Emilio Garcés Frechín, de Jánovas

Creo que solo Francisca, su mujer y compañera de pelea, sabe de verdad lo que luchó por Jánovas este hombre que ahora ha muerto. Cuando fui a su casa por primera vez, pidiéndoles que me contaran su historia, ella me dijo:

-Hija mía, eso es imposible de contar. Solo lo puede saber el que lo vive.

Tiempo después, cuando ya me había adentrado en los pormenores de aquel drama casi increíble, había hablado con las familias expulsadas del pueblo, había buceado en los archivos… cada vez que me encontraba con nuevos papeles firmados por “Emilio Garcés Frechín, de Jánovas”, reclamando esto, poniendo en conocimiento de las autoridades esto otro, elevando sus protestas una y otra vez al Ayuntamiento de Fiscal por las constantes agresiones que sufrían, o declarando en los juzgados, me acordaba de las palabras de Francisca. Qué razón tenía: yo solo me estaba acercando a aquellas vivencias años después y desde lejos, pero podía darme cuenta de lo que significaban. Tantos años sin darse por vencido, sin agachar nunca la cabeza, respondiendo a todo, atento a todos los frentes. Día tras día, durante tantísimo tiempo, plantando cara a quienes, seguro, no habían contado en sus proyectos, balances, previsiones y cálculos de todo color, con encontrarse un hueso tan duro de roer.

Emilio se enfrentó al hostigamiento constante de los empleados de Iberduero, a los hombres de corbata y a los de tricornio, a los papeles con sello y membrete, y también a la incomprensión de muchos vecinos, que lo consideraron un loco. “¡Marcha, que te sacarán! ¡Marcha, que esto no tiene remedio! ¡Marcha, que no vas a poder con ellos! ¡Marcha de una vez, que por tu culpa no se hace el pantano ni se hace nada!”. Y él les respondía, socarrón: “Tranquilos, que no beberé tanta agua. Si hacen el pantano, ya me iré”.

Desde que, en enero de 1984, Emilio y Francisca salieron por fin de Jánovas y se instalaron en Campodarbe, la lucha ya no fue tan intensa, aunque desde luego no cesó. Emilio y Francisca mascullaban su rabia: “¿No tenían tanta prisa para echarnos de Jánovas? Pues ahora ya tienen el pueblo vacío: ¿dónde están las obras, dónde están las máquinas, dónde está el maldito pantano?”.

En ningún lado. Ni entonces, ni ahora, ni nunca. Para cuando echaron a los Garcés, los gerifaltes que habían proyectado la presa ya no tenían nada claro que fueran a llegar a hacerla alguna vez: buf, aquello dependía de muchas cosas. Pero de todos modos, los echaron. ¿Qué más daban aquellos dos viejos? ¿A quién importaban?

A ellos no, desde luego; igual que todos los demás que no fueran de su clase, la de los privilegiados, la de los poderosos y ricos. Pero sí que nos importan, y nos importarán por siempre, a todos los aragoneses de bien. Incluso diría que a todo aquel que tenga un mínimo de honra, orgullo y dignidad, sea de donde sea.

Cuando lo conocí, aunque ya era bastante mayor, Emilio aún conservaba su brío y se le encendía la mirada cuando hablaba de Jánovas, con aquel tono de voz suyo tan poderoso. En el 2004, cuando se presentó el libro en Boltaña, ya sin embargo se le habían achicado los ojos y empezaba a ser evidente que el peso de la vida se le estaba apoderando. La última vez que lo vi, hace pocos años para la fiesta de San Miguel, todavía hablaba de volver a Jánovas.

Dicen sus hijos que él, en su cabeza, había vuelto a Jánovas hace ya unos años. Salió de la realidad de su decrepitud, esa que nos vuelve niños cuando nos vamos acercando al final, y se instaló felizmente en el lugar que amaba. Recreó aquel entorno lleno de vida, aunque solo para sí, como un acto último de justicia poética.

La otra, la Justicia con mayúsculas, aún la estamos esperando.

Éramos conscientes de que, al ritmo que llevan las cosas, Emilio no volvería nunca físicamente a Jánovas. Pero hoy se me come la rabia de pensarlo: si hubiera habido justicia de la de verdad, él habría cerrado los ojos en el pueblo por el que luchó toda su vida, y habría descansado para siempre en el pequeño cementerio cobijado a la sombra de la iglesia, esa iglesita preciosa que durante un tiempo llegó a ejercer de pajar y de corral para ganado por obra y gracia de Iberduero, hoy Iberdrola, y de la Comisaría de Aguas de la CHE. Cada vez resulta más difícil reparar el daño cometido, cada vez resultan más insultantes las indignas exigencias de Endesa, la actual hidroeléctrica titular, empeñada todavía en hacer negocio sobre aquella barbaridad, cada vez resultan más bochornosos los paños calientes y las componendas.

Descansa en paz, Emilio, todo lo en paz que puedas. Tu espíritu combativo y luchador sigue vivo en tus hijos, que son magníficas astillas de tal palo. No esperan la justicia con los brazos cruzados, y no están solos: tienen a Francisca y tienen buenos compañeros de pelea, pues no habrás olvidado que ahí están los Buisán y otras familias que no conozco tanto, pero que arriman y arrimarán el hombro para no reblar, no reblar, no reblar nunca hasta que Jánovas vuelva a vivir.

Ese día, que “habrá que empujarlo para que pueda ser”, brindaremos por ti y por tu memoria todos quienes te quisimos y admiramos, que somos muchos. Brindaremos, sí, muy alto, y cantaremos muy fuerte, agradeciendo más que nunca tu lucha y tu tesón, porque fue la que abrió el camino, la que hizo posible lo demás. La que nunca olvidaremos.

¡Por Emilio Garcés Frechín, de Jánovas!

(La foto es de Tove Heiskel y está tomada de aquí.)

 

Esta entrada fue publicada en Aragoneses de lujo, Canela de la molida y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

31 respuestas a Emilio Garcés Frechín, de Jánovas

  1. Santiago dijo:

    Sin palabras, me permito compartirlo.

  2. Inde dijo:

    Gracias, Santiago. He dejado un enlace en la noticia de El Periódico de Aragón, y de paso he aprovechado para escupir en el comentario de un tipo. Me coges en pleno cabreo.

  3. laMima dijo:

    Me emociona mucho leerte (como ocurrió con tu hermoso libro sobre esa tristísima historia). Que pena Mari, ay.
    Me voy a quedar con la preciosa foto de Tobe: ese gesto decidido y el brillo en los ojos de Emilio Garcés Frechín, de Jánovas.

    • Inde dijo:

      Mima, ha sido una tristísima historia, pero no puede serlo más. Vale ya, basta, ¡basta! ¡¡¿¿No hay nadie en la Administración de este país, llámese Aragón o España, que tenga algo de hígados para arremangarse los brazos y procurar reparar en lo posible todo esto de una vez??!! ¡Si quieren, pueden!

  4. Alberto dijo:

    Que tu lucha nos sirva de ejemplo. Descansa en Paz Emilio.

  5. Mª José Cudinachs dijo:

    Es precioso lo que has escrito sobre el señor Emilio, Soy vecina de su hija Tere, una mujer de gran corazón, amiga de sus amigos, con la que puedes contar para lo que necesites y más. Mi corazón está triste porque Tere y sus hijas, han perdido a su padre y abuelo, pero seguro que su espíritu está en su Jánovas querido, amado y respetado por muchos de vosotros. DEP señor Emilio

  6. Javier dijo:

    No reblar, ante la injusticia, nunca.

  7. Barranquista dijo:

    Emocionante y muy bonito. Ójala algún día Emilio y Francisca puedan volver a Jánovas, aunque sólo sean sus huesos.
    Me indigno cuando pienso en tanto dolor e injusticia infligidos a unos inocentes, culpables por nacer a orillas del rio Ara y querer vivir en los pueblos que amaban. Qué desastre!!, Recuerdo aquello que dijo el poeta: “De todas las historias de la historia, la más triste es la de España, porque termina mal”.
    Descanse en paz Emilio, y el resto a continuar la lucha. Nunca reblar!!

  8. Que su lucha no sea en balde. Nuestro apoyo y ánimo a la familia y a todos los que han luchado estos años contra las injusticias de los pantanos.

  9. Miguel dijo:

    Un ejemplo que dió fruto y sembró la semilla de aquel maravilloso movimiento por la dignidad de la montaña.
    Emilio: Sencillamante gracias

  10. Ricardo Pallás Otín dijo:

    Grácias por el recuerdo. Descanse en paz. Volveremos. Todos.

    Pallás de Jánovas

  11. Inde dijo:

    Gracias a todos por vuestros mensajes. Pero me quedo especialmente con el de Ricardo Pallás: “Volveremos. Todos”. Esa es la esencia de Jánovas. Un abrazo enorme.

  12. Ángel dijo:

    La Justicia, si llega tarde, ya no es Justicia. Así que sólo queda lugar para la venganza. Para vengar la muerte de Emilio y tantos otros. Y esto sólo ocurrirá cuando los descendientes de los expulsados puedan regresar a dar vida a Jánovas en las mismas condiciones en que estaba. Y por ello debemos seguir luchando, cueste lo que cueste.

    No soy aragonés, pero lucho por tener “un mínimo de honra, orgullo y dignidad”.

  13. Pingback: Emilio Garcés Frechín, de Jánovas

  14. Pingback: Emilio Garcés Frechín, de Jánovas | Noticias - d2.com.es

  15. Muy señores nuestros:

    Somos una asociación sin ánimo de lucro belga que quiere contribuir en el desarrollo sostenible de las comunidades tradicionales de los Alpes y los Pirineos. Para conseguir nuestro objetivo, organizamos anualmente un número de actividades en Bélgica: exposiciones, degustaciones, veladas de cine,…También participamos regularmente en mercados y ferias y damos conferencias a petición de asociaciones. Además, desarrollamos nuestras propias publicaciones (hojas informativas, artículos en revistas, folletos,…) y proyectos temáticos.

    Estamos buscando photos y textos para incluir en una exposición sobre ‘pueblos abandonados y pantanos de los pirineos’ en Bélgica. ¿Puede usted mandarnos la informacion que teneis?

    Esperamos su respuesta y estamos a su disposición en caso de preguntas.

    Atentamente,

    ALPY vzw

    • chema dijo:

      si me facilitas un email te puedo enviar algunas fotos actuales en baja resolucion para que las veais, y si quereis utilizarlas en la exposicion os las puedo enviar en alta

    • Alejandro dijo:

      Estoy haciendo dibujos sobre JANOVAS , tal como era y como sería HOY. Si me das una dirección de correo os puedo enviar algún dibujo para vuestra exposición.
      Soy de Ainsa, vivo lejos del PIRINEO, soy arquitecto y dibujo en mi tableta.
      ¡ llevo a JANOVAS en mi memoria desde niño ! Y ya peino canas.
      Mis dibujos son inéditos, no han sido publicados.
      Un saludo
      Alejandro

  16. Nacho larraz dijo:

    Hace años conoci la historia de este hombre y de su pueblo. Su vida aunque no fuera la que el quiso, da sentido a la vida de otros muchos. Ojala que algun dia ese pueblo vuelva a vivir y que en cada calle quede honrado el recuerdo de esta persona y de todos los que lucharon y siguen luchando por ello. Descanse en paz

    • Inde dijo:

      No tengas duda de que así será: los de Jánovas están hechos de una pasta especial. Y el recuerdo de Emilio no se ha de borrar nunca.

  17. José Mª HErnández Urbano dijo:

    Hace algunos años conocí un poco la historia de Jánovas cuando me paraba en la carretera junto a unos textos protegidos por una pequeña marquesina, viendo el pueblo al otro lado del río. He bajado varias veces y he paseado por sus desiertas y destrozadas calles. Visité el cementerio, la iglesia con sus frescos al aire; pero lo que más me impresionó fue ver la pizarra de la escuela, sus ruinas, me causó una fuerte sensación de rabia e impotencia ante tanta barbarie.
    En 2010, visitando la zona de Boltaña, tuve ocasión de comprar el libro “Jánovas, víctima de un pantano de papel”. Creo que este libro narra bien la historia de Jánovas , de Emilio Garcés y Francisca Castillo así como de todas las atrocidades que la empresa Iberduero tenía en proyecto llevar a cabo en todo el valle.

    • Inde dijo:

      Gracias, José María, por recomendar ese libro, 😉

      Es cierto que no se puede pasear por esas calles, conocer aquella historia, y quedar indiferente. Es demasiado dramática, tremendamente injusta.

  18. Taximiro dijo:

    Gracias por tu ejemplo, Emilio.
    Eres un ejemplo a seguir.

  19. Luis Miguel Poza dijo:

    Pasé muchas tardes haciendo compañía desde 1972 al 1975 a Emilio y Francisca, recuerdo la chimenea, lo bien que nos trataban, lo cortas que se hacían las horas allí y nunca lo olvido, ni quiero olvidarlo, me gusta que se recupere el valle.

  20. vicente gallego pico dijo:

    DEP EMILIO
    estas son el tipo de personas que deberian servir de ejemplo a esta mierda de pais que nos estan dejando y no tanta politica ytanta tonteria de tv ,si al menos se removiesen las conciencias, pero no nada un dia tras otro los mismos perros con casi los mismos collares llenos de babas y con la vida bien resuelta es una pena animo atodos que esta es una gran region ,no dejemos que nos cierren la boca pues todos tenemos opinion un saludo y animo francisca no reblar nunca ni un paso atras

  21. María José dijo:

    Estimados,

    Estoy buscando contactar a algunos de los vecinos afectados, tanto el alcalde de Jánovas o de la Asociación de Vecinos Afectados por Jánovas.

    Si alguien pudiera ayudarme porfavor con algún mail o número o lo que sea, se lo agradecería mucho mucho mucho.

    Gracias!!!!

  22. Ivan dijo:

    Recientemente visite este pueblo, me pareció tan injusta la historia que me quedaron ganas de ayudar de alguna forma.
    No se si alguno me puede dar algún contacto para poder hablar con gente que este reconstruyéndolo.
    Un saludo.

  23. ara garces dijo:

    Me ha encantado este comentario tan bonito que has escrito sobre mi abuelo
    muchas gracias!

  24. Mari dijo:

    Ánimo. Es cierto que la gente de Jánovas esta hecha de otra pasta. Conozco algunos Garcés y son muy muy buena gente. Aprovecho para dar el pésame a toda la familia Garcés. Que descansen en paz los 3 hermanos Garcés Frechín.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *