En cualquier caso…

…no me resisto a reproducir aquello que, en principio, quería poner en el post que eliminé el otro día, que son las palabras de Emilio Gastón en una entrevista que le hicieron en 1985 y que se titulaba “La paz es un arma tremenda”:

Yo creo que debería haber muchos diputados […] que se sintieran
libres en todo momento, que fueran
librepensantes, que pusieran un poco de imaginación, un poco de poesía en la política; que dejasen de practicar ese tipo tan aburrido y tan ñoño que se está haciendo de política y que, desde luego, procurasen despertar las conciencias de los demás. Recuerdo que hasta gente de derechas que entró en el Parlamento, como Antonio de Senillosa, que era un poco más imaginativo y más divertido que los demás, tuvo que salir sin pena ni gloria.

Lo que pasa es que a los que tienen imaginación les hacen callar o
les dan algún puesto. Normalmente los colocan de jefes de comisión […] o de secretarios en la mesa, cualquier cosa con tal de quitarles el altavoz. La verdad es que predomina el servilismo, la obediencia ciega, y esta pobre gente lo que debería hacer es salirse rapidamente de la política y aprovechar sus aptitudes serviciales para otros menesteres.

Esta entrada fue publicada en Aragoneses de lujo y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a En cualquier caso…

  1. Jaime Carbonel dijo:

    ¡Jo! Pues eso hace 26 años, que ahora… El otro día me decía alguien que conoce bastante bien a la clase política que, en cada relevo electoral, los que entran siempre son peores que los anteriores, pero que, últimamente, está sucediendo que los que entran parecen los de tres relevos más adelante.

  2. marisa garcia dijo:

    En eso estan pensando en irse ,regenerarse,bajarse el sueldo etc. A mi ya no me quedan partidos pa votar, todos me han defraudado ,desilusionado ,desencantado y .. mira que cogi la democracia con ganas

    • Inde dijo:

      Efectivamente, Marisa. Irán a buscar la culpa de su desprestigio a los lugares más insospechados, incluso nos la echarán, como siempre, a los ciudadanos desencantados, pero…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *