Los costes de mantenimiento de las obras de Sijena

Un comentario muy repetido desde que se inició la reclamación de los bienes de Sijena en los juzgados viene a decir: “¡Que paguen los gastos de mantenimiento y conservación durante todos estos años!”. No creo que hubiera inconveniente en hacerlo, siempre y cuando hubiera habido alguno. No lo sabemos, puesto que la mayor parte de las obras no pueden verse. No están expuestas al público y tampoco se permite el acceso de los investigadores a las reservas ni a los archivos que guardan la documentación correspondiente (pese a que son públicos; sobre esto, hay tema para ooootro post).

Decía antes que, de lo poco que indirectamente sabemos, parece ser que mucho dinero no se ha gastado en ese mantenimiento. El Pantocrátor arrancado del coro de la iglesia de Sijena está, según afirma la conservadora de arte románico del MNAC, en un estado de conservación “muy precario” a día de hoy (bueno, en 2012, que es cuando lo dijo). Y del estado de otras pinturas murales arrancadas del monasterio y conservadas en la reserva, tenemos solo una noticia, un pequeño detalle, y es que han servido para que hagan prácticas con ellas los estudiantes de restauración.

Bonita manera de cuidar el patrimonio. Y costosa, sobre todo muy costosa.

Os dejo las imágenes, sacadas de la propia web del MNAC. Gracias a esto sabemos cómo son algunos de los fragmentos arrancados del ábside de Sijena, porque cualquier otra forma de acceso a estas piezas está vetada. Ya ven qué prodigio de transparencia y buenas prácticas muestra uno de los museos más importantes del mundo.

El PowerPoint lleva colgado varios años allí, pero un día de estos supongo que lo quitarán. Quede aquí constancia:

web mnac restauracion practicas

PRACTICAS 1 PRACTICAS 2 PRACTICAS 3 PRACTICAS 4 PRACTICAS 5 PRACTICAS 6 PRACTICAS 7 PRACTICAS 8 PRACTICAS 9

Esta entrada fue publicada en Patrimonio cultural y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Los costes de mantenimiento de las obras de Sijena

  1. angel dijo:

    lo del pago de la restauración de los bienes saqueados me hace mucha gracia. tal vez deberíamos empezar a plantearnos exigir a la actual generalitat, como administración directamente heredera -y por tanto subsidiaria- de la generalitat de 1936, una indemnización por la destrucción del monasterio ya que fue companys quien despachó para el frente de aragón a las milicias anarquistas que lo destruyeron para sacárselas de encima. ya está bien de mamoneo.

  2. Alex dijo:

    Soy restauradora de obras de arte. La gente está hablando sin saber de lo que habla,y se están politizando unas obras de arte que, me juego el cuello, seguro que la mayoría de la gente que habla en los foros ni las ha ido a ver en su vida (por cierto, mi madre, que es de Zaragoza, me hizo el mismo comentario el otro día). En ningún museo del mundo , NINGUNO, se restauran todas las obras que tienen porque no habría dinero en el mundo para pagarlo. La gente no sabe lo que cuesta, lo lento y minucioso que es. Las obras expuestas, en este caso 7, se RESTAURAN, y reciben mantenimiento periódico, mientras que las otras sólo se CONSERVAN, es decir, se mantienen en condiciones ambientales idóneas para su conservación, y son objeto de revisiones regulares, dos cosas que SÍ, cuestan dinero. El que alguna obra se despiste temporalmente a pesar de todo esto pasa, desgraciadamente, en TODOS los museos del mundo, sobretodo los grandes, porque tienen miles de obras que entran, salen, son objeto de exposiciones, etc. Las siete obras expuestas han sido restauradas, y hasta los conservadores de Aragón dijeron que estaban PERFECTAS. Y restaurar siete obras que han sufrido incendios, abandono y la exposición a los elementos, puede llevar muucho tiempo de trabajo, meses o AÑOS, y eso cuesta dinero. Mucho. Las prácticas de estudiantes de restauración son corrientes en todos los museos y son supervisadas por profesores y personal de museo, personas que cobran un sueldo del Estado , se usan aparatos y materiales de coste muy elevado y por tanto, SÍ, CUESTAN DINERO, y mucho. Por otro lado, es evidente que la Generalitat compró las obras cuando había una ley que decía que éstas eran inalienables, y dudo mucho que el personal implicado en la compra no conociera la ley de Patrimonio, perteneciendo a una institución pública, pero las monjitas también aceptaron la pasta, (pobrecitas, qué iban a hacer?) vendiendo unas obras que no tenían derecho a vender. Si las obras pudieron venderse de ésta manera, es porque en el momento al Gobierno de Aragón no le debió importar lo suficiente como para vigilar un poco lo que pasaba con su patrimonio. Porque según cuentan los medios, las obras estuvieron abandonadas DÉCADAS, después de un incendio. La gente no tiene ni idea de lo que supone para las obras de arte estar abandonadas tanto tiempo desde el punto de vista de conservación, y más después de un incendio Es cierto que si no se hubiera intervenido en aquel momento,aunque fuera ilegal lo que hicieron, las obras se hubieran perdido. Y ahora es muy bonito recibir con jotas y lágrimas las obras vendidas, sin devolver la pasta, que nadie sabe adónde fue a parar por supuesto,y quejarse de que no se las han devuelto todas restauradas. Pues claro que no, sólo faltaría!

  3. Inde dijo:

    Hola, Álex. Bienvenida a este blog. Supongo que habrás visto, al pasarte por aquí, que muchas de las entradas que hay se dedican a rebatir acusaciones que otros hacen o informaciones tendenciosas y erróneas. Está bien que los técnicos aportéis vuestro punto de vista y la información que ayude a sosegar el debate. Así que muchas gracias por la info. Yo también te voy a dar alguna, que creo que te ayudará. Porque efectivamente, hablar sin saber es arriesgado y se corre el riesgo de meter la pata. No solo en los foros, sino en la prensa (muy, muy a menudo pasa, muchísimo) y en los comentarios dejados en un blog.
    Antes, me gustaría aclarar, sobre el primer comentario que haces, que es cierto que mucha gente que estos días despotrica en un sentido y en otro no ha puesto los pies en su vida en un museo, ni le importa el arte, ni Sijena, ni otra cosa que no sea hacer ruido. Pero eso es así, desgraciadamente, en Aragón, en Cataluña y en Sebastopol. Quiero aclararlo porque parece que acusas de ello solo a los aragoneses; lo deduzco del hecho de que aludas, para reforzar lo que dices, a un comentario de tu madre “que es de Zaragoza”. Desgraciadamente, si no salimos del tópico hiriente del aragonés cazurro y bruto, no avanzaremos mucho. Es menester saber que en Aragón hay de todo, como en todas partes: listos y tontos, guapos y feos, nobles y bordes, sensibles al arte e insensibles, cultos e incultos. Un señor, por el mero hecho de haber nacido unos kilómetros más acá o más allá no es mejor ni peor que otro.

    En fin, voy al lío: entiendo todo lo que dices sobre restauración y conservación. Es lo lógico. Que las obras se despisten no lo es tanto, porque, primero, deberían estar correctamente localizadas e inventariadas, y segundo, porque los protocolos para trasladarlas son extraordinariamente rigurosos. Si las obras se “despistan” o pierden, es que no se han hecho bien las cosas. Esto nos serviría para iniciar un interesante debate sobre la función de los museos, pero nos alargaríamos demasiado.
    Ahora, por un momento, imagina lo que se habría dicho si esas pérdidas de piezas se hubieran producido en Aragón. Imagina cómo se nos habría señalado si hubiéramos devuelto piezas en mal estado, tras haber sido conservadas en un museo. Si has seguido este litigio habrás leído las lamentables acusaciones que se nos hacen todos los días, y no solo “en los foros” ni por “gente que no tiene ni idea”, sino desde los medios de comunicación de masas y por técnicos, políticos, conservadores y responsables de museos. Son, todas, variantes de dos: que actuamos simplemente por odio a Cataluña y que no vamos a saber conservar las cosas en correctas condiciones, ergo el arte nos importa menos que un pepino porque, lo dicho, aquí solo se actúa por odio a Cataluña. Se ha vertido tinta a chorros e invertido horas de micrófono y de teclado de ordenador en insistir en ello por activa y por pasiva; así que no debe extrañar que se alce la voz cuando se tiene alguna constancia fehaciente de que en Cataluña las cosas no se han hecho bien. Vuelvo a decir: no me quiero imaginar qué se habría dicho si esto hubiera pasado en Aragón.

    En cuanto a que las siete obras expuestas estaban PERFECTAS, pues repito lo que dices tú: ¡solo faltaría! Sin embargo, según el informe del Museu de Lleida entregado al juez la semana pasada, y comentado en prensa por sus técnicos, una de las cajas sepulcrales no lo estaba y se desaconsejaba de todo punto su traslado. Aquí, desde luego, hay una información que no cuadra.

    Y paso a darte una información que te falta. Las obras de Sijena no fueron incendiadas ni estuvieron abandonadas. Dices que “La gente no tiene ni idea de lo que supone para las obras de arte estar abandonadas tanto tiempo desde el punto de vista de conservación, y más después de un incendio”; y no estoy de acuerdo. La gente, por puro sentido común, sabe que si unas obras se queman y después se dejan abandonadas a sol y serena, simplemente se destruyen. Pero no fue lo que ocurrió con estas. Fueron SALVADAS antes de que se produjera el incendio, retiradas del monasterio en plena guerra y llevadas a Lérida, a uno de los miles de depósitos de protección de obras de arte que se organizaron en toda la España republicana. En 1948, y después de varias peripecias, volvieron a Sijena. Y allí estuvieron guardadas, custodiadas por las monjas que eran sus dueñas, y no abandonadas ni expuestas a los elementos, hasta 1970, en que el obispo de Lérida se las llevó con un camión. En 1973, dos técnicos de Barcelona se llevaron lo último que quedaba al MNAC. Años después, la Generalitat las compró. No es cierto lo que afirmas de que “si no se hubiera intervenido (?) en aquel momento, las obras se habrían perdido”. Estuvieron conservadas en Sijena, estaban desde hacía años en depósito en Lérida y Bcn, y no hacía falta comprarlas para conservarlas mejor.
    No hubo abandono. Eso es una acusación gratuita que tiene su origen en un prejuicio, el de que los aragoneses somos un desastre y no sabemos cuidar nada. Es lamentable de verdad.
    Dices: “Si las obras pudieron venderse de ésta manera, es porque en el momento al Gobierno de Aragón no le debió importar lo suficiente como para vigilar un poco lo que pasaba con su patrimonio”. Bueno, es que el Gobierno de Aragón no existía cuando las obras salieron del monasterio. Por favor. Te recuerdo que las obras salieron de Sijena en 1970. Los que sí tuvieron olvidado al monasterio fueron Madrid y el obispado de Lérida, responsables de su tutela hasta que se organizaron las autonomías. Y cuando se constituyó el Gobierno de Aragón, en los 80, se supone que esas piezas estaban pacíficamente depositadas por las monjas en dos museos: ¿qué tendría que haber hecho? ¿Qué era lo que había que vigilar? ¿Dónde encuentras aquí la falta de interés?

    Como ves, es en efecto muy penoso que este asunto se haya politizado, porque para negarse a aceptar que, simplemente, lo que hay aquí es una simple reclamación por una venta ilegal, a los aragoneses se nos está insultando, directa o indirectamente, de una forma bochornosa. No sé si he conseguido que te dés cuenta.

    Finalmente, en cuanto a la pasta: no sé qué tiene que devolver Aragón, que nunca ha cobrado nada. Las ventas las hizo la priora de la comunidad de Valldoreix tras la muerte de la última priora de Sijena. Es a ella a quien habría que pedirle cuentas porque, efectivamente, no sabemos dónde fue a parar. Aragón demandó a la Orden cuando fue a juicio; si Cataluña quiere recuperar el dinero, ¿por qué se lo reclama a Aragón?

    Yo no sé si te das cuenta de lo que puede llegar a indignar todo esto. Del desprecio con el que se nos trata. Ves claramente, tras cada comentario, cómo se trasluce. Está ahí, se sigue cultivando el tópico del aragonés descuidado, inculto, cazurro, bruto. Ahora, además, se está extendiendo otro calificativo: jeta. Después de destrozarlo todo, de tenerlo abandonado todo durante décadas, de no habernos interesado por él en nuestra vida, de pronto pretendemos recuperarlo gratis y nos quejamos de que no nos lo hayan devuelto perfectamente restaurado. De lo que expresas en tu comentario se deduce que esto es lo que piensas de nosotros. Y resulta muy triste. Un saludo.

  4. jose manuel Fandos dijo:

    Bueno Alex , El juicio de valor es un análisis basado en un conjunto particular (solo personal) de creencias, formas de vida o de valores.
    Versa sobre lo correcto o errado de algo, o su utilidad sobre la base de una comparación u otra cuestión relativa. Por esto, no es válido para discutir cuestiones de existencia u otras cualidades del mundo físico sino para describir intereses y puntos de vista estrictamente personal
    También se entiende por juicio de valor una evaluación apresurada o basada en información limitada que se tiene a la mano. Este sentido sólo se aplica cuando la situación obliga a utilizar gustos o apreciaciones personales en vez de la mayor cantidad o mejor calidad de información disponible. ( fuente wiquipedia)
    Bueno Alex menos juicios de valor y mas datos que es lo que encontraras aqui ,de seguro que te resultaran enriquecedores, gracias Inde

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *