Historia de una quintada, I

Los nacidos en 1965 somos muchos: no hay más que ver la foto de la celebración de los 25 años de “no-sé-muy-bien-qué” (¿los 25 años de haber cumplido 21? caramba, eso se me ha quedado por saber) del sábado pasado en mi pueblo:

(foto tomada de aquí)

Mola, ¿eh? Y eso que faltábamos un buen puñao… Porque miren, miren este gráfico: y observen, en el apartado “baby boom”, dónde está el dato absoluto más alto de los nacimientos en todo el siglo XX. ¿Lo ven? ¡En 1965!

Ese grueso mogollón de chavalines se escolarizó en 1968, pocos meses después de que un movimiento juvenil similar al de nuestros actuales “indignados” se hiciera vivo en París y proclamara, inocentón, que bajo los adoquines de la ciudad se encontraba el mar. Nosotros, mientras tanto, habíamos dejado de llorar al ver a las monjas, aunque seguíamos sorbiéndonos los mocos.

Guardo muy pocos recuerdos de aquel colegio oscuro de las Clarisas, que tenía unas escaleras altísimas y un patio de recreo pequeño y de tapias también muy altas. Recuerdo a la Ascen, Ascensión Martínez Gil, que me invitaba a comerme parte de su goma. Acepté la invitación y puedo decirles que las gomas “Milán” estaban ricas. Pero eso era ya en la clase de, creo (no podría decirlo con seguridad), Sor Inmaculada. Antes había pasado, dos días nada más (hasta la providencial intervención de mi madre), por la clase de Sor Puri, donde lo único que recuerdo es que pisábamos charcos: evito pensar de qué serían aquellos charcos. Yo pensaba todo el rato en que dónde estaría mi hermano: me habían dicho que iba a ir a la escuela con él…

Como era una niña enclenque y enfermiza, que a los tres años pilló todo lo pillable, en mi casa decidieron cambiarme a “las Escuelas”, que era como se llamaba la escuela pública de mi pueblo. Un edificio de los años 30, supongo que nacido del impulso constructor de escuelas que este país debió a la II República, y que sigue felizmente activo hasta hoy.

Bueno, a decir verdad no pasé a aquel edificio, sino a otro, más nuevo, que había al otro lado del recreo, junto a la valla del extremo opuesto y a la vivienda de los conserjes, que eran estos:

La foto es de 1961, de Antonio Larraz, de modo que para 1969 habrían cambiado poco: ellos siguen siendo así en mi memoria.

No recuerdo, sin embargo, el nombre de la maestra que nos tocó en Infantil, aunque conservo perfecta su imagen: morena, bata blanca, con una melena lisa hasta los hombros recogida a un lado con una horquilla. Allí conocí a mis primeras amigas: entre ellas a Mª Jesús Pérez, que además era mi vecina. He de decir que curiosamente, a diferencia del colegio de las Clarisas, en las Escuelas estábamos los niños y niñas en clases separadas, y que  teníamos hasta diferente horario de recreo para que no nos juntáramos ni un ratito. En una ciudad no sé, pero en mi pueblo aquella medida era absurda del todo, porque afortunadamente nos juntábamos tan tranquilos (bueno, no tan tranquilos: que los chicos eran muy brutos… y nosotras no les íbamos a la zaga) en cuanto terminaba el horario escolar.

De aquel breve tiempo en Infantil también recuerdo muy pocas cosas: que yo ya sabía leer cuando llegué y las niñas me miraban raro (había aprendido en los largos tiempos de estar mala: fue la ventaja de tener un hermano mayor amoroso y paciente), que me pasaba la mitad del tiempo castigada detrás de la pizarra por habladora, y que un día perdí los calcetines y la maestra se hacía cruces de cómo había sido aquello posible, si conservaba los zapatos. También recuerdo un cuarto trastero que había junto a nuestra aula lleno de pupitres viejos… ¡y de paraguas! Lo sé perfectamente porque yo quería llevarme uno…

Llevábamos baby, carteras de plástico ribeteadas en blanco y cajitas de colores Alpino, y leíamos cuentos troquelados como los que han sacado ahora, en plan revival, de La Castañera o El Doctor Hazo. Recuerdo muy bien esos dos títulos, igual que el de La Ratita Presumida y el de El Indio Guachuqui (“pequeño chikawa, que de un árbol alto hizo su piragua”).

(imágenes tomadas de aquí)

Hace poco, mi chica ha aprendido a saltar a la comba y me ha hecho recordar aquellos juegos nuestros y sus canciones: “A la ese, o, pé // pluma, tintero y papel”; o “Al pasar la barca // me dijo el barquero // las niñas bonitas // no pagan dinero”. Pronto sabrá saltar a “dubles” y le cantaré aquello de “Soy capitán // de un puerto inglés // y en cada puerto tengo una mujer…”. Intentaré que forme corros con las amigas para que canten la cancioncilla del “Juego de la oca”, o la de “Ayer en el cuartel // se me perdió un botón…”. Y aunque suene, como muchas de las citadas, a políticamente incorrecto, cantaremos también la de “¡Monja me quise meteeeeer! // ¡Monja de la caridaaaaad!”…

La mayor parte de mis quintos les habrán cantado esto a sus hijos un millón de veces, pero qué queréis: yo he tenido a los míos muy tarde…

(Continuará…)

Esta entrada fue publicada en La vida misma y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

29 respuestas a Historia de una quintada, I

  1. moises pola pola dijo:

    yo tengo pocos recuerdos de aquella epoca, no sé el nombre de ninguna monja ni recuerdo a nadie de los que luego serían compis de pupitre y juegos en el patio de las escuelas. Si recuerdo cuando nos hicieron la foto con el niño jesús en los brazos, del pequeño patio de piedras y altos muros y sobre todo de mi madre cundo me venia a recoger.
    Ya de los primeros años de escuela, si tengo recuerdos de algunos compañeros, pero curiosamente de ninguna de las chicas. Don cirilo, la fuente del patio debajo de las grandes moreras , los juegos a las chapas y una pelea con mi amigo Juan Carlos Larrodé.(ya entonces, yo tenia mal perder). Me encantaba jugar a las chapas. Las chapas eran los tapes de refrescos, aplanados previamente por el paso del tren . Fueron mi primer tesoro y llegué a tener una lata llena, pero mi mejor juguete fué “la calle”,el descubrir poco a poco mi pueblo y los alrrededores con la bici…….. las balsas, labarquillo,el arba, el ebro, el castillo de sora…….grandes aventuras para unos niños que no llegaban a los ocho años.

    dale recuerdos a tu hermano. Es una bellisima persona.
    Y gracias por tu tiempo.

  2. Ascen Martinez dijo:

    Me ha encantado leer esta historia de quintos del 65.Yo guardo muchos recuerdos de mi niñez,pero lo de la goma me ha llegado al alma,ademas de que es hereditario ya que mi hija tambien se las comía.
    Ya nos iras contando más historias.
    Se te echo de menos.
    Gracias.

  3. JESUS LAINEZ dijo:

    Hola Mari Sancho, me gustó mucho tu publicación en CAI sobre ingenios, máquinas y navegación en el Renacimiento, lo guardo en el joyero.
    Que bonito el texto de Moisés, que blandengue estoy estos días. Me da mucha pena que mis hijos no vivan esos episodios que narra Moises, porque sus gustos no son los mismos que los que fueron los nuestros .
    Yo también te animo a seguir con el blog.
    Gracias por tu paciencia.

  4. Inde dijo:

    ¿Qué dices de paciencia, pibe? Estoy compensando el no haber ido: no tenía “espritu”…

    A mí también me ha gustado mucho lo que cuenta Moisés, aunque lo nuestro no eran las chapas, sino las tabas. Y también me jode la posibilidad de que los recuerdos de mis hijos tengan que ver con Mario Bros.

    Jomío, me llega al alma que guardes el librico de los ingenios… ¡menudo aventurón fue aquel libro! La buena historia de verdad ahí no se cuenta, jejeje. ¿Puánde paras? ¿Vives en Zarabola? ¿Sabes que te recuerda Vispe? Me lo encuentro alguna vez remenando por los archivos…

    • JESUS LAINEZ BETORE dijo:

      Respuesta a Marisancho a su pregunta de las 23:13-

      Con tu librico y Vispe ya tengo lleno el joyero. Puedes decirle, si lo ves, que no he pasado por la cárcel (gracias a dios, esto no es Suiza) y que aunque no hice caso de sus buenas lecciones de urbanidad, convivencia y educación, ( pa judias tenía yo aquel cuerpo jotero) si recuerdo que sus clases eran mejor que la mejor pelicula de Tarantino y puede estar muy orgulloso de hacernos peregrinar a clase a ese grupito de destalentados que preferíamos el Eden ( que tampoco nos gustaba mucho, pero por joder) al resto de las clases del instituto.
      Vivo en Fernando el Caotico, que bien, cerquita del Auditorio, ya he ido tres veces en estos 15 años

      .- Seguimos, esto de los blogs es un follón, despues de escribir la retaila me encuentro un monton de comentarios, en los que mi amigo Moisés escribe igual que Torcuato Luca de Tena, Inma aparece,,!hola Inma! yo me pierdo, en vez de ñai !pone says! no me situo en el tiempo ni el espacio del blog, que alguien me ayude.

      • Inde dijo:

        Tjjjj… Es verdad, es un follón del quince, pero no los blogs, sino el hecho de que haya algunos, como éste, que tienen un pichorrico de “responder” debajo de cada comentario, con lo cual se crea un desorden de la ot-tia. Normalmente no pasa nada porque la gente deja poquicos comentarios, así que no te pierdes, pero como en este post nos ha dao por ser locuaces… (encantada de la vida estoy, ¿eh?)

        En fin, que tampoco desentona con nosotros este caos, oiga.

        Lo de que te cambie “ñai” por “says” me extraña que te haya pasado aquí: eso es más del word, que lo dejas a su bola y te hace putadas como, por ejemplo, cambiarte “Monguilán” por “Mongoloide”. Qué mariconassso.

        Y en cuanto al Vispe… ya te contaré lo que me dijo de ti, ya, pero en privé, que si lo cuento aquí le va a parecer al personal que te estoy haciendo el pelotón.

        Besos, Jesús. Vamos a tener en común que ahora van a continuar con el follón del tranvía por mi barrio, qué oggog.

  5. Inde dijo:

    Ah, Moi: yo sí que me acuerdo de ti de cría criaja, porque a los seis años o siete operaron a mi madre de los pies y la tuvieron ingresada un montón de tiempo en el hospital, y durante ese tiempo yo me bajé a casa de mi tía Andresa, que era tu vecina. Era verano y habían levantado las calles no sé por qué, supongo que para poner nuevas tuberías de agua: ¡qué maravilla para los críos, aquello! Nos metíamos por las zanjas y dentro de las tuberías, pateábamos los montones de arena y hacíamos charquitos de barro… Me lo pasé bomba con toda la cuadrilla del barrio. Por allí andabas tú, y José Luis López Lasheras, y Mariano Sancho el hijo de la Cocheta, y Enrique el hijo de la Carmen la Lifora. Y mis primos, y tu hermano, Rolando, Ana Mari, Conchita… aunque esos eran los mayores, los teóricos encargados de vigilar que no nos pasara nada: jojojo…

  6. laMima dijo:

    ¿Moises Pola y Jesús Laínez por aquí?..gensantísimaaa, porque son los que yo recuerdo….má,…

  7. laMima dijo:

    Por cierto, me encanta que Don Joaquín Vispe siga recordando al Señor Lainez…aunque nunca cenaran juntos…

  8. laMima dijo:

    Y me encanta esa foto de los conserjes…y que la gente reconozca que tu tatico es un cielo…y que tengas siempre esa memoria tan rica en matices, y tan clara…

  9. Harry Sonfór dijo:

    ¿Del 65? má, pues no se le dan.
    Servidor es postrero, pero tengo unas cosas para contar de la infancia escolar que no salen ni en el Vampus, ni en el Rufus ni en el Creepy. Un día sacaré un libro que se comprarán los asesinos en serie y malotes en general para coger ideas.

  10. laMima dijo:

    Ay, sáquelo don Harry. Bien editao, como usté sabe.
    Pero procure reservarse el copirait

  11. Mary Laborda (la catalana) dijo:

    Te echó de menos mucha gente , ayer precisamente me preguntó por ti Fernando Berna. Yo no tengo recuerdos de renacuajilla por aki,llegué a este pueblo con 13 añicos , en plena adolescencia , y k dificil me fue todo al principio. Recuerdo k los chicos me kerian un monton pero las chicasss ….. ni caso , hasta k me hice con un grupo de amigas me costó un monton.Cuando llegué me clavé encerrada en mi habitación una semana llorando , me venia a buscar Rosana ( k tambien se le echó de menos ), porque era mi prima y yo no le hacia ni caso , pero bueno todo eso fue pasando y ahora estoy muy feliz en este pueblo y con toda mi kinta .
    El sabado fue un dia muy bonito y muy emotivo .
    Y a ti Mary Sancho decirte k espero k estes mejor animicamente cuando celebremos los 50 …… vete preparando jajaja

    • Inde dijo:

      Te he contestado un poco en una respuesta a Marimar que hay algo más abajo… Pero lo de que te costara un montón hacerte grupo de amigas… ¡eso no te lo crees ni borracha, maña! Pues menuda eras tú… y menudas las de la Jarka que montasteis luego. ¡Anda, anda!

      Te agradezco mucho el comentario, hermosa. Estuve “que voy, que no voy” desde el principio… y al final fue que no, qué le vamos a hacer. ¡Un abrazo grande!

      • Pilar González dijo:

        es que la Mary era muy mandona y muy marisavidilla, que entonces es cuando la conocí yo, ja! si me acordaré! y decía a veces eso de escolti tu? o algo parecido.
        Ya sabes Mary que lo digo desde el cariño, sin acritú. un beso

  12. moises pola pola dijo:

    Sorpresa al encontrarme aquí con mi buen amigo Jesús (entre nosotros nunca habíamos comentado ni la existencia de este blog)
    Con su permiso quiero contar el episodio con Don Joaquin…… Jesús hace una pregunta al profesor, sin tratarlo de “usted”. Don Joaquin, muy serio y acariciandosé la barba le contesta: perdone …..¿hemos comido usted y yo alguna vez juntos? después no recuerdo si sonaron risas o fueron caras serias. En un primer instante ni siquiera “lo pillé”.

    Envidia cochina es lo que tengo al no recordar tus dias en mi barrio. Quizás para tí fueron dias diferentes y para nosotros salir a jugar a” la fresca” era lo de todos los dias o quizás porque de donde no hay no se puede sacar y por eso tengo tantos momentos perdidos de la infancia.

    saludos a laMima aunque no tengo claro quien es.

    • Inde dijo:

      ¡¡Güena memoria!! Pero con laMima has fallao como una escopeta feria, maño… ¡Cómo no te vas a acordar de la Ima la de Gallur! Amiga del Tuli, de Carmina… y mía, claro. Tenía una melena larga hasta el culo, unos colores en las mejillas que la llamábamos “buta-term” y una sonrisa y una risa espectaculares… ¡Tío, reacciona! 😉

      En el álbum de los quintos salen varias fotos suyas…

  13. Mar Pola dijo:

    Yo recuerdos tengo muchos pero amontonados pues ahora sólo tengo recuerdos de esa fecha que es el 18 de junio de 2011 (qué exageración). Me he reido mucho leyendo las publicaciones en el blog de Indemarisancho y también me he emocionado al leer las historias de antaño. Me acuerdo cuando llegó “La catalana” que llevaba las uñas super largas y arregladas y toda ella era supermoderna, no me extraña que los chicos la quisieran más que las chicas. Y lo digo desde el punto de vista de chica.

    • Inde dijo:

      Marimar, lo de la Catalana es para dedicarle un post aparte. Era vecina mía y recuerdo que le tomábamos el pelo todo lo del mundo y más. Nos chiflaba su manera de hablar (“Los días de cada día, pico en tu puerta y te llevo unas bragas”), su manera de vestir, ¡hasta de fumar! Tenía otro estilo completamente diferente… Y no se me olvida cuando comentábamos algún programa de la tele y decía cosas como: “A mí me gustó lo que decía la de la camisa roja”, que le contestábamos: “¡Tú que tienes tele en color, cabrona!”… Ay, la Mari, qué genial ha sido siempre.

      • Pilar Celemín dijo:

        Por fin tengo internezz y sus vais a enterar!!!
        Saludos MariSancho. Yo también me pregunté a mí misma… ¿onde estaista? Como no estoy en la foto ya nos haremos una las dos juntas y que nos peguen junto a Toñín Esquirolea que hay sitio.
        Por colaborar con el post aparte de “la Catalana”. Además de la televisión en color creo que le debemos la aparición en el pueblo del jamón de york grande. En la camÁra de Paco Lamana, que era donde me mandaba a comprar mi madre, no vendían de ese “parnil dolce” que decía ella. Qué bocadillos se preparaba la muchacha.

  14. moises pola pola dijo:

    Si que me”barruntaba” que era ella, pero no queria meter la pata. Como me voy a olvidar de ella con las horas que pasamos juntos en el instituto, como tampoco he
    olvidado su maravillosa sonrisa. Si no me equivoco era de Lekeitio.
    Ahora que sé que es ella cambio el saludo por un beso.

  15. laMima dijo:

    ¡Moiiiii!, jaja, como para no acordarte de “toda yo”. A ver cuando nos vemos. Besicos.
    (Recuerdas bien, llegué desde Lekeitio)

  16. Mary Laborda (la catalana) dijo:

    jajaja jaj ja , Pero como tienes esa memoria chikilla ……como no iba a tener otro estilo si venia de la capi ..jajajjaja

    • Pilar González dijo:

      ¿no os digo? si es que sigue así de chula, si es que ha sido así siempre…. yo no se ni cómo la quiero tanto, fíjate! claro que, en seguida cambió lo de escolti tú por amante, y eso hace mucho!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *