Juguetes y pantallas

Nos afanamos estos días los padres con el asunto de los juguetes para las próximas navidades. La manita extendida de la Julia abarca con un gesto circular las dos páginas de uno de los catálogos que han ido apareciendo ultimamente por casa, mientras dice: “Quiero esto”; y “esto” son TODOS los pifostios de la Barbi, de la piscina de perritos nadadores al armario purpurinizador (les juro que existe), pasando por la Barbie quiero ser dentista/canguro de niños.

El Joaquín tira más bien hacia los pokémon, los bakugan, los playmobil y las espadas de starwars. En fin, de libro.

Y me viene a la cabeza todo el rato el comentario que hacía, como de pasada, Antonio Martínez en un reportaje que publicó hace un par de domingos en El País Semanal y que no tenía nada que ver con esto (iba sobre Cataluña), acerca de las respuestas que hacen los niños de hoy al consabido “qué quieres ser de mayor”: decían que cocinero, maestra, bailarina, modelo, corredor, bombero con camión bmw…

el grupo tiene nulo valor estadístico, pero llama la atención un detalle: una generación que nació con una pantalla debajo del brazo, viven rodeados de cacharricos, y qué futuro tan poco tecnológico imaginan.

Es verdad… Los niños siguen queriendo ser más o menos lo de siempre: cualquiera en su entorno lo puede comprobar. Supongo que precisamente porque son una generación que ha nacido “rodeada de cacharricos”, saben perfectamente que esos cacharricos son una herramienta. Útil, estupenda, amplísima, entretenida, llena de posibilidades…

Supongo que ellos, nuestros niños, serán los encargados de desmontar las teorías de los agoreros que ven en esos cacharricos sólo y nada más que un mundo lleno de peligros, de historias negativas y adicciones perversas. A mí, de pequeña, me quitaban a cada rato los libros de las manos: “¡Que se te van a volver los sesos agua!”, me decían, siguiendo una vieja tradición que se remonta por lo menos a Cervantes. Hoy hacemos lo mismo con las pantallas: venga y dale estadísticas y estudios y sesudos artículos de gente pluscuamperfecta que auguran un negro futuro basado en la cantidad terrible de horas que nuestros alienados niños pasan delante de ellas.

Habrán de ser los críos de hoy los que nos expliquen, frente a las voces que hacen del ordenador “el coco”, algo tan obvio como que todo tiene su medida, sin más.

Esta entrada fue publicada en Abracadabrantizaciones. Guarda el enlace permanente.

14 respuestas a Juguetes y pantallas

  1. laMima dijo:

    No sé que me gusta más de la carta de Joaquín, el Bakugan “Dragonoide” o que la petición es “de este mes”:)
    Tienes mucha razón; el secreto de casi todo, siempre, es aplicar la justa medida. A veces no es fácil pero desde luego tampoco imposible.

  2. http://bakureal.blogspot.com/2010/04/blog-post_17.html

    Para que no se equivoque Papá Noel, que está muy mayor e igual en lugar de un Bakugan Maxus Dragonoid me le lleva al Quino otra cosa que no le guste. Lo digo por experiencia, que yo pedía unas cosas y luego me traía otras el muy jodío. Nunca le pedí calzoncillos, ni camisetas de interior ni colonia a granel, pues no había año que faltaran.

  3. admin dijo:

    Ese es mismamente, ése, amigo Harry: un bicharraco rojo que está compuesto por varios bicharracos más pequeños. ¡Jo, qué control!

  4. admin dijo:

    Mima, ¿te das cuen? Papá Noel se va a pensar que a este niño le cae una catarata de juguetes tós los meses… Igual dice lo de “este mes” porque está todo el rato cambiando de idea, por si vuelve a pensárselo después de haber escrito la carta. ¿No? Qué sé yo.

    A mí lo que me enternece es que le desea feliz nochebuena a Papá Noel…

  5. laMima dijo:

    Si, que majico.
    Mari, que a mí lo de “dragonoide” me ha recordao a “Marcelinoide”..¿recuerdas tu post?

  6. admin dijo:

    Jamía, qué memoria tienes: no me acordaba, no. :DD

  7. José Luis dijo:

    Hola, Inde.

    Pues las maquinetas de hoy en día son una lacra para los niños en muchos sentidos . Y eso no tiene que ver con las virtudes de la tecnología, ni con que quieran seguir siendo bomberos y enfermeros.

    Un argumento es decir que todo tiene su medida (no creo que nadie lo cuestione) y otro diferente es criticar (esto creo entender) a quienes cuestionan esas herramientas en algunos (muchos) de sus usos habituales por parte de los chicos.

    Un saludo.

  8. miguelgato dijo:

    Dile que borre eso de H.DE.P.N en el licotero, no se vaya a pensar el pápa Noel que le esta diciendo otra cosa y deje al chico sin regalos.
    Yo hace dias que llevo pol coche algo así como el bakugan arena, que como su propio nombre indica es una cancha pa que riñan los moñacos.
    El resto de regalos los metí como un imbecil debajo la cama y me los ha encontrao el cabronazo.

  9. Inde dijo:

    José Luis: no niego que el tema tenga sus peligros y sus problemas, pero me parece que se está demonizando excesivamente el asunto. Por ejemplo, mira este artículo:

    http://www.elperiodicodearagon.com/noticias/noticia.asp?pkid=629634

    La autora se basa en un estudio (el enésimo) que afirma que “los estudiantes de entre 8 y 16 años dedican una media de hora y media al día a estudiar mientras que pasan cuatro y media ante la pantalla bien sea del televisor, del ordenador o de la consola”. Hora y media diaria después del tajo escolar me parece suficiente; y cuatro y media para pantallas sencillamente no me lo creo: no tienen tiempo material.

    Por otra parte, no es lo mismo la consola que el ordenador o que la tele, y lo metemos todo en el mismo saco.

    Pero lo gordo son las conclusiones que se extraen de ello: está en juego nada menos que la capacidad de razonamiento, de argumentación y de diálogo, e incluso, por el planteamiento que hace la autora, la propia democracia… ¿No es excesivo?

    Me parece que en el fondo, realmente, sí que se trata de un problema de medida…

    Saludicos. Me alegro de reencontrarte por estos pagos.

  10. Inde dijo:

    Miguel, tiés razón, pero ya no tiene remedio la cosa… Cruzaremos los dedos.

    Y lo de tus regalos… anda, que no tienes perdón: ¿cómo se te ocurre dejarlos debajo de la cama? anda, anda…

  11. Badil dijo:

    Entotal, según estudios parecidos fumarán porros a los 12, follarán a los 13, pegarán a los maestros a los 14, a los 16 habrán interrumpido embarazos cuatro o cinco veces, se beberán dos litros de don simón al día y…..
    Casi es preferible que se peguen 8 horas diarias al ordenador, consola o con la cabeza metida en la centrifugadora.
    Igual era mi abuela la que decía ” jamía, no te fíes de los que dicen que tienen estudios..”

  12. Inde dijo:

    Sobre todo si esos estudios son como los de algunas empresas demoscópicas desas. ¿Has visto, p. ej., este post de Entrenómadas? http://entrenomadas.wordpress.com/2010/12/20/yo-no-sirvo-para-las-encuestas-yo-no-sirvo-para-las/

  13. Badil dijo:

    Solutamente verídico. Hace ya mucho , cuando todavía aguantaba alguna encuesta telefónica, o sea hace mucho mucho, querían hacerle unas preguntas al cabeza de familia.
    Yo le dije que en mi casa era bicéfala, a lo que la señorita acabó la encuesta enseguida.
    Debió pensar que la quería reclutar pa señorita de vida alegre, o algo.
    Eso que ganas en tiempo, oye.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *