los cuatro vientos que nos ha tocado vivir en un siglo muy tonto, Inde. Pero muy tonto. Está todo muy tonto. Algún día me dará la razón. Puestos a sacar un provecho de todo esto, yo creo que todos estos asuntos me ponen en mi sitio. Me explico: todo esto, y multitud de añadidos, me dice que no hay nada que hacer. No puedo desear lo que todos estos han conseguido primero porque no sé, pero segundo porque tendría que convertirme en otra persona, y eso cuesta una vida. Así que así me quedo. Uno, que es de pensamiento libre y jodidamente increyente, siempre desea una justicia divina en vida que los reviente a todos, con mucho dolor y mucho rechinar de dientes, pero eso nunca llega. Como no llega, pues siempre me queda el comecome. Pero no veo solución, he perdido la fe en cualquier manifestación. Al final, me quedo con la buena fe y el amor que espero en la gente que tenemos cerca. Es buen alimento, el mejor alimento. Lo demás, imposible, me desborda. Pero me desborda no sabe cómo. Mire, ahora estoy viendo a Juan Manuel de Prada diciendo que los abusos sexuales se dan por culpa de las clases de eduación a la ciudadanía, que les incitan a tocarse, a besarse con sus compañeros, y que si no lo consiguen lo toman por su propia mano. Y esta mañana he oído que el Ministerio de Igualdad está por vetar los cuentos clásicos, que consideran sexistas. Estamos tontos, pero tontos. Peligrosamente tontos. Unas cuantas más así y me tiro al monte, con escopeta, hago un círculo con tiza y de ahí no pasa ni dios. Vale, llevaré el móvil pa cuando vengan de visita. Madre qué siglo más tonto.

  2. 39escalones dijo:

    ¿Es o no ésta la época más gilipollas de la Humanidad? Al menos en España. Las ha habido más crueles, más violentas, más desgraciadas, más críticas, más indolentes, más oscurantistas, más lamentables, pero épocas más gilipollas que ésta, ninguna.
    ¿Entiendes ahora que insista en ver al menos una película al día? Me gusta imaginar un mundo con algo de lógica y decencia, o en el que las mentiras son bellas.
    Besos.

  3. laMima dijo:

    Yo también ví ayer por la noche esa “gloriosa” intervención de Juan Manuel de Prada que dice Harry y me entraron ganas de asaltar la tele… ¡madre que impotencia no poder contestarleee!..
    Yo no sé si estamos en la época más gilipollas o en la más caradura. Sir Alfred, me apunto contigo a las pelis, el mejor consejo.

  4. entrenomadas dijo:

    Ay, qué dolor de cabeza me ha dado. Asquito de país, de género humano, de imagen, de todo. Me vuelvo a la caverna.

    K,

    Marta

  5. admin dijo:

    Me parece que tiene usté razón, Harry. Qué comentario más bueno.

    Escalones también va por ahí, pero él al arte…

    Tenéis razón, chicos. Queda anulado el concurso de ideas.

  6. Jaime Carbonel dijo:

    Tienes razón, Inde. Es el sentir general de la mayoría de la gente, aunque no sepamos expresarlo tan bien como tú lo haces. Leerlo supone un bálsamo que hay que agradecerte, en medio de la desazón que todo este putiferio produce.
    Yo creo que el sistema necesita una amplia reforma. Tenemos una pseudo-democracia producto de una transición difícil que se produjo hace ya más de tres décadas. Demasiado bien se hizo para las grandes dificultades que hubo que salvar en aquel entonces, pero necesita renovación, empezando por un verdadero sistema de listas abiertas donde cada persona pueda medrar en función de su capacidad y no sometido a las corruptelas de unas camarillas de poder que gobiernan los partidos políticos, donde pueda haber una justicia independiente del poder político, donde la ciudadanía no tenga más o menos privilegios en función de en qué comunidad autónoma resida, donde haya una enseñanza eficiente, donde… pueda haber libertad.
    Lo que más desespera es la apatía en la que esta sociedad está inmersa. Recuerdo la ilusión con la que luchamos por la democracia tras la muerte de Franco (lo viví muy de cerca, en las Universidades Laborales). No concebíamos no hacerlo, al contrario que ahora, pues el sentir general es aquello de que “es lo que hay y ya está”. ¿Qué tienen esta gentuza que nos gobierna, que es capaz de mantenernos amuermados, atados y bien atados, con más eficacia, incluso, que el propio Franco?.
    Es un gran problema de Estado.
    A todo esto, ya que digo Estado, ¿y dónde está el Jefe del Estado?, porque ya me canso de oír eso de que “al pobre rey no le dejan intervenir”.

  7. anagadner dijo:

    No puedo entender muchas cosa, muchas:pero hay una que se me ha escapado siempre:¿por qué los políticos cuando juran el cargo no están sometidos a un contrato, como cualquier trabajador?Obligaciones y derechos, y si no los cumplen(programa electoral y el código civil y penal), a obrar en consecuencia.Se les despide, sin derecho a paro ni indemnización.Los salarios estarían regulados, nóminas inspeccionables, horario regulado, y sobre todo, fin a las falsas promesas electoralistas.Y si no cumplen objetivos, a la puta calle, que es lo que está a la orden del día.
    La verdad es que es todo un asco, mires hacia donde mires.Lo único bueno es que podemos contarlo, aunque no sirva de mucho.
    La propuesta de laMima, sensacional.
    Al de Prada, le tengo unas gaaanaaass…
    El rey, cazando, de copas(del rey, claro), y con sus toros…

  8. elbarzal dijo:

    Yo también opto por huir: el arte, el monte, los que queremos… porque lo de emigrar a un país más civilizado y más democrático (una opción que también he contemplado) tampoco lo veo muy claro tal y como está el planeta. En general.

  9. Zagrí dijo:

    ¿Quién tiene capacidad de liderazgo para arrastrarnos a tantos indignados? Estoy seguro que en manifestaciones, propuestas avaladas por firmas, lo que sea, seríamos tropecientos.

  10. Jaime Carbonel dijo:

    El problema no es sólo quien nos lidera. Claro que la solución comenzaría por manifestaciones, firmas y demás. Pero el gran problema es: ¿se repetirá alguna vez en la historia de este país el hecho de que quien maneja el poder tenga la dignidad de dejarlo en otras manos más legítimas?. Es lo que hicieron los representantes franquistas votando “sí” a la Ley de Reforma Política de Suárez. Pero los de ahora, ¿tendrán la decencia algún día de depositar el poder en las manos del pueblo para que éste pueda elegir libremente a sus representantes mediante un sistema electoral realmente democrático, no sujeto a camarillas corruptas?.
    Debería ser el Jefe del Estado quien encabezara la movida, que para eso es el Jefe del Estado. Si está, está, y si no, que se vaya.

  11. angel dijo:

    pienso que, desgraciadamente, no es una historia local o nacional. miremos donde miremos se aprecia la misma mierda, los mismos inútiles mandando, los mismos giliopollas obedeciendo. porque no es sólo una cuestión de gobernantes sino de gobernados; cada vez más cerriles, cada vez más conformes, cada vez más imbéciles, sin capacidad de respuesta. aquí y en todas partes. lo siento, no estoy hoy para dar soluciones.

  12. admin dijo:

    En realidad, en el fondo, aquí no se piden, Ángel, diga lo que diga la última línea del post, que es retórica. Casi, como el título. Ya hacemos lo que podemos. Y sobre todo, protestamos (por un lado) y cuidamos nuestro entorno próximo, que es cuidarnos a nosotros mismos (por otro).

    Se supone que hay unos tipos ahí puestos gracias a unos votos que son los que tienen que hacer algo. Que nos pidan soluciones a nosotros, que es lo que se lleva (“vale de protestar, da opciones”), es el colmo del cinismo.

    Lo que hay que hacer, sin más, es darles una patada en el culo. Si más no, al menos para quedarnos anchos.

  13. Más parece que estemos en una república (uy, no, perdón, monarquía) bananera que otra cosa. Es pena, ¿eh?

    Y el fascismo, los fascistas y los facinerosos, dónde estén, eso son -el fascismo, los fascistas y los facinerosos-.

    (Hoy se conmemora el advenimiento de la II República, por cierto… qué cosas)
    Rockberto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *