Gana la Wikipedia por goleada

Sigo asombrada el barullo que se ha montado con el tocho de Diccionario Biográfico Español que ha publicado la RAH. Y no solo por todo lo que se ha comentado estos días sobre las penosas biografías de Franco y otros, sino por un comentario leído en un artículo de El País titulado “Entre la decepción y la vergüenza“. Comenta en él un catedrático de la Universidad de Alicante que este Diccionario era

una obra ‘muy necesaria’ para la cultura española, ‘sobre todo en tiempos de abuso de la Wikipedia’.

Jojojo, me digo. Una obra muy necesaria para la cultura española… debería de haber sido, sí. Sobre todo cuando ha costado 6,5 millones de euros, diez años de trabajo y la participación de, supuestamente, los mejores especialistas en historia. Pero les ha salido, en primer lugar, una obra casi inaccesible por inconsultable: 50 tomos en una edición de 1.000 ejemplares que cuesta nada menos que 3.500 euros, y que no se cuelga en internet. Valiente difusión tendrá el tochacismo. ¿Para bibliotecas? Vale, bien. Pero dejarlo en eso es un churro. Primer pinchazo en la pretendida satisfacción de una necesidad de la cultura española.

En segundo lugar viene lo de la selección de especialistas, la documentación de las voces en algunos casos (pillada directamente de internet) y la falta de criterio y rigor en otros. Como todo esto ya se ha comentado a base de bien por ahí, no hace falta insistir.

Claro que habrá muchísimas voces estupendas, seguro que sí. Pero ha quedado claro que ni el dineral invertido en el proyecto ni el aval de una institución académica casitricentenaria, así de por sí, garantizan una suficiente calidad ni un rigor intachable.

Así, pues, ¿dónde queda frente a esto la Wikipedia? Pues en una clara situación de ventaja. ¿Que hay voces cutres? Sí. ¿Que hay carencias? También. ¿Que hay voces discutidas? Por supuesto. Pero ya vemos que en este tochazo también. Y, frente a él, la Wikipedia es tremendamente útil, universalmente accesible, gratis total, rectificable y mejorable sin costo, ampliable casi ad infinitum

Corrijamos ahora los entuertos del Diccionario (como piden, entre otros, el ministro de Cultura), aunque sean nada más que cien o doscientas voces de las 40.000: hala, venga, tira toneladas de papel, trabajo y dinero a la basura y gástalos de nuevo. Corrijamos lo que está mal o es cutre en la Wikipedia: en dos patadas y sin coste; y si se pagara a alguien o álguienes por ello, lo estaría por cuatro perras.

Jojojojo, repito. A ver qué es lo que necesita la cultura española, a ver. Los prejuicios, a la basura con las voces churruteras del Diccionario Biográfico. Los planteamientos editoriales de otra época, también. Que llevamos décadas (décadas ya, ¿eh?) rasgándonos las vestiduras por la posible “muerte de la edición en papel” sin darnos cuenta de que sólo están condenados a desaparecer de este soporte los tochacismos.

Esta entrada fue publicada en Abracadabrantizaciones y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

11 respuestas a Gana la Wikipedia por goleada

  1. Badil dijo:

    6,5 millones de euros dividido en 10 años, dividido en 12 meses, dividido en 30 días y pasao a pesetas (yo es que los euros en grande, si no los paso a pesetas, no se ande ando) me sale que viene costando unos 3 millones de pesetas al día.
    Y encima os quejareis de que no invierten en cultura, país de desagradecidos…

  2. Badil dijo:

    Me jiño.

  3. laMima dijo:

    También yo venía a decir algo parecido a Badil..pero como soy más sosa solo pensaba comentar ¿6,5 millones de leuros?¿no es mucho eso?….
    Lamadrequelosparió….

  4. Inde dijo:

    Yoesque no había sacao las cuentas… Mecá!

  5. Harry Sonfór dijo:

    Yo no sé, pero tampoco espero que, si me compro un libro, todo lo que aparezca sea cierto o, peor aún, me dé la razón en todo. ¿No cuesta menos que los molestos hagan un tachonete con tippex y luego pongan encima que Franco era un dictador remalo? Los tachones en los libros son muy saludables y los añadidos escritos a mano también. ¿No se ponen todo palotes los bibliófilos y expertos cuando se encuentran con esos comentarios escritos a mano en los incunables? Pues igual de felices se encontrarán los de dentro de dos siglos cuando rebusquen en esos tochos en las bibliotecas y los vean con tachaduras y añadidos. Así compararán los tachones de unas bibliotecas y de otras y hasta podrán sacar estadísticas según comunidad autónoma. Pero ¿reimprimir? Madre mía.

  6. Inde dijo:

    Claro, qué fácil es decir eso para alguien como usté, siño Sonfór, que tiene una fábrica de tippex escondida en el jardín, camuflada entre germinados de soja y cactus raros. ¿O se pensaba voçé que nomabíadaocuenta? ¿Eeeeeh?

  7. Harry Sonfór dijo:

    Naaa, a mí lo que me gustaba de verdad era esa pintureta de color marrón rojizo que se usaba para macizar los negros de los fotolitos, que se daba con un pincelito, así.

  8. Inde dijo:

    ¿Y olía a almoniaco o a disolvente o asín? Si era algo parecido al despintauñas sería fénstico…

  9. Harry Sonfór dijo:

    No, no, que va, era como una especie de barrete rojizo espeso que se disolvía con agua, como una témpera.

  10. Inde dijo:

    Ooooohhh… (léase con entonación descendente).
    Qué desilusao…
    Como no tenga un nombre bonito, el mejunje ése, no va a pasar de ser eso, un mejunjete… ¡Siño Sonfór, haga el favor de ponele algo de glamur u leches!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *