El Cristo de Perves y las fuerzas vivas

A finales de los 60, mosén Jesús Tarragona, delegado de patrimonio de la diócesis de Lleida, se hizo con el Cristo románico de Perves (una pequeña población situada junto a Pont de Suert), que hoy es una de las piezas más emblemáticas del #MuseudeLleida. Así lo cuenta él mismo en la hagiografía que le publicaron en 2015 (pp. 249-250):

Lo más importante de aquellos años fue la recuperación del Cristo de Perves. Primero subimos allí el dr. Colom [vicario general de la diócesis] y un servidor. Ofrecí dineros para arreglar la iglesia del pueblo y la gente estuvo de acuerdo. Al segundo día subí con Esteve Corominas, mi cuñado, con el coche del obispado. Un ‘cuatro latas’, le decíamos! Fue entonces cuando los vecinos protestaron y pusieron un tractor a la salida del pueblo para impedirnos la salida. Llamé al gobernador, que era Martínez del Val. Él llamó al coronel de la Guardia Civil, que dio órdenes al comandante de Pont de Suert. Este comandante subió escopeteado a Perves y amenazó con meter a todos a la cárcel. Ja, ja… Pusimos paz; el cura de Perves era Mosén Pedrós, que ahora es deán de la catedral de Lérida… y ahora el Cristo luce en el Museo Diocesano!

Ay.

  1. Qué curioso es que el primer día la gente estuviera de acuerdo con lo de ceder el Cristo a cambio de dineros para restaurar la iglesia y al día siguiente, sin embargo, se opusieran de ese modo. “La gente” que se mostró de acuerdo me figuro que no serían los vecinos del pueblo.
  2. Ofrecer dinero para arreglar una iglesia a cambio de llevarse una obra artística preciada, por parte de los responsables de una diócesis, es algo inaceptable. Si la diócesis tiene dinero, debe dedicarlo a mantener las iglesias en condiciones sin pedir nada a cambio: es su obligación.
  3. Mola el vehículo que se utilizó para transportar una de las piezas hoy más preciadas del Museo de Lérida: un ‘cuatro latas’.
  4. Ante la oposición del pueblo, se recurre a la fuerza pública sin más trámite: llamada al gobernador civil de Lérida (José María Martínez Val, jefe provincial del ‘Movimiento’) que moviliza inmediatamente a la Guardia Civil. Con los del pueblo, tontadas las justas.
  5. Comentario al respecto de mosén Tarragona: “Ja, ja”. JA, JA.
  6. Así se “puso paz”. Sin contemplaciones. Y el cura de Perves fue nombrado deán del cabildo de Lérida.

Ahora, sin embargo, la Guardia Civil parece que no sería bienvenida en ese museo.

Esta entrada fue publicada en Patrimonio cultural y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a El Cristo de Perves y las fuerzas vivas

  1. Pere Fulleda dijo:

    Clar, aquesta obra estaria millor si l’haguessin robada… Però, els aragonesos no estàveu preocupats pel vostre patrimoni? Qualsevol catalogada és bona contra Catalunya!

  2. Inde dijo:

    Qualsevol catalogada? Perdona, pero no te entiendo. Hay que estar menos ofuscado para escribir. Vuelvelo a intentar, anda.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *