Típico post del que luego te arrepientes

Sería uno que explicara por qué me da pol saco todo, ya.

Pero me recuerdo a mí misma que hace nada acabo de cumplir los 45, que ya no estoy pa tontadas y sí para extraer lecciones, por mucho que, oh sorpresa, me descubra a mí misma que son axiomas simples que tendría que haber tenido claros desde hace la mitad de mi vida, al menos.

Lo que se me plantea ahora es una duda, y por esto expongo mis veladas cuitas en público: yo tengo dos hijos, y ustedes cien mil, como San Luis; ¿les debemos aleccionar sobre lo que se les viene, o les dejamos en el limbo pa que espabilen ellos solos cuando crezcan, y al menos que sean unos felicianos absolutos de pequeños? En casa, en la escuela… ¿hacemos programas para padres y conocimientos transversales (u oficiales en forma de asignatura) sobre lo que es la cacafú del funcionamiento de las cosas, o no?

Esta entrada fue publicada en Abracadabrantizaciones y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

11 respuestas a Típico post del que luego te arrepientes

  1. miguelgato dijo:

    Mientras escribo esto me imagino a mi mismo aproximándome a ti en círculos con las palmas de las manos por delante mientras agitas tu bate de beisbol.
    El saber que a cierta edá uno o una ya no está pa tontadas es un punto importante ya que hay una gran cantidá de personas (y cada vez mas) que no lo llegan a saber nunca.
    Tu duda también la tengo yo, el caso es que la gente legisladora de qué es lo que deben aprender nuestros hijos, pertenece al grupo de los que no se enteran de lo de las tontadas.

    Si quieres me pillo yo otro bate, besos.

  2. laMima dijo:

    Anda que no hace tiempo que me pregunto lo mismo que vosotros…joplas.
    Supongo que lo suyo sería tener alguna pista. Si lo piensas la condición humana permite a veces, sobre todo a los menos empáticos, no tomarse en serio la cosa hasta que no te toca así que no sería tan grave ¿o que?.
    Buah, pero lo felices “like a perdices” que viven nuestros rorros es un tesoro tan grande…¿como la hostia que llegará luego?.
    Paro, que no te estoy solucionando ná.
    Venga otro bate.

  3. elToño dijo:

    ¡ 45 TACOS ! Si eres una cria, ya veras como maltratan los 50

  4. Santi dijo:

    Que yo el bate no sé donde lo tengo, pero tengo lo que viene siendo un “parpalo” (una barreta de aproximadamente dos metros de largo y unos cuarenta kilos de peso) que cuesta levantarla, pero, donde da, hace marca.

    Y, ya que hemos formado somatén, leamos la pregunta y respondamos: los niños no son tan tontos como nos hacen creer, lo que pasa es que saben que, a veces, a los mayores, hay cosas que nos vienen grandes, y no quieren que nos avergoncemos (aún) delante de ellos.
    yo, por si acaso, voy instruyendo a mis pequeñas en lo que se les viene encima.
    Y, todas las noches, les pido perdón por cuando sean mayores.
    un beso, Mari, que los jovenzanos venimos pegando fuerte y no “himos de reblar”.

  5. jabola dijo:

    Inde: sobre el ¿Qué hacer? un tal Vladimiro Ilich U. escribió un opúsculo en un momento determinado de la vida, de su vida. ¿Qué hacer? Interesante y vital cuestión. Desde el lado de la barricada del que ya hizo, o no hizo, te digo mi opinión. No hay que hacer nada, nada en especial: hay que vivir, vivir tu vida que será la de tus hijos. Mira, con estas medidas, ejem, saldrás, saldrán adelante y serán personas, que es de lo que se trata. Van las medidas pues:
    Tres almudes de tolerancia, un almud de escepticismo y diez almudes de bondad harán que tus hijos , sin especiales enseñanzas y por epitelio, sean coherentes y buenas gentes, sin que los cacafús, ¿o cacafuses?, de la vida les afecten.
    Vivir, vivir sin más, ese es el programa. ¡Ay, que tarde llegamos a algunas cosas! A los sencillos saberes, por ejemplo.
    A ver si quedamos un día y echamos un párrafo. Con mis mejores saludos.

  6. ¿Se ha arrepentido ya del post o qué?
    Yo opino que a los niños hay que decirles de todo cuando van por debajo de mi casa ahí con los patines en línea rin-ran rin-ran, todo el día, aunque no lo hago por la cosa de las represalias paternas. Pero luego también hay críos muy ricos que son para comérselos. Mire, el otro día estaba mi señora ahí jugando con una cría muy majica a construir un parque del agua con piedras y cosas que encontraban por ahí. En estas que en un momento que la cría se me acerca buscando piedras le digo: «Oye, que si te aburres de jugar con mi señora o te cansas de ella, vienes y me lo dices» y la cría me responde muy expresiva moviendo las manos: «¡No, no, no, no te preocupes, si lo estamos pasando muy bien, muy bien!», y entonces pensé que la cría en una sola respuesta me había querido calmar, para que me quedara tranquilo y me despreocupara, había defendido a mi señora como compañera de juegos y a su vez me había informado de cómo se encontraba ella jugando con mi señora. Conclusión: esa niña empatizaba de maravilla. Pienso yo, que sabe que no sé mucho de esto pero lo suelto igual, que puestos a enseñar cosas a sus niños, lo mejor de todo es enseñarles a empatizar. La inteligencia interpersonal que dicen. Lo demás ya, viene rodao.

  7. admin dijo:

    Una cosa sí que tengo clara que les voy a enseñar (aunque ya se darán cuenta ellos solicos): que los amigos son una de las cosas mejores del mundo.

    Ah, sí.

  8. Vale pero, mejor que los amigos, enséñeles que lo mejor son los brotes germinados. Oiga, todo el día que estoy con lo de los germinados. Que si un día pongo las semillas en remojo, que luego las pongo en la parrilla, que si les echo agua, que si crecen, que si arranco los germinados cuando han crecido, que si me los como. Es un no parar. Así, con lo entretenido que es, como que ni me planteo lo de tener hijos. ¿Ve qué horas son? pues hale que me voy a poner las semillas ya hidratadas en las parrillas.

  9. admin dijo:

    Harry, que lo que pasa ejque pa enseñarles eso lo tengo que aprender yo primero; y si lleva tanto tiempo… no sé si voy a dar de mí, ¿eh? Que bastante me xode levantarme a las cinco de la mañana si tiene sed la Julia o al Quinito le apetece cambiarse de cama, como pa liarme a poner semillas hidratadas en parrilla. A esas horas. Uf, no, no.

  10. Eso es que no los ha probado. Oiga, yo es que ya sin germinados no puedo estar. Que tengo dos parrillas ahí germinando y me entran sudores frío de pensar que igual esta noche aún no tendré los germinados a punto para la ensalada, que los veo muy pequeños aún. A otros les pasa con la dronga, pues a servidor con los germinados.

  11. Inde dijo:

    Le iba a decir que podríamos quedar a merendar debajo de un pino gordo, y que usté trajera germinados y nosotros llevábamos nuestra sempiterna tortilla de patata, pero… ¿y si los pruebo, los germinados esos, y me adicciono? Hala, adiccionada a los germinados, toma, otro adiccionamiento más que sumar a los varios que ya tengo, ¿usté cree que me conviene? ¿O merece la pena pagar ese precio?

    Asesoríceme, por favol.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *