La importancia de comunicarse

La escritora Luisa Miñana, talentosa y siempre activa, es el alma de las jornadas Escribit, sobre literatura y comunicación en relación con las nuevas tecnologías, que van ya a por su tercera edición. Se celebran esta semana, del 26 al 28 de octubre, tres días intensos con un programa complejo y completo que podéis consultar aquí.

Aunque hay una sesión a la que a mí me gustaría mucho asistir, que es la de la radio creativa (¡lástima que haga tantos años que dejé de ser alumna de Secundaria!), este post va dedicado a una sesión especialmente especial que contribuye a que las cosas puedan ser normalmente normales: el jueves 27, a las 11 h, en el Colegio Público de Educación Especial “Ángel Riviére”, en colaboración con el Colegio de Primaria “Calixto Ariño” (que son vecinos) se imparte la actividad

Aprendemos a narrar con tecnología aumentativa

Se trata de escribir cuentos. Escribirlos, idearlos, desarrollarlos, darles forma, plasmarlos… juntos. Con ayuda de la tecnología, bendita sea, tecnología para la comunicación.

Y la educación especial viene desde hace tiempo aplicando esta tecnología a su práctica diaria, mucho antes que se hablará del aula 2.0. Por eso el taller de narrativa infantil con tecnología aumentativa es un punto esencial en estas jornadas. Pero sobre todo es una demostración de que la tecnología puede ayudarnos a todos en sentido positivo a la democratización de la creatividad y a la inclusión educativa.

Los chicos harán sus cuentos el jueves por la mañana, a partir de las 10,30, y al que le apetezca asistir a la experiencia podrá hacerlo: es aconsejable, incluso, hacerlo, porque nos ayudará a saber que todos somos diferentes y que es bueno que así sea, y también que hay formas de trabajar juntos desde las diferencias.

Son palabras de Luisa: niños de educación especial y de educación estándar crearán cuentos, juntos, haciendo participar en esa actividad a la inteligencia de todos, apoyándose en la que alguien, muchos “álguienes”, han venido dedicando a que la comunicación de todos sea posible.

Los profesores y alumnos del “Ángel Riviére”

tienen a su cargo la misión de mostrarnos cómo se puede narrar un cuento con las herramientas de la comunicación aumentativa, es decir cómo hay tantas maneras de narrar como seamos capaces de imaginar y aprender: nunca deberíamos perder de vista que la pedagogía que trabaja con chavales con diversidades funcionales ha ido por delante y ha sido pionera en la aplicación (y a menudo en la elaboración) de tecnología para el aula.

Gracias, Luisa: esa jornada será un éxito. Y es una bellísima iniciativa.

Esta entrada fue publicada en Canela de la molida, La vida misma y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a La importancia de comunicarse

  1. Luisa dijo:

    Mile grazie, querida. Por la difusión y por el apoyo: la empatía sé que la tienes y de sobra.
    Besos much.

  2. laMima dijo:

    Pues yo no me la pienso perder, vaya que no. Tengo ganas de aprender.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *