La voz nunca escuchada de los del pueblo

Mientras investigaba por los archivos para obtener datos sobre Sijena me salían cosas curiosas. Hoy os traigo una. Es una muestra de las protestas que se alzaban desde los pueblos contra el despojo de sus iglesias a manos de obispos, párrocos, anticuarios y jefes de museos, que nunca pensaron en ellos como en otra cosa que no fuera un estorbo.

Las protestas de la gente de los pueblos no es que no fueran jamás escuchadas, sino que, de tan poco que se tuvieron en cuenta, han desaparecido de la memoria y del interés de los historiadores, que por lo general ensalzan a los poderosos cuando tratan este tema, alaban la sensibilidad artística y la cultura de los que tanto atropello cometieron, disculpan sus excesos y hasta las ilegalidades, y culpan indefectiblemente a los del pueblo de “dejarse expoliar”, de “no mostrar interés”, de incultura, desidia e ignorancia. Este tipo de testimonios, como el que traigo hoy aquí, se obvia sistemáticamente porque culpar a los de los pueblos sale gratis: nunca jamás van a devolver el golpe. Y cuando lo intentan también son denostados.

La carta que reproduzco a continuación fue escrita desde Sort el 8 de septiembre de 1929. La firma un ciudadano, F. Pla, que la dirige al “Sr. D. Joan Sacs”, seudónimo de un crítico de arte muy influyente de Barcelona que se llamaba Feliu Elías. Denuncia el expolio de las pinturas románicas de Sorpe, en el Pirineo de Lleida. Y dice lo siguiente (traduzco del catalán y al final pongo fotografías de la carta):

Muy señor mío: Confirmo el telegrama que le he enviado. Es escandaloso lo que pasa con todo lo referente a obras de arte en todo el Obispado de Urgel. Vino aquí el Dr. Guitart [Justí Guitart, el obispo] con fama de buen patriota y regionalista convencido, pero delante de unas miserables pesetas claudica totalmente. Autoriza a venderlo todo, absolutamente todo, solo que pueda reunir muchas pesetas. El Dr. Planes, vicario general, le secunda admirablemente, enviando cartas a los curas para que entreguen los objetos de las iglesias a los anticuarios que son portadores personales de las mismas.

Con hoy, son ya tres días que trabajan limpiando de cal las pinturas murales de Sorpe. El pueblo no sabía nada. Pero al ver el Sr. Armengol Barado, de Sorpe (buen amigo mío, que estaba enterado de lo ocurrido hace dos años), que unos señores junto con el capellán (Mosén Pere Alegret) estaban largas horas encerrados en la iglesia, temió de lo que se trataba, y fue al coro, quedando sorprendido de ver “la de Dios” de pinturas que se ofrecían a sus ojos. Llamó al presidente de la Junta Administrativa del pueblo y a la vez llamaron al señor cura a casa del referido Armengol. Al decirle que el pueblo no estaba dispuesto a dejarse expoliar de sus pinturas, contestó que todo sería inútil. Que los señores que trabajaban para llevárselas eran el secretario y un delegado de la Exposición que venían debidamente autorizados para todo, incluso para utilizar a la Guardia Civil si se les ponían dificultades.

Dicho señor A. Barado, que es el alcalde, y el presidente de la Junta Administrativa han venido a buscarme, después de haber puesto un telefonema al Gobernador Civil, denunciando el hecho y pidiéndole instrucciones, que no ha contestado.

Además ha sido enviado un telefonema al Dr. Guitart [el obispo], protestando por el hecho.

Ya el pueblo se opuso a que se vendiera el San Pedro románico del altar mayor y llegó el señor cura a ofrecerles dos mil pesetas, que rechazaron.

De las pinturas de Sant Pere del Burgal, que creo tiene Plandiura y habían ofrecido 45.000 pesetas para que el pueblo callara, les dieron 3.000 pesetas.

El año pasado robaron del pueblecito de Noris un frontal de altar de talla románica de incalculable valor, pese a que le faltaban ya las figuras de los apóstoles que hace unos años dejó arrancar el cura a un anticuario, que por los datos que he reunido, podría ser uno que le dicen el Gitano de Manresa. Incluso se ha dicho si las dichas figuras las tenía Jorba. Se presentó la oportuna denuncia en el Juzgado, pero como si nada, y eso que un frontal no es una pieza que se pueda escurrir con facilidad. En la Seu d’Urgell hay fotografías de dicho frontal. Es una pieza de importancia.

Volvamos a lo de Sorpe.

Para julio estuve allí. La iglesia es románica [describe la iglesia]. Las pinturas, totalmente recubiertas de cal, habían tenido cuidado de que no se viesen más que en las pequeñas raspaduras ya hechas. El aspecto era de que comenzaban sobre los bancos colocados alrededor del coro.

Toda esta gente que se dedica a antigüedades le temen a usted extraordinariamente. Más de una vez se me ha pedido que sobre todo no le dijera nada a usted, pero ahora ya es demasiado.

Le saluda atentamente su affmo…

Joan Sacs no hizo nada, que yo sepa. La carta la encontré entre los papeles de Jeroni Martorell, jefe del Servicio de Conservación de Monumentos de la Mancomunidad de Cataluña y, en esa fecha, del mismo servicio en la Diputación de Barcelona. Tampoco hizo nada. El obispo, tal como había afirmado el cura ante las protestas del pueblo, vendió las pinturas al MNAC. Y allí están hoy, salvo unos fragmentos que se conservan en el Museo Diocesano de Urgell.

sorpe-2

No sé si habrán reparado en que en esa carta se habla de expolio. Que el pueblo no estaba dispuesto a dejarse expoliar sus pinturas, afirmaba Pla. Fue un expolio, en efecto, pese a que se contaba con todos los permisos y bendiciones, porque esas pinturas eran del pueblo y el pueblo no quería que nadie se las llevara. ¿Hablaban de “expolio” por anticatalanismo? No, claro. Pero ¿dónde quedaron todas sus peticiones de ayuda, sus denuncias, sus protestas ante las autoridades? En el cesto de la basura, sin respuesta. O con la respuesta de la Guardia Civil, si hubiera hecho falta. En eso no nos diferenciamos las gentes de más allá y más acá de las fronteras administrativas entre las dos comunidades. Los poderosos lo tenían todo de su parte. Los de los pueblos, a callar. Y hoy, la historia los juzga, encima, como descuidados e ignorantes.

Sigamos haciendo historia oficial, oigan.

img_2873 img_2874 img_2875

Esta entrada fue publicada en Patrimonio cultural y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

7 respuestas a La voz nunca escuchada de los del pueblo

  1. Concha A. Roy dijo:

    Muchas GRACIAS Marisancho. Muchas gracias por esa labor IMPAGABLE que estás llevando a cabo. GRACIAS.

  2. Pedro S. Quibus dijo:

    Gracias por esta información. Era muy necesaria. Ánimo en esta magnífica labor.

  3. Ligre dijo:

    Muchas gracias como siempre. Lo bueno es que estamos aprendiendo mucho este verano. Me entristece que al Velasco le den apoyo también desde “la academia” mientras que a tu labor la silencian y ni la incluyen en su relato, que ya tienen bien armado y del que no se bajarán hasta las últimas consecuencias. Sin ánimo de abrir otro frente, pero creo que hay bastante de machismo: hombres que hablan para hombres, defienden sus intereses y los de un sistema que les privilegia. Y esto lo dice un hombre.

    No sé si vas a escribir sobre “la pedrea de la lotería política de la Generalitat” que le ha caído al Museo de Lleida esto últimos días. No rompe con varios de los argumentos sobre inquebrantabilidad de las colecciones museísticas y de las catalogaciones que defienden por allí? O si no hay una frontera que no les gusta de por medio les da igual?

    De nuevo muchas gracias por tu labor

    • Inde dijo:

      Sí, lo de ceder obras a otros lugares que no sean aragoneses no presenta ningún problema, como ves. Había pensado escribir sobre ello, pero me da pereza. Tal vez más adelante…

      Gracias por las gracias, 😉

  4. María dijo:

    Bien nos resulta a los aragoneses de a pie saber todas estas cosas. Que se den cuenta estos señores de los expolios que han sido realizados. Gracias por la información.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *