…que tire la primera piedra

Ya he dicho varias veces aquí que me molesta sobremanera que a los aragoneses nos tachen de desidiosos respecto de la conservación de nuestro patrimonio, y aún más que nos tachemos de ello nosotros mismos. Nuestro expediente no es, desde luego, para enmarcar; pero tampoco es peor que el de otros. Como muestra, un botón: vean lo que escribía el historiador del arte Josep Pijoan (una biografía más completa, en catalán, aquí) en el tomo de la monumental obra Summa Artis dedicado al arte gótico (pag. 547), sobre el mercadeo y expolio de obras de arte en nuestro país:

Los objetos más preciosos que se pudieron trasladar se han exportado, y el saqueo ha ocurrido en nuestro tiempo. Las leyes regulando su exportación no eran muy estrictas y, además, se exportaban de contrabando sin dificultad; los intelectuales, que debían haber defendido el patrimonio artístico, fueron remisos, apáticos, pesimistas… Se reducían a protestar con un artículo de periódico que no pudiera ofender a nadie, cuando los objetos estaban ya en una tienda de anticuario de París o Londres.

El autor de este libro fue durante cuatro años -¡sólo cuatro años!- miembro de la Junta de Museos de Barcelona; pero ya no fue reelegido, por su impaciencia. Pudo ver cómo se exportaban de la Cataluña catalanista objetos de gran valor artístico e histórico, y hasta disponiendo de recursos -pues la Junta entonces ya tenía presupuesto crecido para adquisiciones-, las estatuas y retablos se escamoteaban, porque, al decir de la mayoría, “de aquello” siempre quedaría bastante.

No está mal la autocrítica: algunos deberían practicarla de vez en cuando. Y otros, no pasarse.

Sobre el tema de los responsables, ya sé que me repito, pero aun así no me resisto a decirlo de nuevo: qué fácil es machacar a los pueblos, que casi nunca pudieron defenderse y que sin embargo fueron los únicos que pusieron resistencia cuando se enteraron de que se les llevaban las piezas de las iglesias. Más que fácil, es gratis. Y qué pocas veces nos metemos con los verdaderos culpables, que fueron quienes tenían la cultura suficiente como para apreciar el valor de aquellas piezas y/o la pasta (más que suficiente, sobrada) para llevárselas. Por no hablar del poder para autorizar o protagonizar los expolios, o para beneficiarse de ellos.

Esta entrada fue publicada en Abracadabrantizaciones y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a …que tire la primera piedra

  1. elToño dijo:

    Esta vez no estoy de acuerdo contigo Inde. Los aragoneses no tenemos remedio, nos hemos vendido el Vidal Mayor (primer fuero aragones), hemos quemado en plaza publica la carta puebla de Tauste, nos hemos vendido la portada de la Iglesia de Uncastillo, …..
    …. pero es que el patrimonio industrial tambien nos lo vendemos: se vendio a una multinacional la patente de la maquina de hacer tortillas, nos vendimos a otra multinacional la patente de inyección de polimeros….

    ¡¡¡ A VER SI DESPERTAMOS COJONES !!!

  2. Inde dijo:

    Que no digo que no hayamos hecho burradas, Toño: lo que digo es que las ha hecho hasta el Potito, hasta los que presumen de quemeseyoqué… ¡Que la etiqueta de desidiosos no nos la merecemos en exclusiva, que ya vale!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *