Yesa, todavía

Desde que salió en el BOE del sábado, llevo dándole vueltas a la declaración de impacto ambiental favorable al recrecimiento de Yesa. (La noticia en prensa se puede ver aquí, aquí y aquí).

Le doy vueltas porque el “órgano ambiental” encargado de la evaluación del proyecto basa esa declaración favorable sobre un único argumento, y es el siguiente: dado que el recrecimiento de Yesa a cota 521 tuvo en su día (año 1999) el visto bueno ambiental, un recrecimiento que reduce en 10 metros esa cota, hasta la 511, ha de tenerlo con más motivo.

Tendría toda la lógica del mundo si no fuera porque la declaración del año 99 no emitió, de ningún modo, un dictamen favorable. Se lo copio seguidamente, aunque pueden consultarlo también aquí:

Se considera que, con la documentación aportada por el promotor, de las alternativas mencionadas en el expediente de evaluación de impacto ambiental, la consistente en constituir un embalse con cota máxima de agua 506 metros es la más favorable para el medio ambiente, si bien es insuficiente para la satisfacción de los objetivos específicos que justifican el proyecto. Razón por la que la alternativa viable es la del embalse de cota máxima de agua de 521 metros.

La relación de impactos significativos y de soluciones que se ofrecen […] ponen de manifiesto las consecuencias sobre el medio ambiente, tanto en los aspectos ecológicos como socioeconómicos de la zona afectada, que deberán ser debidamente tenidas en cuenta en la adopción de la decisión final.

¿Ustedes ven ahí alguna declaración favorable al recrecimiento a cota 521?

Se afirma que la alternativa de recrecimiento máximo es la única viable (valoración en la que, por otra parte, no tendría que entrar una declaración de este tipo, pues no es su competencia), pero no se pronuncia sobre su impacto ambiental, que más bien parece quedar deliberadamente en entredicho, hasta el punto de recomendarse que se tengan en cuenta sus consecuencias a la hora de adoptar “una decisión final”…

¿Qué clase de evaluación ambiental “favorable” es esa?

Sin embargo, es el único argumento sobre el que se basa la evaluación positiva del proyecto actual…

Madre mía. Les animo a que se lean el texto de aquella declaración del 99, porque es sólo página y media pero resulta más que suficiente para darse cuenta de lo mal que se hicieron las cosas, lo que justifica con creces la muy ambigua declaración final que acabo de copiar. No me habría gustado estar en la piel de los técnicos ambientales encargados de hacer aquella evaluación (ni tampoco en la de los que hayan tenido que hacer la actual, si es que todavía han dejado alguno que se ocupe de verdad del medio ambiente).

Yo esperaría de nuestras instituciones un poco más de seriedad. Que el de Yesa no es un asunto menor, oigan: esfuércense un poco por hacer las cosas bien. Claro que si se hicieran las cosas bien, a lo mejor es que salía otro resultado del que se acaba de publicar…

En cualquier caso, no sé si esta declaración ‘ambiental’ supone en realidad un avance para la realización del recrecimiento, o no: la obra se enfrenta con un problema serio, y es que tienen una ladera inestable. Eso es un dato, no una elucubración. Y sobre ese extremo, que es fundamental, la declaración ambiental no ha querido entrar:

el análisis y la valoración exhaustiva de riesgos sismológicos y de seguridad de la presa deben ser objeto del control […] de la Dirección General del Agua.

O sea: los de Evaluación Ambiental se han quitado el muerto y se lo han endosado a los de Aguas, que son los que ahora tendrán que asumir –veremos si lo hacen– la responsabilidad sobre el tremendo sobrecoste que supondría estabilizar esa ladera movediza (ya lo está generando, de hecho) y, más aún, sobre el riesgo que entraña llevar adelante esa obra.

La directora general de Agua se llama Marta Morén Abat. Menuda le ha caído encima.

ACTUALIZACIÓN:

El domingo, a Artieda.

Esta entrada fue publicada en Abracadabrantizaciones y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

14 respuestas a Yesa, todavía

  1. Montañesa dijo:

    En realidad lo que hace Calidad Ambiental es dar carta blanca al promotor y quitarse el marrón de encima. Al fin y al cabo la Dirección General del Agua es la que hace el recrecimiento de Yesa a través de la CHE que depende de dicha DG

  2. admin dijo:

    Todos son parte del MARM, incluso el CEDEX, que ha sido el que ha dicho que el problema geológico no impide la tramitación de la DIA. Pero a ver quién le pone el cascabel al gato…

    No es ‘carta blanca’: es la esperanza de que otro asuma la responsabilidad de un riesgo grave. Y eso los políticos no están muy dispuestos a hacerlo. Seguramente confían en que nadie se enterará, ni menos se acordará en el futuro, del nombre del político que dijo que no importaba un pepino que el Camino de Santiago quedara inundado en varios kilómetros; se puede jugar con muchas cosas sabiendo que luego no te va a pasar nada. Pero, ojo, asumir esto… es otra cosa.

  3. angel dijo:

    a mí lo que me ha llamado la atención es la declaración de no sé que subnormal con mando en plaza que ha declarado (cito de memoria) que “lo de la falla no es importante porque la presa lleva 50 años construída y no ha pasado nada”. no se puede ser más sinvergüennza y cabrón, pero tampoco puede ser más conformista una sociedad que no le exige que se de el piro y se vaya a tomar por culo. por cierto, vaya cuadrilla de inútiles que tenemos en este país diseñando presas; si os fijáis veréis que el estribo izquierdo de la presa de el grado también se sujeta sobre una falla. y luego dirán que somos una banda de radicales…

  4. admin dijo:

    Esto que dices figura en el BOE que tengo delante, el del sábado pasado; es la contestación a un informe de la Universidad de Zaragoza en el que se pide que se estudien en profundidad los aspectos geotécnicos, y en particular la existencia de la falla situada bajo la presa actual, “al suponer un riesgo considerable para la seguridad del proyecto”. También denuncia la falta de un informe de investigación geotécnica adjudicado por el MARM en enero de 2008.

    El promotor, o sea la CHE, dice que todos los estudios realizados hasta la fecha se han tenido en cuenta para la redacción de este modificado al proyecto de recrecimiento. También opina que el informe de la Universidad de Zaragoza, elaborado por el doctor Antonio Casas, “desarrolla una serie de opiniones no fundamentadas” que descalifican “al nutrido grupo de expertos y técnicos que ha participado en la realización de los diferentes estudios y ensayos”; si bien reconoce, como tú dices, que la falla existe y que hasta ahora no ha pasado nada. Lo copio literal:

    “En este sentido, recalca el hecho de que la actual presa lleva más de 50 años en funcionamiento con la falla en cuestión en sus cimientos sin producirse ningún problema de filtraciones o inestabilidad”.

    La cosa es que no estamos hablando de la presa actual, sino de un recrecimiento que la duplica.

    La Universidad de Zaragoza dice: creemos que existe un riesgo por la presencia de esa falla, y pide estudios en profundidad. La CHE contesta que ya se ha tenido en cuenta, así, sin dar más explicaciones (que sí se dan para otras cosas, como por ejemplo sobre cuestiones relativas a afecciones a los LIC y ZEPA).

    Esta respuesta no convence ni siquiera a los técnicos de la Dirección General de Evaluación Ambiental, puesto que tienen cuidado en dejar claro que las cuestiones sobre seguridad son ajenas a su competencia, y que es el promotor de la obra el encargado de la “identificación, presencia y necesaria vigilancia […] de cuantas medidas entiendan adecuadas para asegurar la seguridad del proyecto”.

    Todo esto deja entrever que no hay unanimidad entre los propios técnicos del Ministerio. Eso me tranquiliza un tanto: hay gente prudente que no está dispuesta a tirar a la brava por la calle de enmedio, a cualquier precio.

  5. angel dijo:

    el problema fundamental es que las fallas tienen la persistente e inveterada costumbre de moverse. pueden tardar 10, 20, 100 o 200 años, pero se mueven. por eso, no acabo de entender yo esa puñetera manía de sustentar grandes moles en una estructura geológica quebradiza por definición, se recrezcan después (que ya son ganas de incordiar) o no.

  6. admin dijo:

    Bueno, con Yesa ha habido suerte y un cálculo de resistencia bien hecho, supongo. Cuando se construyó ya hubo sus más y sus menos entre los técnicos, que conste. Pero ahora, recrecerla… joer, yo creo que finalmente se impondrá el buen sentido. ¿Soy una ilusa?

  7. admin dijo:

    Que no, que no; que no me puedo creer que llegue el día en que se haga.

  8. Montañesa dijo:

    El nombre del político que dijo que el Camino no importaba un pepino y que se podían trasladar las ermitas y variar el trazado del Camino es el “historiador” Domingo Buesa Conde, a la sazón cronista oficial de Jaca. El mismo que olvidó en su libro sobre Jaca de incluir las manifestaciones contra el recrecimiento de Yesa y el paro pirenaico.

  9. Pingback: La Enredadera

  10. Juanelo dijo:

    Conocí hace bastantes años a René Petit, el ingeniero francés que redactó el proyecto del primer embalse de Yesa, un verano en Candanchú. Varias veces hablamos de ese embalse y de las preocupaciones y noches de insomnio que le costó cuando tuvo conocimiemto del estado de la ladera donde se anclaba el estribo izquierdo de la presa.
    Se lamentaba de que en aquellos tiempos los estudios geológicos y geotécnicos estaban en mantillas y no aportaban gran conocimiento de las formaciones sobre las que se actuaba.
    Recuerdo como afirmaba con rotundidad que de haber sabido sus características y el riesgo que comportaba, jamás hubiera situado la presa en ese emplazamiento.
    Parece que con el paso del tiempo, algunos prebostes no aprenden y supeditan ciertos intereses a la seguridad y al interés general.
    Es triste e indignante.

  11. admin dijo:

    Este hombre afirmó más de una vez que él no se atrevería a recrecer esa presa, y sus palabras quedaron recogidas en una entrevista que se publicó hace años. Es fácil encontrar el enlace buscándolo en Google. Y él no es sospechoso de “ecologista radical”, me parece.

  12. Montañesa dijo:

    René Petit, su constructor, habla en exclusiva para NAVARRA HOY sobre el recrecimiento del pantano :

    “La ampliación de Yesa me daría mucho miedo”

    http://www.yesano.com/renepetit_DN19831106.htm

  13. admin dijo:

    A esa entrevista me refería, precisamente, Montañesa. Gracias por el enlace.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *