Exceso de publicidad

Me canso de leer la prensa y las revistas con la vista fija en la página par, despreciando la impar por sistema.

También de que los logos de las instituciones, bancos y empresas que patrocinan los actos culturales y oenegésicos se vean más que los contenidos, por otra parte escasos.

De que en las escuelas, de tanto en tanto, se cuelen “campañas educativas” de tres al cuarto que no son más que campañas publicitarias groseramente camufladas, que los niños nos traen docilmente a casa con muestras de productos varios y merchandising de todo color.

E incluso de que en las manifestaciones casi todo quisque vaya con banderitas y camisetas y gorras y pines y garambainas de un partido, sindicato u organización la que fuere, convirtiendo cada acto de ésos en un acto publicitario al margen de la causa que lo haya impulsado.

De las noticias pagadas, los reportajes pagados.

De las portadas colonizadas, usurpadas, forradas en los gratuitos.

De la radio y la tele ya ni hablamos…

De que, en fin, la publicidad desplace a la información y la condicione, haciéndola espuria (en la segunda acepción de la palabra).

Esta entrada fue publicada en Abracadabrantizaciones y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

16 respuestas a Exceso de publicidad

  1. laMima dijo:

    A me jode especialmnte la que sale en el ordenata mientras estas navegando.
    Ahora mismo, para llegar a tí, he tenido que cerrar unas cinco ventanitas con ofrecimientos diversos. Y algunas son chungas, pero chungas de cerrar. Son como bofetadas.
    Ains.

  2. 39escalones dijo:

    Pues sí, aunque leído junto a un anuncio de “Visite Lisboa” el argumento algo de fuerza pierde… Ocurre en todos los ámbitos: cuando editas un folleto para cualquier evento universitario ya cuentas con que una página del tríptico o díptico que se trate es ya para recoger patrocinios, subvencionadores y demás zangolotines que, en el mejor de los casos, han sido más un obstáculo que un apoyo para levantar el asunto.

  3. ¿Pero ha visto el botonaco gordo de color rojo que le han puesto en su blog? Yo le confieso que lo he pretao, que veo un botón rojo y se me van los dedos, que menos mal que no me quisieron coger de controlador de botoneras cuando lo de la guerra fría. He visto el botón rojo y hale, a pretar. Que me ha tocao un juego de un casino o algo así.

  4. Inde dijo:

    ¡Anda la fostia! Pos no, que no lo había visto. Voy a llamar enseguida al Emilio, a ver si pué hacer algo.

    Madreeeeee…

  5. Bua, pero si mola mucho. Yo se lo decía al hilo de su entrada, que se quejaba de mucha publicidad y me le han puesto ahí un botón gordo que, entre nosotros, es verlo y dar ganas de pretar y pretar. Me están entrando ganas de pretar otra vez a ver qué pasa.

  6. Inde dijo:

    Ay, no, don Harry, que ya lo han quitao. Ufffff…

    No, siejque tengo el don de la oportunidaz!

  7. Javier dijo:

    Ya, ya.
    Pero no cabe la sorpresa, desde que en la política (y yo reivindico constantemente la acepción etimológica y el concepto de la palabra) en lugar de ideólogos hay directores de marketing

  8. Pues a mí me gustaba el botonaco. He vuelto a entrar para darle otra vez… ¿y ahora qué hago?

  9. Badil dijo:

    A mi no me sale ningún botonaco. ¿Por qué no me sale ningún botonaco?
    Inde, dígale al Harry que lo suelte, porfa.

  10. Que es que lo han quitao, Badil. Era un botonaco rojo así de grande que titilaba y todo.

  11. admin dijo:

    No lo han quitao, no: se ha ido solo. La publi ésta “on line” es lo que tiene, que cambia conforme a ella (o a alguna función u coso random) le da la gana.

    Oigan, que a mí no me gustaba miaja, que era mareante…

    Javier: deacuerdismostoy.

  12. Sí, pero la cuestión es que ya no está el botón rojo.

  13. admin dijo:

    ¿Cómo que no está? Bien gordismo y bien colorao lo tiene usté, don Harry. ¿Ande ha metío las gafas?

  14. Badil dijo:

    Ahí está. Joer, y bien hermoso.
    Osti tú , que hace psch psch.

  15. admin dijo:

    ¿Y cómo es que les gusta a ustedes? ¡Yo le haría cromfsch, protch, ptaf, clinnnng!

  16. ¡¡¡Ay, el botón!!! ¡¡¡Ay qué bonico que es!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *