…y Morante pidió el sombrero

Se les ha colao una errata del 15 en el titular de Cultura-Toros (sic) en El País:

La errata está solo en la edición en papel: en la digital está correcto. Lo que pedía el torero era el sobrero, no el sombrero…

El resto del artículo, con independencia de su titular, es de antología en cualquier caso. Les escojo unas perlas:

Y entre los gritos de “libertad, libertad”, El Juli y Manzanares cortaron las orejas y divirtieron al público, dadivoso y festivo.

(Gritar “libertad” para cortar orejas y divertir al público… La petición de libertad solo tendría sentido si la hubiera gritado el toro.)

Al cuarto [toro] no quiso verlo; lo abaniqueó por la cara y, entre el lógico enfado del respetable, lo acuchilló de mala manera, y todo acabó como el rosario de la aurora. ¡Así de dura es la vida del artista!

(Así de dura, sí: matas de mala manera a un animal y te chillan. Es al toro a quien han matado de mala manera pero nos da pena la dura vida del artista…)

Quedó claro, primero, que la propiedad intelectual del toro artista está hoy en manos de Núñez del Cuvillo.

(Pues menos mal que quedó claro: para mí, la verdad, ni miaja. ¡La propiedad intelectual del toro artista! ¡Mi madre!)

A mí, lo que me ha quedado claro es el escalofrío que me producen fotos como ésta, que acompañaba a la noticia.

Y que del toreo, definitivamente, no me gustan ni los modelitos (éste es de la firma Moschino y pretende homenajear “a la España cañí”. Salía en la página de al lado de la noticia anterior y me parece, todo, de pésimo gusto):

La Monumental de Barcelona cierra, pues. Hala, que sea en buena hora.

Esta entrada fue publicada en Abracadabrantizaciones y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a …y Morante pidió el sombrero

  1. Marta dijo:

    Un peldaño que se acorta, un peldaño que ya no estará manchado de sangre y de tortura.
    Hoy me he tomado un vino a la salud de la cordura y el respeto a los animales.
    VIVA LA VIDA!

  2. marisa garcia dijo:

    Yo no he ido nunca a los toros , ni a un burdel ,pero siendo como son sitios cerrados cada uno puede tener la libertad de elegir a donde va o deja de ir .

  3. elToño dijo:

    Voy a dar mi opinión sobre el asunto: Yo jamás pagaría ni un centimo para que nadie ponga en peligro su vida. En cuanto al toro, para mi solo es comida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *