Agua verde

Me apunté al cursillo de piragua porque desde hace muchos años envidiaba a los piragüistas que veía, dale que te pego al remo, pasar bajo el puente de Santiago. Yo también quería ir en una de esas barquitas largas y ver el río desde dentro, no desde la orilla. Estar dentro del río y mojarme, avanzar con la corriente de puente a puente, como en el parchís.

(La foto está tomada de la página del C.N. Helios)

Pero no he disfrutado nada. Es más, he dejado de ir. El agua está verde, sencillamente asquerosa.

Por la parte dragada del río el agua va a toda pastilla, con una corriente fuerte; es zona peligrosa para las barcas, sobre todo para los novatos, y además por ahí circulan (bueno) los barquitos. Así que hay que quedarse en la parte no-dragada, donde el agua se remansa. Y como se remansa, el agua está todo algas y verdín.

Da asco. Y parece ser que no lo van a arreglar. Pasan del río… y me temo que también de sus gentes.

Esta entrada fue publicada en Abracadabrantizaciones y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a Agua verde

  1. Inde dijo:

    Joer, quénvidia…

  2. miguelgato dijo:

    Este cabrón se pega la vida por Murillo de Gállego, Campo (Ésera) y el rio Ara. El otro día estuvo hasta en el Noguera Pallaresa, en esas aguas poco verdín.
    Por cierto, pa verdín en Aquatauste, le van a tener que cambiar el nombre por el de “Centro de interpretación del tarquín”. Pasas por fuera y oyes saltar las ranas.

  3. Harry Sonfór dijo:

    ¡Verdín! ¡Mucho verdín! ¡Esa es la solución para acabar con los piragüistas! ¿Sabe si lo venden en el Gilca?

  4. Inde dijo:

    Como si hiciera falta, siño Harry…

  5. Inde dijo:

    Gato, lo de Aquatauste no lo entiendo ni lo entenderé, y lo mismo con edificios como la Casa de la Cámara: hacer las cosas para tenerlas luego cerradas es algo que no me cabe en la cabeza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *