Bum… burrúmburrúm

Compré el otro día un par de libros para los críos. Ya se sabe, con esto del verano hay más tiempo para leer, y eso. Uno de ellos lo cogí porque en la cubierta trasera se afirmaba que era “una aventura desternillante” y se recomendaba: “Den un ejemplar de este libro a todos los niños de entre 7 y 11 años. ¡Más, por favor!”.

Como durante un tiempo yo trabajé en Barna de “solapera”, esto es, escribiendo los textos de las solapas y las cubiertas de los libros, valoro lo que la gente pone en ellos y me dejo guiar; vamos, que me los tomo en serio.

Pero no debería haberlo hecho, me temo. Hoy, en un rato tonto, me lo he empezado a leer yo solica, pese a que teóricamente era para leerlo con mis críos. Y menos mal que lo he hecho, porque se me ha caído el alma a los pieses.

El libro se llama ¡Bum!, es de Mark Haddon, lo publica Salamandra y miren lo que pone en la página 18:

En realidad, que me echaran del cole hubiera sido bastante lógico. En los últimos seis meses todo parecía haber empeorado. No solo porque papá había perdido su trabajo, sino también porque mamá había conseguido un empleo en que le pagaban el doble de lo que papá ganaba en la planta de coches. Mamá hizo un curso de Empresariales en la universidad a distancia, sacó la mejor nota y acabó logrando un puesto en Perkins and Thingamy en el centro.

Así pues, mientras papá se pasaba el día repantigado por la casa lamentándose de su suerte, marcando ofertas de empleo en el periódico y uniendo maderitas con pegamento, mamá iba de aquí para allá en su nuevo Volkswagen rojo, vestida con trajes elegantes y un maletín con cerradura de combinación.

Había días en que parecía que el mundo entero se hubiese vuelto del revés.

“Den un ejemplar de este libro a todos los niños de entre 7 y 11 años”, venga, para que todos ellos tengan claro que si mamá trabaja y papá no, el mundo se ha vuelto del revés; que si mamá gana más de lo que ganaba papá, las cosas están empeorando; que si el que tiene el Volkswagen rojo, los trajes elegantes y el maletín de combinación es papá, y la que languidece en casa es mamá, el mundo está en orden y las cosas son como deben ser; que si mamá saca la mejor nota en un curso de Empresariales y consigue un buen puesto, es lógico que a ti te echen del colegio…

El siño Haddon puede escribir lo que le pete, faltaría más. Pero de ahí a recomendar su libro fervientemente en las páginas de crítica de libros…

Esta entrada fue publicada en Abracadabrantizaciones. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Bum… burrúmburrúm

  1. laMima dijo:

    Que lo hemos comentado muchas veces, que cualquiera se cree capacitado para escribir libros para niños pero esto…¡anda y que le ondulen jopetas!.

  2. jio dijo:

    sí, tiene pinta de ser una historia realmente desternillante…

  3. elToño dijo:

    Cualquiera que no le leen los adultos, escribe para los niños. Si en el teatro no le dan papeles, a cantar para los niños. Si en una televisión no saben que hacer con alguien: programa infantil al canto. Escribiría cincuenta nombres ahora mismo sin estrujarme las meninges
    Luego pasa lo que pasa.

  4. Inde dijo:

    Aquí lo que ha pasado es que le han dado mucho bombo a una historia que no merece la pena. “Desternillante”, dice que es el libro. Será, en todo caso, si te cae en la nariz y te jode la ternilla. Y lo de la imaginación desbordante… pos quizá, pero no basta imaginarse un pasote de viaje a no sé qué constelación. Tiene serios errores de guión y hasta de racord. En fin… Que hay gente, y aquí no me estoy refiriendo simplemente al autor, que no se toma en serio su trabajo. Y si jode con los adultos, con los críos ni te digo. Bsos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *