Cuidado con la guía de la CEAPA

Imagínense que en alguna publicación sobre víctimas de la violencia machista se dijera algo como esto:

“En general, son mujeres débiles, inseguras, con baja autoestima y fundamentalmente incapaces de salir por sí mismas de la situación que padecen, aunque lo hayan intentado de muchas formas. En la mayoría de las ocasiones les supera la situación y se sienten deprimidas. Tienen bajas habilidades sociales y suelen ser rechazadas en su entorno. Esto hace que sean un objetivo fácil para el acosador.

No disponen de herramientas psicológicas y sociales para hacer frente a la situación. Suelen ser mujeres apegadas a su familia, dependientes y que fueron sobreprotegidas por sus padres y madres. En cambio, otras veces es todo lo contrario, aunque son casos más raros, donde la víctima suele tener un comportamiento irritante hacia los demás.”

¿Qué les parecería? Bueno, fatal, ¿no? Resultaría que las mujeres maltratadas responden a un perfil característico: débiles e incapaces de salir del problema por sí mismas, con bajas habilidades sociales, carentes de herramientas psicológicas y sociales, dependientes e, incluso… con un comportamiento irritante. ¿Tolerarían esto las asociaciones de víctimas de violencia de género? No lo creo, vaya que no.

Sin embargo, los niños víctimas de acoso sí que han de soportar que, encima del padecimiento que les hacen sufrir, les digan que son así: característicos, de una determinada manera que les hace blanco fácil, etiquetados con una  serie de connotaciones, todas negativas. Que parece que se lo van buscando, vamos; que lo ves y dices: a por este, que lo está pidiendo a gritos.

Bien, pues esos párrafos que he puesto sobre las mujeres maltratadas no son inventados, solo los he “tuneado”: aparecen así, tal cual, en la guía para padres y madres que ha publicado la CEAPA sobre el acoso escolar (aquí), definiendo a los niños víctimas de ese acoso.

la victima guia fapar

Y aún se añade más, para rematar:

“No olvidemos que los niños o niñas, tanto acosadores como acosados, son personas generalmente con carencias y dificultades socioemocionales.”

Volvamos a imaginar que se dijera esto mismo sobre las víctimas de violencia machista…

La CEAPA es la Confederación Española de Asociaciones de Padres de Alumnos, la mayor confederación de APAs de todo el Estado. Y no ha publicado la guía ahora, sino hace unos meses, pero yo no me enteré hasta que no sacó la noticia el Heraldo, el sábado pasado, informando de que estaba accesible desde la web de FAPAR. Ya en la propia noticia, en un destacado que solo aparece en la versión en papel, se incluía la caracterización de víctimas y agresores, así que se me pusieron los pelos como escarpias; pero cuando comprobé que lo que se había hecho era reproducir lo que decía la propia guía… no me lo podía creer.

Los principales estudiosos del problema del acoso escolar, Iñaki Piñuel y Araceli Doñate, llevan años, ¡años y años!, diciendo en todas sus publicaciones e intervenciones públicas algo que por lo visto es revolucionario: que las víctimas de acoso son inocentes. Que no han hecho nada para merecer lo que les pasa, que el problema no está en ellos, que si los acosan no es porque sean o dejen de ser de una determinada manera, más altos o más bajos, guapos o feos, gordos o flacos, extravertidos o retraídos, serios o alegres, más o menos populares, lleven gafas o no, vistan así o asá, o saquen tales o cuales notas. Nada de eso: el problema no está en ellos sino en los acosadores. Y a quien hay que llevar a orientación, y con el que se tiene que trabajar, y para el que hay que buscar soluciones es para el acosador. No para la víctima.

A la víctima, simplemente, hay que creerla. Y dejarla en paz. Si los adultos actúan, que es su obligación y su responsabilidad, en lugar de volver la cabeza hacia otra parte, negando el problema, no necesitará nada más.

Escuchen lo que dice Iñaki Piñuel al respecto (a partir del minuto 27:40, aprox.), y  luego me dicen:

Señores de la CEAPA y de FAPAR: yo les respeto y aprecio y creo que, en general, hacen una buena labor. Pero con esto han metido la pata. Les pido que revisen esa guía, que se informen mejor antes de recomendarla urbi et orbe. Porque, aunque sea de manera bienintencionada, están ustedes causando mucho daño. La víctima de un acosador puede ser CUALQUIERA, no tiene nada en sí ni en su forma de ser que favorezca o propicie que vaya a serlo. Afirmando semejante cosa confunden a los padres y a los profesionales de la docencia, que tratarán primero de encontrar y luego de corregir en el niño víctima de acoso unas características peculiares que le han conducido a ser agredido. Características que NO EXISTEN. Que, en todo caso, pueden darse en los críos COMO CONSECUENCIA de estar siendo acosados.

Un poco más de cuidado. Corrijan esa guía, por favor.

Publicado en Abracadabrantizaciones | 2 comentarios

Lo que merece la pena… y lo que no

Veo en FB los intentos de una AMPA por relanzar la imagen de un colegio. Es una buena AMPA, la verdad: activa e imaginativa, volcada, comprometida. Pero no veo con ellos al equipo directivo ni a los maestros. Por usar una frase hecha, ni están ni se les espera.

Pasa en muchos lugares. Ya, ya sé. Todos los coles tienen cosas buenas y malas, episodios geniales y otros catastróficos. Todos, todos. Incluso “los buenos”, “los de pago”. Todos. No se salva ni uno. Supongo que los habrá que se arremanguen sin remilgos ante los problemas. Quizá los haya que los miren de frente, a los problemas, y no pongan paños calientes ni miren para otro lado. Confío en que los haya. Seguro que los hay.

Vivimos durante unos años en ese cole que intenta relanzar la AMPA que he dicho antes. Y mi experiencia allí, porque fue la de mi hijo, no fue buena. No lo fue en absoluto. Como en la mayoría de casos en los que se da un problema serio en un aula, y pese a que en nuestro caso el problema fue advertido y comunicado por una tutora, no hubo respuesta. Solo vacío. Bueno, no: fue peor que el vacío. Pero si digo lo que hubo tendré que utilizar palabras gruesas. Y soy una señora.

Nos fuimos. ¿Qué otra cosa podíamos hacer?

Veo todavía padres de aquel cole reacios a admitir cualquier cosa que suene a “bullying”, a prevenir problemas relacionados con eso o a oír siquiera esa palabra. Indignados, incluso, si se habla de ello.

Y vuelvo a mirar esas fotos de niños felices, de padres felices, vídeos de padres militantes… de una AMPA llena de buenos deseos y de creatividad que merecería mejor destino para su labor.

¿Qué estamos haciendo? Mirad de frente a los problemas. Miradlos, por favor. Es el mejor trabajo que podéis hacer para vuestros hijos. Los problemas no son nunca de los otros.

Publicado en La vida misma | 2 comentarios

Jánovas, vivo

Ayer estuvimos en Jánovas. Se volvía a celebrar la fiesta, después de unos años. Llegamos felices y nos marchamos más felices aún: ese pueblo, abandonado, tiene más vida que muchos otros grandes y habitados. Jánovas ha sabido concitar en torno suyo tanta gente valiosa, honesta y entusiasta, tenaz y trabajadora, que es un placer y un honor contar con su amistad.

IMG_4240

Fue emocionante volver a entrar en la escuela, la casa del pueblo, que por primera vez, desde hace 57 años, volvía a alojar en su interior la fiesta para que por sus ventanas salieran hacia el mundo voces felices, risas, canciones y música.

IMG_4183

IMG_4189

IMG_4191

IMG_4216

La obra del edificio todavía no está terminada: falta parte de la cubierta y más cosas. El esfuerzo para poner en pie lo que fue y sigue siendo de todos, de todos los del pueblo, es para quitarse el sombrero. Pero también para apoyarles, y no solo con palabras:

IMG_4211

Yo puedo dar fe, muy orgullosa, de que mi hija Julia, de ocho años, que sabe a rasgos básicos lo que pasó y pasa en Jánovas, me pidió, muy convencida, que le pusiera veinte euros a cuenta de los cincuenta que tiene en la hucha, para colaborar. Y así lo hice. Me propuse, acto seguido, dar publicidad a esta colecta, para que la gente se rasque un poco el bolsillo y aporte algo de su parte a una causa justa, una de las más bellas que podemos encontrar a nuestro alrededor, de gente que construye, recupera y devuelve a la vida un edificio que ha sido un símbolo muy poderoso para muchísima gente.

IMG_4214

IMG_4220

También hubo una novedad relevante: se entronizó a un nuevo patrón. Como San Miguel es muy llovedero y siempre pasa por agua la fiesta, se celebró un sencillo acto en el que se subió, si no a los altares, sí a la ventana más alta de la escuela a San Bruno Fierro, nuevo patrón o copatrón de Jánovas.

IMG_4254

IMG_4259

No se pierde el humor ni la alegría, eso nunca. A pesar de que el proceso de reversión lleva tiempo estancado, a pesar de que tanto Endesa como la CHE están desaparecidos en combate y, si en algo piensan, es en el dinero y el dinero, y en nada más que el dinero, sin entrar a valorar todo lo ocurrido, la terrible injusticia cometida con el valle del Ara, el drama que dura ya cincuenta años.

Así que nos encomendaremos a San Brunofierro y rezaremos su oración y su jaculatoria, que figuran impresas en la estampita de la cofradía:

Dadnos la ayuda precisa,
¡glorioso San Brunofierro!,
pa que los hijos de puta
no nos toquen más los güevos.

Jaculatoria en momentos de aflicción:

¡Que les den pol saco!

Quien la rezare, tendrá 69 días de insurgencia.

IMG_4230

Publicado en Aragoneses de lujo, La vida misma | Etiquetado , , , , , | 6 comentarios

Lo que pone en el papel

He leído esta mañana, vía Javier Valero, un texto de Cristina Fallarás que, en cierto modo, comparto. Es cansino, además de una pérdida de tiempo, tener noticia de lo que hace todo el mundo todo el rato. Pero hay una frase al final de ese texto que me parece reveladora:

“ya a nadie interesa lo que escriban otros,  preocupados por dar cuenta primorosa, minuciosa, de nuestros actos y  nuestros pensamientos”.

Esa frase parece indicar que lo que preocupa a Cristina Fallarás es que, como escribe todo el mundo, queda difuminado, devaluado, lo que hacen los escritores. Si mi percepción es correcta, ese texto hay que llevarlo al repleto cajón de las quejas de los periodistas hacia internet y las redes sociales, medio al que culpabilizan de muchas cosas y sobre todo del riesgo en el que han puesto a sus medios, esos sí cada vez más devaluados. Recuerdo haber oído en la radio hace años a unos tertulianos que comentaban la noticia de que existían no sé cuántos miles o millones de blogs en el mundo: “¡Qué horror!”, comentaba uno de ellos; “¡tantos millones de gentes contando sus aburridas y miserables vidas!”.

Pero internet y las redes sociales son solo una herramienta más, un medio más que no tiene por qué desplazar a otros. Y en ese medio se publica basura y ruido, sí, pero también muchas cosas valiosas de las que no tienes noticia en la prensa, además de excelentes piezas literarias. El sentido crítico que hay que tener a la hora de enfrentarse a lo que se publica en la red es el mismo que ha de tenerse al acudir a las ediciones impresas; anda, que no hay basura ni nada editada a todo lujo y con encuadernación en cartoné. Lo mismo ahora que siempre.

La devaluación de la prensa escrita es cierta y es muy grave, pero se debe a causas de mayor calado que a la competencia de internet. Pero más grave es aún la devaluación de muchas otras letras impresas, que también se ha producido y que va a llegar a la falta de credibilidad total. Me refiero a los documentos: leyes, normas, decretos, acuerdos… que sirven de manera efímera o no valen de nada en absoluto.

Antes, lo que figuraba escrito en un papel era sagrado. La tradición aragonesa sabe muy bien de esto: aquello del standum est chartae (“hay que atenerse a lo que pone en el documento”) ha tenido especial raigambre entre nosotros. Pero ahora nos pasamos por el forro los documentos firmados, las leyes se aplican solo al que no tiene suficiente dinero para zafarse de ellas, lo que hoy se dicta se cambia mañana a conveniencia del que más puede, las sentencias no se cumplen y la prensa no valora su propia importancia, pues ha claudicado y no ejerce su función.

Mi padre solía decir: “Ves lo que pasa en el pueblo y estás viendo lo que pasa en el mundo. Por lo que hace la gente aquí, te haces idea de lo que se hace en cualquier otra parte”. Él no utilizaba la palabra ‘extrapolar’ pero vamos, era eso. Y llevo acordándome de esa teoría de mi padre, y de lo grave que es la falta de credibilidad de la letra impresa, desde que hace unos días fui a ver su huerto.

huerta 3b

Situado en la partida de la Hijuela Baja, muy cerca del río Arba y junto al Camino de las Viñas, ese huerto era una estampa de la Arcadia feliz, como lo son muchos parajes de la huerta de Tauste, que es preciosa. Pero a finales de los años 80 un señor, que rápidamente demostró que se tenía que haber llamado Malvecino, puso a su lado una granja de cerdos. Fue una de tantas explotaciones porcinas que se instalaron sin licencia y que luego “hubo que” regularizar. El Ayuntamiento le dio licencia de actividad en el año 2000. Pero por tratarse de una granja “en situación especial” (es decir, en plena fantástica huerta y muy cerca del casco urbano), se le prohibió tajantemente hacer ampliaciones de cualquier tipo en el futuro. El documento que le otorga la licencia recoge por tres veces esa prohibición: queda muy, muy clarito. Es un documento oficial, firmado y sellado. Se supone que hay que hacerle caso. Nosotros, desde luego, le dimos credibilidad.

Sin embargo, no la tenía. Ya en el año 2007, Malvecino hizo en su granja una ampliación. No muy grande, pero ampliación. Y nuestras protestas no sirvieron para nada. El Ayuntamiento dijo que-yo-qué-sé, que-qué-sé-yo… y punto.

ampliacion 2007

Este año, ya fallecido mi padre, Malvecino ha ido a lo grande y ha hecho una ampliación tremenda, impresionante. Ahí está, refrendada por la ley del más fuerte, que no está escrita pero es la que rige. Yo miro aquel documento que prohibe las ampliaciones, lo tengo delante ahora: lo releo, veo lo que dice tan claramente, y suspiro. Ya no nos podemos creer la letra impresa, ni aunque tenga membrete, firmas y sellos oficiales.

ampliacion 2013

Recuerdo lo que decía mi padre, sí: juzga lo que pasa en general a partir de lo que ves que pasa en tu pueblo. Y me entra un sentimiento desolador, de indefensión e incluso de miedo. Porque si no podemos atenernos a lo que está escrito, a lo que pone en el papel, ¿a qué podemos agarrarnos? Nuestro querido lema, aquel standum est chartae, ya no sirve. No tiene validez. Si se incumple una vez y no pasa nada, y otra y tampoco, y otra más y lo mismo… lo que impera es la ley de la selva. Lo llaman “Estado de Derecho” y no lo es. ¿No da vértigo?

Dejémonos de bobadas, de análisis superficiales y desenfocados. Ni internet tiene la culpa de que la letra impresa esté devaluada, ni solo está devaluada la letra impresa que tiene que ver con la prensa. La situación, compañeros, es mucho, mucho más grave. Como lo son sus causas… y sus consecuencias.

tocinos junto a la huerta

Publicado en Abracadabrantizaciones, La vida misma | 5 comentarios

La escuela de Jánovas, en fotos

Esta fue la escuela de Jánovas, que era Casa del Pueblo: allí se reunían los vecinos para tratar asuntos del común, para celebrar las fiestas y bailar, allí iban los niños a aprender y en la parte de arriba tenía la vivienda el maestro.

Orquestina Azanuy

escuela janovas

Así quedó después de que Iberduero se la cargara. No de que por su culpa se fuera desmoronando con el tiempo, no, sino de que la empresa hidroeléctrica LA DESTRUYERA físicamente, a conciencia, pico y pala.

imagen (24)

Así estaba el año pasado, en mitad de un proceso de recuperación que habían emprendido los antiguos vecinos, con toda la ilusión que ponen en lo que hacen por su pueblo (que es suyo, digan lo que digan los papeles).

IMG_2062

IMG_2047

IMG_2066

Hay a quien no le gusta, así que por allí se pasó la Guardia Civil (no era la primera vez) a decirles que esa obra no contaba con los permisos oportunos (papel y más papel…). No sé por qué, le hicieron fotos a Toni Garcés. Quizá otro se habría acojonado un tanto; yo, desde luego sí; él, desde luego no. No se quedó calladico, tampoco. Anda que no llevan los Garcés años ni nada viéndoselas con ellos. Era sorprendente ver que todavía acuden por allí a meterse con los de Jánovas en pleno 2012, pero así fue.

IMG_2064

En fin, el caso es que así está la escuela de Jánovas en mayo de 2013. Cómo me gusta esta foto. Me dice muuuuchas cosas. Y cuánto los quiero, y los admiro, a los Garcés y a los Buisán. ¡Bravo por ellos!

Foto Escuela Mayo 2013pq

Publicado en Abracadabrantizaciones, Aragoneses de lujo, La vida misma | Etiquetado | 10 comentarios

Entorno espectral

Acabo de ver este vídeo donde el artista Fernando Sinaga explica algunas cosas sobre su intervención artística “Pantallas espectrales sobre el Ebro”, realizada por encargo de Expoagua en 2008 dentro de la intervención realizada en las riberas del Ebro cuando la Expo. La instalación se encuentra junto al río, en la orilla derecha, frente al recinto donde se celebró el evento. No me disgusta, aunque hasta que he visto el vídeo pensaba que era una valla publicitaria un tanto especial.

El caso es que escribo esto para darles un consejo: NO LA MIREN. Pese a que, en palabras del propio artista, está concebida para ser “un espacio de contemplación donde la mirada es fundamental”, porque “delante de las pantallas el paseante se enfrenta con el reflejo fugaz, cambiante e inestable del paisaje”; y pese a que, según la web del Ayuntamiento de Zaragoza, es ya “una de las obras más significativas del patrimonio artístico de Zaragoza”, insisto en mi consejo: NO LA MIREN.

¿La razón? Corren ustedes un serio peligro de darse un tozolón impresionante, hacerse una raja de varios centímetros y acabar, después de la correspondiente sutura y varios días de antibióticos, ingresados en el hospital. Como le ha pasado a mi chico.

Joaquín y Julia, mis hijos, fueron el lunes con un amigo mío que se los había quedado a comer ese día, a ver la crecida del Ebro en el Parque de la Cruz Roja, en la Almozara. Todavía no había llegado el caudal máximo, que se alcanzó en los días siguientes, pero ya la parte más próxima al río estaba inundada. Recorrieron un poco la zona, zascandileando por aquí y por allá, hasta que en un momento dado, mi chico pisó la tapa verde de un registro de los muchos que hay por allí. Algo como esto:

arqueta-rectangular-12_0_prs4

¿Se han fijado ustedes que la tapa de la arqueta lleva un tornillo? Bien, pues en Zaragoza, o al menos en “uno de los mejores parques de la ciudad“, deben de estar de adorno, porque estaban todas sueltas. Desde luego lo estaba la que pisó Joaquín, pero también todas las demás de ese parque: la prueba está, para quien quiera comprobarlo o haya pasado por allí estos días, en que ahora directamente no hay tapas, porque se las ha llevado el agua.

Bien, ahora hay que añadir un plus de mala suerte: Joaquín fue a pisar una tapa que, por estar suelta como todas, se fue a tomar viento y le hizo caer; pero justamente aquella arqueta, además, estaba rota. Así que una arista de la dichosa cacharra, “fabricada en polipropileno de gran resistencia” le hizo un desgarro cojonudo en la pierna izquierda, por debajo de la rodilla. (Bien, aquí tenemos que añadir un factor suerte: llega a darse cinco centímetros más arriba y se hace puré la rodilla. Menos mal.)

Coooorre al hospital, allí espeeeeera más de una hooooora a que le atiendan, le cosen (en dos planos: la herida era honda y abierta que daba impresión verla), le curan, le prescriben antibiótico y a casa. Seis días más tarde, la herida va mal: al hospital y allí estamos.

Tomé fotos de la arqueta ayer, pasada una semana y la riada. Fue cuando comprobé que las tapas verdes se las había llevado todas el agua, ergo estaban todas sueltas, y que mi crío había tenido la mala pata, nunca mejor dicho, de ir a pisar la que, debajo, estaba rota.

28012013251

Les pongo una imagen más de cerca. Lo marrón de enmedio es la huella que dejó la rodilla de mi chico:

28012013252

Si se fijan, verán que a la derecha de la huella de barro, hay una pieza saliente: esa fue la que le hizo la faena.

Si hubiera estado entera, como la de la imagen siguiente (sin tapa, arrastrada por el agua), el chico se habría dao un tozolón, pero no se habría hecho la faena que se hizo, ni estaríamos ahora en el hospital agarraícos al gotero de antibiótico, que esperemos que sea eficaz.

28012013254

El caso es que la susodicha arqueta “de mi chico” está al ladito de las “Pantallas espectrales” de Sinaga. Y que por allí hay otras varias muy cercanas. Así que ándense con cuidadico si quieren ver los maravillosos reflejos “siempre llenos de destellos y creando superficies inquietantes y magnéticas” de las susodichas pantallas, porque miren cómo pueden acabar. Y eso que “el paisaje circundante, el césped y los colores” fueron cuidadosamente elegidos por el propio artista, que anduvo por allí para cerciorarse de la idoneidad del lugar “durante varios meses y a lo largo de numerosas visitas”, porque “el lugar elegido había de ser un factor determinante en la conceptualización y formalización de la obra”, dado que el artista “se propuso fijar en su inestabilidad” los “límites inciertos y fugaces de una paisaje cambiante” por “la proximidad del río”.

Bien, pues ha de saber el señor Sinaga que el Ayuntamiento, a quien “corresponde la responsabilidad de mantener en condiciones adecuadas” su obra, se ha olvidado de lo determinante que era el lugar elegido y el entorno de la misma, porque ni tan siquiera se ocupa de poner un tornillico a la tapa de las arquetas que salpican, e insisto porque me jode, ese maravilloso e importantísimo entorno convertido en un maravilloso e importantísimo parque de la ciudad. Y tampoco de que las arquetas rotas se repongan: alguien puso la tapica verde sobre la arqueta rota, sin tornillo, y se fue a fumarse un puro.

–Oiga, que esto es un parque y por aquí vienen muchos niños…

–Que se jodan.

Y no me vengan con la excusa de los recortes, que soy una madre cabreada y no estoy pa tontadicas. Y los tornillos vienen con la arqueta; o, en su defecto, valen unos céntimos en cualquier ferretería. No me planteo ir a denunciar y pedir perras, aunque quizá debería; solo pido que hagan el favor de poner esas putas tapicas bien sujetas pa que no se caiga otro, que en Urgencias también están de recortes.

De momento, y por si acaso, si van ustedes por allí miren bien el suelo, tengan cuidado por dónde pisan, y no se les ocurra detenerse mientras caminan despreocupadamente en observar con deleite los tonos fucsias, amarillos, azules o verdes llenos de destellos y creando superficies inquietantes y magnéticas de la obra de Sinaga, háganme caso.

Quinito, espero que esta noche duermas bien. Cuida no se te enrede la gomica del gotero. Mañana por la mañana voy a relevar a papá en cuanto deje a Julia en el cole. Y a eso de las diez, cuando venga la enfermera a curarte la herida, espero que vaya mejor y la infección vaya para desapareciendo, que creemos que a eso tiende. A mí ya se me va pasando el miedo. Y tú te estás portando como un jabato, tío: eres el mejor. A ver si nos mandan pronto a casa, cielo.

ACTUALIZACIÓN, VIERNES 1 FEB.: Me dice un angelico de la guarda que ya están las arquetas repuestas y atornilladas… ¡Bien! Ya pueden mirar la instalación de Sinaga, pues.

Publicado en Abracadabrantizaciones | Etiquetado , , , , | 5 comentarios

Alberto Menjón, en el Heraldo de hoy

Estupenda entrevista que le ha hecho el gran Mariano García. Y la foto, de José Miguel Marco, también es bien bonita. ¡Ole y ole!

No olvidarse: hoy, miércoles 24 de octubre, a las 19:30, en el salón de la Diputación de Huesca (Porches de Galicia) y mañana en el salón de actos de la CAI en el Paseo Independencia, a la misma hora. ¡Enhora buena, Albertoooo!

Publicado en Abracadabrantizaciones | 2 comentarios

Para la vida real

Veo a mi chica (7 años) jugar un rato a “Animal crossing” en la Nintendo. Pasa un nivel, o lo que sea eso, y como resultado ha obtenido nueve melocotones, dos bellotas, una flor y cuatro muebles. Acto seguido, lo lleva todo a una tienda y se lo tasan en 2.390 bayas. Ella vende todo. “Anda, ¿lo vas a vender todo?”, le digo yo. “¿No te quedas nada, ni la flor siquiera?”. “No”, me dice; “es que tengo que pagar la hipoteca. Bueno, las hipotecas: una por arreglar el salón, y otra por comprarme el segundo piso. Es que solo tenía un piso, ¿sabes?” Flipo mientras la veo que va a otra especie de tienda donde le dicen que su hipoteca asciende a ¡96.000 y pico bayas! Entrega lo que le han dado, íntegramente, y le dicen: “¡Enhorabuena, ahora solo  te faltan 93.000 y pico bayas!”. Me ha dado un vahído, qué quieren que les diga. Cuando me decía que estaba jugando a “Animal crossing” me imaginaba yo carreras de gatitos por el monte, infeliz de mí.

Publicado en La vida misma | Etiquetado , | 10 comentarios

Dineral en libros para el cole

El otro día recogí los libros de mis hijos para el nuevo curso. Los dos están en Primaria y van a un colegio público: el mayor empezará 5º y la pequeña 2º. De la lista de material complementario (lápices, colores, tijeras, pegamento, reglas…) no cogí más que los cuadernos, porque de lo demás tenemos abundante y aprovechable, así que ahí ahorramos un poco (o no tan poco, que cada puñetero boli borrable, por ejemplo, vale una pasta). En total, pagué 270 euros.

Salí de la librería abanicándome. Y eso que me habían hecho un 15% de descuento, que si no habrían sido 320 o por ahí. Y hay que tener en cuenta que para mi crío mayor no tuve que comprar más que cuatro tontadicas, porque los libros-libros los da el cole, que los reaprovecha del año pasado… Vaya, que los llego a tener que comprar todos y me atizan casi los 500, fijo. Y no  te digo nada si añadimos diccionarios, que este año necesitaríamos de lengua, de inglés y de francés, pero afortunadamente también hay en casa unos cuantos.

Una amiga que tiene dos hijos de la misma edad que los míos, y que van a un cole también público muy cercano al nuestro, pagó los correspondientes 300 y pico porque compró lapiceros y colores, y tal (aunque no diccionarios). En la misma librería, así que el descuento era el mismo. Lo digo porque veo que de un colegio a otro la cosa se lleva poco: puedo servir de media, unos cuantos euros arriba o abajo.

Así que me acuerdo a cada rato de esta noticia que publicó hace unos días el Heraldo (que la vuelta al cole iba a ser este año un 40% más cara), y de lo que comentaba en ella la portavoz de la FAPAR, ofreciendo “consejos de ahorro”. Mira, esta vez no me voy a meter con el Heraldo, para variar, sino con esos consejos que ofrecía la FAPAR: se recomendaba “ser racional en el gasto”. “No hay por qué renovar el material cada año, hay que llevar a cabo un consumo responsable y reutilizar lo que ya se tiene y está en buen estado”. Explicaba la portavoz:

“las diferentes subidas afectarán en función de lo que se incluya en las compras de principio de curso y en la racionalización del gasto por parte de las familias”.

O sea, que no compráramos mochilas ni estuches, ni compráramos nada que no fueran libros y material escolar. Tampoco ropa: “A los niños se les viste todo el año”, decía. Ya, digo yo; y dentro de nada tendré que comprar chándales. Y mis cuñadas me pasan mucha ropa, ¿eh? Pero chándales ni uno: normal, mis sobrinos dejan los chándales en el mismo estado que mis hijos, o sea, hechos papilla.

De modo que, aun sin contar con ropa ni material ni mochilas ni estuches ni ná, 270 euros de nada. Casi 50.000 pesetas en libros para dos niños, contando con que a uno se los dan.

Me parecen consejos pobres los de FAPAR, la verdad. Yo habría ido un poco a la yugular, a un factor que sí encarece la “vuelta al cole”, en vez de acudir a eso de “la racionalización del gasto por parte de las familias”, que parece que los padres nos volvemos locos comprando bobadas; que no digo que no haya casos, pero será el que pueda. Y de lo que se trata aquí es de buscar soluciones para la gente que no puede. Lo que pasa es que hay que meterse con las grandes editoriales y con la implicación de los centros. Veamos.

Lo normal, in illo tempore, era que los críos llevaran cada curso los libros de las principales asignaturas, que siguen siendo cuatro como cuando yo era pequeña aunque se llaman distinto: Mates, Lengua, Cono e Inglés. Para Religión llevábamos el catecismo, para Plástica un cuaderno de dibujo, y para Música una flauta (sí, yo ya soy de la generación emisora de pitidos chirriantes con una Hohner). Por lo demás, un cuaderno por asignatura. Prou.

Pero una editorial es una empresa y su objetivo es ganar dinero. De siempre ha habido fichas, pero cuando la Administración asumió la compra de los libros, idearon la edición de “cuadernillos”, tres para cada asignatura (uno por trimestre), donde iban los ejercicios, porque así los niños no tenían que escribir en los libros y éstos se podían reaprovechar. Los libros, no obstante, seguían trayendo ejercicios con sus correspondientes huecos que rellenar (ole, espacio perdido), de forma que los críos acababan trayendo a casa ejercicios de los libros que tenían que hacer en sus cuadernos, y ejercicios de los cuadernillos que se rellenaban en el propio cuadernillo. Un lío y un rollazo. Lo de que, además, la mitad de ellos fueran verdaderas chorradas lo vamos a dejar pasar.

El caso es que ahora la Administración ya no se hace cargo de los libros y los tenemos que comprar las familias. Bien, pues sobran los cuadernillos: y los ejercicios, que vengan en los libros simplemente enunciados, sin espacio para rellenar, y que los críos los hagan en sus cuadernos. Así, los libros se podrán reaprovechar para otros cursos… aunque para esto se tienen que implicar los coles o, en su defecto, las APAs.

De modo que pido a la FAPAR, y a las demás federaciones de padres de alumnos, que sean más exigentes en sus consejos de ahorro: no solo debemos ahorrar las familias, que hacemos el pino con nuestros presupuestos, sino que se deben exigir también medidas prácticas a las editoriales y a los coles.

–Que los profes se comprometan a no cambiar los libros a cada rato.

–Y que no pidan cuadernillos.

–Que las editoriales pongan los ejercicios, si los proponen (que eso también lo podrían hacer los maestros), en los propios libros, pero sin dejar hueco para rellenarlos.

–Que algunas asignaturas (plástica, religión, alternativa, música…) se den, simplemente, sin libro.

–Y que los coles y/o las APAs se remanguen y recojan los libros al final de cada curso, para volver a repartirlos al curso siguiente.

De tanto en tanto nos tocará comprar, pero no todos los años, ni tantos libros y libritos y extras de todo color. Y ninguna de estas medidas rebajará ni un ápice la calidad de la enseñanza… pero los padres lo notaremos, vaya que sí.

ACTUALIZACIÓN: Esto sí es una buena iniciativa, ¡muy bien!

Publicado en La vida misma | Etiquetado , , , , , | 11 comentarios

No noticia

Por mucho que sea verano y recurramos al consabido “algo hay que contar puesto que no hay noticias” (lo que, por otra parte, no es cierto), hay cosas que no se puede permitir el periodismo mínimamente serio. Y un ejemplo viene hoy en el Heraldo (ya, ya sé que me meto siempre con el Heraldo, pero es que vivo en Zaragoza; no me voy a meter con el Diario de Cádiz).

La perla es ésta:

Bueno, no es solo que no sea una noticia: es que se trata simplemente de poner un titular borde para inzurizar, para provocar a la gente, para hacer que el personal se indigne y eche espumarajos (cosa que se consigue, vistos los comentarios). Pero para que se indigne, además, solo la gente que pasa y mira de refilón; porque si uno se lee la noticia, resulta que la cosa es de lo más normal. Es, pues, la táctica que lleva años utilizando El Mundo, por ejemplo, que te lees una noticia (si es que tienes el cuajo de leer El Mundo, claro) y resulta que el meollo de lo que se cuenta es bastante más suave, cuando no directamente contrario, a lo que afirma el titular. Eso sí, el titular es provocativo, que es de lo que se trata.

Vayamos al asunto concreto de hoy: resulta que hay trece fundaciones que entraron en los presupuestos de la Comunidad de Aragón de 2012 con dotaciones varias que, en conjunto, ascienden a 22 millones de euros. ¡Qué barbaridad, qué dineral ‘se come’ esta gente!

Bien, pues veamos. Más de la mitad (11,7 millones) se destinan a una sola de esas fundaciones, el Centro de Estudios de Física del Cosmos de Aragón, que tiene que montar nada más y nada menos que un observatorio astrofísico. Teniendo en cuenta que, por un poner, el Pabellón Puente (un cacharro que no sirve para nada y que, en fin, podremos darnos con un canto en los dientes si no causa problemas en la próxima crecida del Ebro) costó más de 88 millones de euros, la cifra para esta fundación no me parece desorbitada.

Luego va y hay otra “mordida” gorda (4 millones) para la “Fundación Zaragoza Logistics Center“, que tiene un convenio con el MIT (Instituto Tecnológico de Massachusetts) y la Universidad de Zaragoza, y trabaja para ser un centro de excelencia en logística, que es lo que trata de ser Zaragoza, creo. Para ser el proyecto clave del futuro de la capital de Aragón, tampoco me parece excesivo.

Luego hay 3,8 millones más para dos fundaciones de investigación científica puntera: la Agencia Aragonesa para I+D y el Parque Científico-Tecnológico de Aula Dei. ¿Es mucho lo que se les da? Bien, ¿les dejamos investigar o no?

Vale, pues ya llevamos, sumando lo dicho, 19,5 millones de euros. En cuatro fundaciones que, en fin, yo diría que no se gastan el dinero en chifletes, o no deberían hacerlo. Nos quedan 2,5 millones que se reparten entre una fundación que estudia la osteoporosis en los niños, otra dedicada a la observación de la Tierra (que, por cierto, estos días va dando información detallada sobre la extensión del incendio del Moncayo), la que sostiene Dinópolis, la que estudia a Goya, dos que mantienen una importante colección bibliográfica y una colección de arte… y que reciben, algunas, de 18 a 20.000 euros. La de la osteoporosis infantil, por ejemplo, recibe 124.000. ¿Es mucho?

En los comentarios a la “noticia” había alguno que otro que decía que pa qué queremos en Aragón gastanos semajante perrada en mirar al cielo, por ejemplo. Que inventen otros, vaya. Pos nada, le contestaría yo: que estudien la osteoporosis en Alemania y que traten a los enfermos solo allí. ¿No inventan ellos?

Pero estoy entrando en el juego: no se trata de ir a saco con la noticia. Se trata de que no hay noticia. El boletín oficial del que está sacada la información es de febrero de 2012: ¿hasta agosto no se lo han leído? Joer. Pero el asunto es que, una vez que han decidido leérselo, ¿no había nada mejor que contar?

Porque yo veo varias cosas interesantes. Por ejemplo, que solo la Ciudad del Motor ‘se come’ 28 millones (una sola cosa, no trece, tiene adjudicada bastante más pasta que todas las fundaciones “noticiables” juntas; y no es para investigación); que Expo Zaragoza Empresarial tiene destinados 115 millones (¿para hacer qué?); que hay 42,5 millones consignados en traspasos a administracion comarcal, única y exclusivamente para personal; y que una cosa que se llama Corporación Empresarial Pública de Aragón se beneficia de nada menos que 24 millones. Esto último es llamativo si se tiene en cuenta que los objetivos de la susodicha corporación son la coordinación, seguimiento, apoyo, planteamiento de directrices comunes, etc., de las empresas públicas de la Comunidad Autónoma… que, por supuesto, tienen sus propias dotaciones presupuestarias asignadas con el dinerico público, en partidas a veces muchimillonarias (más de 532 millones en total).

Por no hablar de la CARTV (tele y radio aragonesa). Que no me parece mal que exista ni que tenga un presupuesto potable, vaya eso por delante (aunque no para emitir jotas casi todo el rato). Pero que se lleva tres partidas de dineros diferenciadas: a la propia Corporación Aragonesa de Radio y Televisión van casi 54 millones de euros; pero luego, aparte, figuran 8,7 millones más para la radio autonómica y 86,2 para la tele autonómica. En total, casi 149 millones de euros. (Que ojalá fueran para financiar programas de la misma calidad que Oregón Televisión.)

¿El periodista (o quien le manda) se habría sentido cómodo titulando algo así como “La Corporación Aragonesa de Radio y Televisión ‘se chupa’ casi 149 millones de euros del presupuesto de los aragoneses“? ¿O algo del tipo “Solo para hacer de promotora inmobiliaria la DGA destina una partida de 66 millones” (que es lo que se asigna a la Sociedad Suelo y Vivienda de Aragón)? Porque podría haberlo hecho perfectamente… ¿o es que en esos casos se habría preferido usar el verbo “invertir”? Porque está claro que en algunas cosas “se invierte”, en otras “se gasta” y a veces los destinatarios “se comen” el presupuesto. ¿De qué depende la elección de un verbo u otro?

Por último, dos precisiones: una, que las fundaciones a las que se refiere la ‘noticia’ no son “de todo orden y condición, además de numerosas”, porque son trece y principalmente científicas o de apoyo al desarrollo; y otra, que yo no tengo nada que ver con ninguna de ellas ni tampoco nadie próximo a mí, que yo sepa. Lo que me revienta es que se desista del periodismo: los ciudadanos lo necesitamos, su papel es muy importante… y se lo están cargando. Pedazo de irresponsables.

Publicado en Abracadabrantizaciones | Etiquetado , , , , | 5 comentarios