Los animales y el respeto

No me gustan las corridas de toros.

Acaban de ser prohibidas en Cataluña. Menos mal que antes lo fueron en Canarias, porque si no tendríamos que aguantarnos aquello de que Cataluña ha vuelto a ir por delante de España y le ha dado la enésima lección.

Cuando se prohibieron en Canarias no se armó tanto revuelo. ¿Por qué ahora sí? Sólo encuentro respuestas que nada tienen que ver con el respeto a los animales.

Cerca del coso taurino barcelonés está el zoo. Lo visité un día y no he visto cosa más deprimente y más triste: espero que la siguiente iniciativa de los defensores de los animales sea eliminarlo, porque es una vergüenza. Aunque me temo que para esto no tendrían tanto apoyo, ni gozarían de tanta repercusión mediática. Nuevamente, por razones que nada tienen que ver con el respeto a los animales.

Por no hablar de que el revuelo que se ha montado con lo de las corridas en Cataluña lo merecería mucho más una campaña dedicada a denunciar el maltrato animal en las explotaciones ganaderas industriales, que eso es mucho, mucho más horroroso que lo de los toros… y no armamos tanto ruido.

—————————–

He repasado por la web lo que hay sobre el asunto antitaurino, he visitado la página de Pacma y otras relacionadas… y me parece, sinceramente, que la causa animalista no cuenta con buenos defensores en gente tan agresiva.

Pongo un ejemplo. Tiene un lugar destacado, en esa página y en otras, Xavier Bayle, un dibujante que escribe soflamas pretendidamente igualitarias y defensoras de lo ético. Pero no parece muy creíble alguien que pide respeto si él no lo muestra. A mí, la verdad, lo que me provoca es rechazo.

Me recuerda a esos antitaurinos que hacen comentarios verdaderamente sanguinarios y sádicos contra los toreros cuando estos tienen alguna cogida: ¿eso es respetar la vida o es ponerse al mismo nivel del que mata?

No me gusta la “fiesta” de los toros, no. Pero algunos planteamientos de los antitaurinos, tampoco. La causa animalista todavía está muy verde, o muy ‘bestia’, a mi entender.

Esta entrada fue publicada en Abracadabrantizaciones y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

12 respuestas a Los animales y el respeto

  1. elToño dijo:

    – donde este una buena corrida que se quite el futbol
    – ¡ y los toros !

  2. admin dijo:

    Oooooleeeeeé!!

  3. elToño dijo:

    Ahora fuera de bromas, en el 2006 en Mataro, una niña de 12 años murio en una fiesta barbara que se practica eb Cataluña que se llama Castellers. Esta niña seguro que no habia subido a mas de 10 metros de altura por iniciativa propia, si no seguro que habia sido influida por el degenerado de su padre.
    Antes de preocuparnos de los animales, tendriamos que empezar a preocuparnos por las personas. Si alguien se asombra de esta noticio, es por que no se le dio ninguna repercusion no fuese que diese lugar a alguna polemica amb els de la ceba, pero puede documentarse en cualquier hemeroteca

    http://www.e-mergencia.com/foro/showthread.php?t=17699

  4. Pues yo me alegro, todo lo que sea eliminar fiestas taurinas me alegra. Pero ojo, que luego veo a los antitaurinos y me pongo igual de malo. Así que mi sueño es que desaparezcan los toros para que así desaparezcan los antitaurinos también (y digo todo espectáculo taurino, que luego hay mucho tontolaba que muy antitaurino muy antitaurino pero que luego corre en sanfermines como el que más, que habrá que decidir qué es guay en el mundo taurino y qué no es tan guay). Hala a cascarla todos. Hoy salía un torero en la tele que decía que con el asunto de la prohibición estaba viviendo la dictadura que no había vivido en su momento por la cosa de la edad. Pobrecico.

  5. admin dijo:

    Hay que ver lo que gano no viendo la televisión, siño Harry. Ufffff…

  6. Robespierre dijo:

    Me gustan, relativamente, los toros, puesto que los he visto desde niño, pero no encuentro ni un sólo argumento válido para defenderlos. Es una barbaridad. Lo que me chirría más es la forma en que se ha hecho en Cataluña con mucha carga nacionalista. Vamos que aprovechando a los “naturalmente” antitaurinos, se suben al carro si piensan que pueden hacer un “agujerito” para su proyecto. Por eso se les ha quedado la boca chiquitita con lo de los “bous al carrer” y otras barbaridades (eso sí, muy catalanas, ¿por cierto, la Cataluña norte también los va a prohibir?). Porque de prohibir, que no me gusta demasiado, prohibiría directamente las fiestas de vaquillas en los pueblos que eso sí que es una animalada. En definitiva: No a los toros, no a los nacionalismos excluyentes, sí al individuo, al ciudadano, a los derechos humanos y animales (ambos inalienables).
    En cuanto al asunto de los zoos, es peliagudo. Porque, de suyo, suelen ser bastante deprimentes, pero por otra parte sirven, y mucho, para fomentar en los niños el interés por los animales, puesto que les sensibiliza mucho más la presencia física real, sentirlos, olerlos…que los miles de documentales que puedan ver. La pregunta es: ¿es lícito sacrificar la vida de algunos ejemplares en pro de la conservación del resto? No tengo clara la respuesta. Lo que sí debería exigirse es que las condiciones de dichos recintos sean todo lo dignas posibles. Es cierto que lo ideal sería conocerlos en su entorno natural, pero eso no es posible con muchos animales, bien por su lejanía, bien por su escasez y la dificultad de localizarlos.
    Por último, los zoos pueden ser buenos reservorios genéticos, y gracias a ellos se han podido recuperar algunas especies.
    En fin, un asunto complejo (que son los mejores).

    Hala, saludos para todos.

  7. elToño dijo:

    Esto si que es un espectaculo CRUEL

    http://www.youtube.com/watch?v=4JiYXg55WXg

  8. admin dijo:

    Toño… ¿tú te pués creer que m’hi emocionau?

  9. Robespierre dijo:

    Desconozco como están las leyes en este asunto, pero al tratarse de menores, intuyo que podrían caber responsabilidades para los padres que permiten a sus hijos ese tipo de “proezas”.
    Y si hay accidentes… (mejor no pensarlo).

  10. Me cago en el copón bendito y en to lo que se menea, que ahora se debate si es lícito prohibir o no es lícito prohibir un espectáculo cuyo único fin es matar a un bicho grande. Que lo ampara la tradición. Ojú, la tradición. Estamos tontos, pero tontos. Y los ganaderos, pobrecicos. Que levante la mano todo aquel que pase por este blog y que viva gracias al negocio ganadero. Hombre, a ver si a estas alturas me voy a tener que preocupar por los ganaderos. Que estamos tontos. Que estamos tontos…

  11. admin dijo:

    Harry, eso es que cuando no hay excusas pa defender algo hay que recurrir a cosas que no tienen fundamento, ni sentido, ni común. Pero yo creo que esas pampiruladas no se las creen ni ellos: “la fiesta” lleva décadas de capa caída (nunca mejor dicho), que en cuatro días se acabará ella sola sin necesidad de que la prohiban (aunque si la prohiben, tiempo que se ganará). Además de que si no fuera por eso NI DE COGNIA se habrían podido permitir los políticos tomar semhajante decisión como la tomada en el parlament.

    O sea, que felicidades a la sociedá spañola en su conjunto, que en su mayoría no pisa las plazas ni ganas que tiene.

  12. laMima dijo:

    En mi pequeño retiro he seguido un pelín la cosa esta y lo mejor de lo mejor fue escuchar a una moza en la radio referirse a Manolo Molés (insigne periodista taurino “ande los haiga” parece ser) como “Maestro Molés” en una mmm..¿tertulia? comentando la grave afrenta al estado español y al sentido patrio de la prohibición. Y apelando al arte, y a la hombría del torero….Me perdí la intervención de Curro Romero que, según mi santo, fue para nota.
    Me encanta saber que se anticiparon los canarios, si señora, y me fastidia lo indecible que se pierdan los argumentos en chorradas cuando simplemente se trata de calibrar si es ético, razonable…humano…hacer espectáculo del sufrimiento ajeno. Del SUFRIMIENTO.
    Yo hace un tiempo que estoy hasta el moño de las tradiciones, ya sabéis, pero ya no es eso…es que los toros me aburren una barbaridad. Acabé hasta las narices de las fiestas patronales basadas en vacas, vacas y más vacas (demonios; las metían incluso dentro de los bares) y hace ya tiempo que me paré a pensar en todo esto y, no, no le veo pies ni cabeza.
    Lo de los zoos Robespierre…. el miércoles anduvimos por Cabárceno. Después de Cabárceno uno no puede ir a un zoo. No.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *