Ahora, que avisen a los que la contaminan

Por fin, la ONU ha decidido declarar el agua como derecho humano fundamental. La verdad es que vergüenza tendría que darles: el hecho de que no lo hayan hecho hasta ahora dice muy poco de las instituciones que deberían garantizar esos derechos.

Creo que expresa muy bien la situación este artículo del director de la revista Ecoportal:

La ONU declaró que tenemos derecho a beber agua potable, ahora que le avisen a los que la contaminan

El 10 de diciembre de 1948, la Asamblea General de las Naciones Unidas aprobó y proclamó la Declaración Universal de Derechos Humanos. Se incluyeron en la misma los derechos de todas las personas a la igualdad ante la justicia, a la educación básica, al trabajo, a la vivienda, la vestimenta y a la seguridad social. Sin embargo nada se dijo en esa oportunidad sobre el derecho al agua, quizás porque en ese momento no se pensó que el agua podría convertirse en un producto comerciable.
Ante el planteo del presidente de Bolivia Evo Morales, la Asamblea General de Naciones Unidas, ha declarado hace unas horas que el agua potable y el saneamiento son Derechos Humanos esenciales para el pleno disfrute de la vida. Fueron 124 Estados los que votaron a favor, 0 en contra y 41 abstenciones
Entre los países que se abstuvieron de votar, se encuentran EEUU, Suecia, Dinamarca, Canadá, Japón, Australia y el Reino Unido.

Decir que tenemos derecho a consumir agua potable es lo mismo que decir que tenemos derecho a respirar aire puro o, dicho de otra forma, que tenemos derecho a vivir. Por lo que a primera vista parecería bastante estúpido tener que contar con una resolución que lo haga.
Sin embargo parece ser muy necesario, ya que al menos 884 millones de personas no tienen acceso a un agua potable segura y más de 2.600 millones de personas no tienen acceso a servicios sanitarios básicos.

El derecho al agua potable no es vinculante en el marco del derecho internacional, por lo que su cumplimiento no es exigible por ley ni siquiera para los signatarios de la Declaración Universal de los Derechos Humanos. Pero esta declaración tiene un importante valor simbólico e influye en la política de la ONU y de varios países en donde el agua es tratada como una mercancía más.

La declaración del agua como Derecho Humano es, sin dudas, un paso importante. Pero de por sí sola no hará que ni una sola persona que hoy no puede acceder a la cuota mínima necesaria para su subsistencia, pueda hacerlo mañana.
[…]

Empresas mineras, hidroeléctricas, automotrices, textiles, petroleras, pasteras, de agricultura industrial y de refrescos como la Coca-Cola, entre muchas otras, consumen y/o contaminan billones de litros de agua por día. La mayor parte sin controles, ni penas, ni consideración de su impacto ambiental.

El uso del agua por parte de las empresas está desbocado, descontrolado y deshumanizado. Su escasez se debe principalmente a eso, y la implementación de las medidas necesarias para que se facilite su acceso es una deuda que estas empresas y los países que se han beneficiado, y lo siguen haciendo, deberían pagar. Esto no lo dice la resolución de la ONU, lo dice la realidad de un tercio de la población mundial, que sufre las consecuencias cada día de sus vidas.

Esta entrada fue publicada en Abracadabrantizaciones y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *