No noticia

Por mucho que sea verano y recurramos al consabido “algo hay que contar puesto que no hay noticias” (lo que, por otra parte, no es cierto), hay cosas que no se puede permitir el periodismo mínimamente serio. Y un ejemplo viene hoy en el Heraldo (ya, ya sé que me meto siempre con el Heraldo, pero es que vivo en Zaragoza; no me voy a meter con el Diario de Cádiz).

La perla es ésta:

Bueno, no es solo que no sea una noticia: es que se trata simplemente de poner un titular borde para inzurizar, para provocar a la gente, para hacer que el personal se indigne y eche espumarajos (cosa que se consigue, vistos los comentarios). Pero para que se indigne, además, solo la gente que pasa y mira de refilón; porque si uno se lee la noticia, resulta que la cosa es de lo más normal. Es, pues, la táctica que lleva años utilizando El Mundo, por ejemplo, que te lees una noticia (si es que tienes el cuajo de leer El Mundo, claro) y resulta que el meollo de lo que se cuenta es bastante más suave, cuando no directamente contrario, a lo que afirma el titular. Eso sí, el titular es provocativo, que es de lo que se trata.

Vayamos al asunto concreto de hoy: resulta que hay trece fundaciones que entraron en los presupuestos de la Comunidad de Aragón de 2012 con dotaciones varias que, en conjunto, ascienden a 22 millones de euros. ¡Qué barbaridad, qué dineral ‘se come’ esta gente!

Bien, pues veamos. Más de la mitad (11,7 millones) se destinan a una sola de esas fundaciones, el Centro de Estudios de Física del Cosmos de Aragón, que tiene que montar nada más y nada menos que un observatorio astrofísico. Teniendo en cuenta que, por un poner, el Pabellón Puente (un cacharro que no sirve para nada y que, en fin, podremos darnos con un canto en los dientes si no causa problemas en la próxima crecida del Ebro) costó más de 88 millones de euros, la cifra para esta fundación no me parece desorbitada.

Luego va y hay otra “mordida” gorda (4 millones) para la “Fundación Zaragoza Logistics Center“, que tiene un convenio con el MIT (Instituto Tecnológico de Massachusetts) y la Universidad de Zaragoza, y trabaja para ser un centro de excelencia en logística, que es lo que trata de ser Zaragoza, creo. Para ser el proyecto clave del futuro de la capital de Aragón, tampoco me parece excesivo.

Luego hay 3,8 millones más para dos fundaciones de investigación científica puntera: la Agencia Aragonesa para I+D y el Parque Científico-Tecnológico de Aula Dei. ¿Es mucho lo que se les da? Bien, ¿les dejamos investigar o no?

Vale, pues ya llevamos, sumando lo dicho, 19,5 millones de euros. En cuatro fundaciones que, en fin, yo diría que no se gastan el dinero en chifletes, o no deberían hacerlo. Nos quedan 2,5 millones que se reparten entre una fundación que estudia la osteoporosis en los niños, otra dedicada a la observación de la Tierra (que, por cierto, estos días va dando información detallada sobre la extensión del incendio del Moncayo), la que sostiene Dinópolis, la que estudia a Goya, dos que mantienen una importante colección bibliográfica y una colección de arte… y que reciben, algunas, de 18 a 20.000 euros. La de la osteoporosis infantil, por ejemplo, recibe 124.000. ¿Es mucho?

En los comentarios a la “noticia” había alguno que otro que decía que pa qué queremos en Aragón gastanos semajante perrada en mirar al cielo, por ejemplo. Que inventen otros, vaya. Pos nada, le contestaría yo: que estudien la osteoporosis en Alemania y que traten a los enfermos solo allí. ¿No inventan ellos?

Pero estoy entrando en el juego: no se trata de ir a saco con la noticia. Se trata de que no hay noticia. El boletín oficial del que está sacada la información es de febrero de 2012: ¿hasta agosto no se lo han leído? Joer. Pero el asunto es que, una vez que han decidido leérselo, ¿no había nada mejor que contar?

Porque yo veo varias cosas interesantes. Por ejemplo, que solo la Ciudad del Motor ‘se come’ 28 millones (una sola cosa, no trece, tiene adjudicada bastante más pasta que todas las fundaciones “noticiables” juntas; y no es para investigación); que Expo Zaragoza Empresarial tiene destinados 115 millones (¿para hacer qué?); que hay 42,5 millones consignados en traspasos a administracion comarcal, única y exclusivamente para personal; y que una cosa que se llama Corporación Empresarial Pública de Aragón se beneficia de nada menos que 24 millones. Esto último es llamativo si se tiene en cuenta que los objetivos de la susodicha corporación son la coordinación, seguimiento, apoyo, planteamiento de directrices comunes, etc., de las empresas públicas de la Comunidad Autónoma… que, por supuesto, tienen sus propias dotaciones presupuestarias asignadas con el dinerico público, en partidas a veces muchimillonarias (más de 532 millones en total).

Por no hablar de la CARTV (tele y radio aragonesa). Que no me parece mal que exista ni que tenga un presupuesto potable, vaya eso por delante (aunque no para emitir jotas casi todo el rato). Pero que se lleva tres partidas de dineros diferenciadas: a la propia Corporación Aragonesa de Radio y Televisión van casi 54 millones de euros; pero luego, aparte, figuran 8,7 millones más para la radio autonómica y 86,2 para la tele autonómica. En total, casi 149 millones de euros. (Que ojalá fueran para financiar programas de la misma calidad que Oregón Televisión.)

¿El periodista (o quien le manda) se habría sentido cómodo titulando algo así como “La Corporación Aragonesa de Radio y Televisión ‘se chupa’ casi 149 millones de euros del presupuesto de los aragoneses“? ¿O algo del tipo “Solo para hacer de promotora inmobiliaria la DGA destina una partida de 66 millones” (que es lo que se asigna a la Sociedad Suelo y Vivienda de Aragón)? Porque podría haberlo hecho perfectamente… ¿o es que en esos casos se habría preferido usar el verbo “invertir”? Porque está claro que en algunas cosas “se invierte”, en otras “se gasta” y a veces los destinatarios “se comen” el presupuesto. ¿De qué depende la elección de un verbo u otro?

Por último, dos precisiones: una, que las fundaciones a las que se refiere la ‘noticia’ no son “de todo orden y condición, además de numerosas”, porque son trece y principalmente científicas o de apoyo al desarrollo; y otra, que yo no tengo nada que ver con ninguna de ellas ni tampoco nadie próximo a mí, que yo sepa. Lo que me revienta es que se desista del periodismo: los ciudadanos lo necesitamos, su papel es muy importante… y se lo están cargando. Pedazo de irresponsables.

Esta entrada fue publicada en Abracadabrantizaciones y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a No noticia

  1. Enrique Galé dijo:

    Creo, Mari, que un ejemplo de buen periodismo es lo que acabas de hacer tú:
    1.- Has dado con un tema de interés que merece ser divulgado entre el público: la poca competencia o la excesiva tendenciosidad de un medio de comunicación.
    2.- Te has informado a fondo sobre el tema para poder escribir con conocimiento de causa y veracidad. Sólo de pensar que te has leído los presupuestos con atención se me ponen los pelos como escarpias.
    3.- Has escrito un buen texto: claro, sistemático, legible y contundente.
    Si hay alguien del Heraldo por ahí, ya sabe lo que tiene que hacer. Siempre y cuando el Heraldo mantenga algún interés por el buen periodismo.

  2. jio dijo:

    aplausos!! siempre un gusto leer tus reflexiones (:

  3. laMima dijo:

    Ahí le has dao Enrique: me parece que en el Heraldo quieren licenciados en periodismo, no periodistas.

  4. Inde dijo:

    El periodismo está hecho una patata, ay. Yo lo critico mucho por lo que digo al final: que es necesario, que es importante, y se lo están cargando entre un puñado de irresponsables. Yo no sé en qué está pensando, por ejemplo, la otrora todopoderosa Asociación de la Prensa, que no se levanta en armas. Me enciendo cuando le echan la culpa de todo a internet…

  5. Inde dijo:

    Ah: y los ciudadanos lo único que estamos haciendo es dejar de comprar la prensa. Cuando lo que deberíamos hacer es gritar como posesos hasta aturdir los oídos de los jefes de los grupos de comunicación, que ya no son empresas ni son nada, sino una cuadrilla de miopes que no ven más allá de un palmo de sus narices. Se cargan a los mejores profesionales, se dedican a vender sartenes y a contratar becarios para que cortapeguen notas de prensa sin digerir…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *