Adiós, amigo

Ha muerto Labordeta.

Hoy es un día triste.

Hoy, en el fatídico día de las alabanzas, todo el mundo se liará a decir que fue su amigo, que hizo con él tal o cual cosa, que estuvo con él en tal momento o en tal otro…

Y lo hará todo el mundo porque con todo el mundo tuvo él que ver: dejó un reguero inmenso de amigos. No hubo pueblo que lo reclamara para algo adonde él dejara de ir. Alumnos, fans de sus canciones, lectores de sus libros y de su poesía, admiradores de su forma de entender y hacer política… Miles, miles, miles y miles de amigos por todo Aragón y por toda tierra donde se le conoció.

Todos lo quisimos, y lo querremos siempre, como a tal.

Adiós, Labordeta. Y gracias. Por cómo fuiste, por todo lo que hiciste, por todo lo que nos dejas.

Esta entrada fue publicada en Canela de la molida, La vida misma y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

10 respuestas a Adiós, amigo

  1. Ángel Vergara dijo:

    Agudísima y acertada visión, como siempre. Así que, con tu permiso, suscribo tus palabras totalmente.
    Un abrazo.

  2. entrenomadas dijo:

    A mí no me sale ni una palabra. Me he puesto a escuchar “Somos” y la “Albada” y así todo el rato. No me sale ni una palabra, salvo gracias, Labordeta, eternamente gracias.

    Un beso,

    Marta

  3. admin dijo:

    Madre qué sensación de vacío. Kagonlaleche qué llorera más tonta llevo toda la mañana. No sé, no pensaba yo que me iba a dar por ahí. Como para ponerme la Albada, Marta, buf…

    Ángel, un abrazote enorme.

  4. laMima dijo:

    Ay, llevo los ojos arrasadicos todo el día. Que penica jolines..que mal..

  5. laMima dijo:

    Me he acordado de nuestra foto..que lujo Mari..

  6. Yo también me he acordado de la foto que cita Inma, y de lo mucho que me reí cuando la vi 😉
    He estado todo el día en tus palabras Marisancho. Es cierto que en facebook he puesto una alabanza, tan cierto como que no conocí a Labordeta, sin embargo hablé con él una sola vez y, no se, creo que mañana me apetecerá contarlo, eso si, no habrá alabanzas… ya verás 😉

    Salu2 Córneos.

  7. admin dijo:

    Dieciseisañeros, en un instituto de pueblo, conseguimos el teléfono suyo, lo llamamos, le pedimos que venga a cantar y viene. Así de fácil… ¿Quién haría una cosa así? Sólo Labordeta.

  8. admin dijo:

    Javier, cuando se muere alguien querido es la reacción lógica: “te acuerdas cuando…”, “era así o asá…”, “la última vez que hablé con él…”, “y aquella vez…”

    Pues se nos ha ido alguien muy querido a todos; por eso todos, lo primero que hacemos, es eso. Fijamos en la memoria, para siempre, aquel concierto, aquel saludo, aquella vez que vino a nuestro pueblo, aquella anécdota… Necesitamos sentirnos cercanos a él.

    Lo hermoso es que seamos tantos. Tanta, tantísima gente.

  9. Marga dijo:

    Somos muchos Mari, muchísimos. Nos hemos emocionao esta tarde en Zaragoza.

  10. admin dijo:

    Y yo en Tauste…

    Todavía no he pasado por la Aljafería. Supongo que me acercaré mañana. Me alegro de que la capilla ardiente esté ahí, claro. Al fin y al cabo, fue en su origen el “palacio de la alegría”… Pero lo suyo no era ese lugar tan emblemático. Eran más propias las calles, los bares, las aulas. Y, mejor que todo, la calle, la calle, la calle.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *