Sobre los motivos del Museu de Lleida y del MNAC en defensa de sus colecciones

Leo en totlleida.cat el artículo “Motivos del Museo de Lérida y el MNAC en la defensa de sus colecciones“, firmado por Josep Maria Forné i Febrer, diputado de Junts pel Sí. Y encuentro tantos errores en esas motivaciones que recomendaría a Junts pel Sí que busquen otras nuevas. Las comento seguidamente, para que se vea por qué digo esto.

Las obras provenientes de Sijena han sido conservadas y están excelentemente expuestas en los dos museos, con una posibilidad de visita y difusión excepcionales“. Sólo está expuesta una pequeña parte de esas piezas. La mayoría están en los almacenes, sin haber visto la luz en 45 años (las que entraron en 1970) o en 80 (las que lo hicieron en 1936). Tanto como excepcional esa difusión no me parece, la verdad. Y en cuanto a la conservación, pues no se sabe, porque no se dejan ver ni a público ni a investigadores. De alguna cosa que sabemos, escribiré más tarde.

36 Sigena%20G77a

Pintura del coro de Sijena arrancada en 1936, conservada desde entonces en la reserva del MNAC, jamás expuesta, y cuya conservación es “muy precaria”, según una técnica del propio museo.

Las obras de arte provenientes de Sijena tienen dos propietarios, el MNAC y la Generalitat de Cataluña. La propiedad está documentada y bien trazada: por un lado la protección después de la quema del monasterio en los primeros momentos de la Guerra Civil (mayoritariamente las pinturas murales que se encuentran en el MNAC) y en segundo lugar la compra de las obras que se encuentran en el Museu de Lleida“. Bueno, propietarios exactamente no son, ni la propiedad está documentada; si lo estuviera, no habría sido negada por los Tribunales y tendríamos los documentos publicados y, estos sí, excelentemente difundidos por la prensa. Por un lado, las pinturas salvadas (sí, salvadas) tras la quema del monasterio figuran en el MNAC en depósito, y un depósito no prescribe: ha de levantarse en el momento en que su dueño lo diga, haya pasado el tiempo que sea. Por otro lado, las ventas hechas a la Generalitat y al MNAC entre 1983 y 1994 han sido declaradas nulas de pleno derecho por sentencia judicial.

Hay que recordar que el monasterio fue abandonado por las monjas sanjuanistas en 1970 siendo un monasterio [que se hallaba] dentro del ámbito territorial de la diócesis de Lleida, y por eso se depositaron en el Museu de Lleida 44 obras, que se sumaban a unas anteriores donaciones que ya habían hecho“. (Aquí, una pequeña colleja al redactor de esta frase.) Las monjas no abandonaron el monasterio en 1970: se trasladaron porque se estaban haciendo obras en la parte que ellas habitaban, y su intención era volver cuando estuvieran terminadas. Su regreso no se produjo nunca, sin embargo. Por eso el depósito fue provisional; y precario al menos en el caso de Lleida, pues no consta ningún documento que lo formalice por parte de las monjas. Simplemente, las piezas se llevaron allí y allí han estado guardadas. Las “donaciones que ya habían hecho” con anterioridad las monjas de Sijena se reducen a la silla de Doña Blanca, que figura como donación de 1904, aunque esa donación nunca ha quedado clara, a falta, también, de documentación que la certifique.

Museu de Lleida

Silla de Doña Blanca, donada, al parecer, en 1904. No se reclama.

Entre 1983 y 1994 estas obras fueron compradas por la Generalitat, encontrándose las propietarias de las obras, las monjas sanjuanistas, en Valldoreix donde está su casa madre“. Mira que es corta la frase, y la de errores que contiene. Entre las fechas indicadas no fueron compradas todas las obras que se van mencionando en el artículo, aunque así pueda entenderse por cómo se ha escrito, sino sólo las que salieron del monasterio en 1970. Son 97 obras, 53 de las cuales están en Barcelona. Y no fueron compradas solo por la Generalitat, sino que uno de los lotes lo adquirió el MNAC. Las monjas propietarias se encontraban en Valldoreix, sí, pero ese monasterio NUNCA FUE SU CASA MADRE. Y lo pongo así en mayúsculas porque eso es una barbaridad del quince. La casa madre de la orden femenina sanjuanista siempre había sido y seguía siendo Sijena. Las ventas las hizo la priora de Valldoreix afirmando que ambas comunidades se habían fusionado, lo que no era cierto (han seguido siempre, hasta hoy, registradas como entidades diferentes). Ella no tenía derecho a disponer de esas obras y por eso se han anulado las ventas.

contrato 1992

En 1998 se consuma la división de la diócesis de Lleida que se había iniciado en 1995. Es entonces cuando el Monasterio, y muchas otras parroquias antes adscritas al obispado de Lleida desde hacía más de 800 años, pasan al obispado de Barbastro-Monzón“. El monasterio era un monasterio, no una parroquia. Y estuvo adscrito a la diócesis de Lérida desde 1873. Antes de esa fecha, las orgullosas dueñas de Sijena al obispo de Lérida no lo dejaban ni entrar. Pelearon como jabatas para mantener siempre su independencia. De modo que para relatar la historia de los 800 años de esa diócesis, a lo que menos se tiene que acudir es precisamente a Sijena.

El Gobierno de Aragón pide el derecho de retracto en la compra de las obras provenientes de Sijena. Esta demanda todavía está en los Tribunales.” Pues no, no señor. Esa demanda, que estuvo pendiente en el Constitucional 14 años (en el caso más excepcional de la historia de ese Tribunal) fue objeto de un fallo emitido en 2012. Vaya metedura de pata.

“…el Constitucional también falla rápidamente en favor de la validez de estas sentencias [se refiere a las más recientes, de 2015 y 2016], cuando en 2012 había dicho que no era aceptable el derecho de retracto. Pero eso no es técnicamente posible llevarlo a la práctica tiene, ni justo políticamente [sic]”. En la última frase, a saber lo que se habrá querido decir. Hay que ser un poco más pulido con los textos y no escribirlos al desgaire, sobre todo cuando tratan de cosas tan importantes. ¿Ve? Aquí hace referencia a la sentencia de 2012 del Constitucional, pese a que acaba de decir que todavía estaba la demanda en los Tribunales. En fin, que no parece tener muy claro de qué está hablando. De hecho, lo que se rechazó fue el derecho de retracto que pretendía Aragón, pero se dejó muy claro que se podía acudir a los Tribunales ordinarios para que se pronunciaran sobre la legalidad de las ventas. Que es lo que se ha hecho. No hay ninguna contradicción.

Cita a Joan Reñé, presidente de la Diputación de Lleida, que afirmó: “No es comprensible que un Museo, con una colección legal y legítima, ejemplo de buenas prácticas, por lo que hace a la forma de ingreso de los objetos […] se vea sometido al arbitrio de unos poderes políticos y los de una diócesis, la de Barbastro-Monzón, cuya historia no se remonta ni a un cuarto de siglo“. A ver, la diócesis de Barbastro-Monzón no tiene nada que ver en esta historia de Sijena. Nada. Todo ese montón de sonoras palabras (sometierse, arbitrio, poderes políticos, etc.) no “pegan” aquí en absoluto. La reclamación de los bienes de Sijena la hace el Gobierno de Aragón y el Ayuntamiento de Villanueva de Sijena para que las piezas vuelvan al monasterio, su lugar de origen. ¿Qué pinta aquí Barbastro? Diócesis que, por cierto, tiene una historia muy larga; ha sido como los ojos del Guadiana, sí, pero se remonta al siglo XII y es anterior, incluso, a la creación de la de Lérida.

Al único argumento del interés y el beneficio que aporta el hecho de que Sijena hoy territorialmente pertenezca a la administración aragonesa…”. ¿¿¿??? ¿Hoy? ¿A “la administración aragonesa”? Sijena está en los Monegros, en esa comarca por algunos tan denostada. ¿Saben ubicar la localidad en un mapa? Lo digo porque en la abundante documentación de todo el siglo XX que sobre los bienes de Sijena he consultado en estos últimos años, desde Barcelona no se sabía: decían que estaba “en el Bajo Aragón”, “en el Bajo Cinca”, pero ni una sola vez la localizan bien. Y ha sido aragonesa a lo largo de toda su historia.

aracom10 HUESCA_468

“…se contraponen los argumentos de la legalidad en los procedimientos de adquisición de los bienes (compra aprobada por el obispado de Lérida, el arzobispado de Barcelona y el mismo Vaticano, y que anteriormente el Ministerio ya había realizado con otras obras de Sijena)”. Todas esas aprobaciones eclesiásticas lo fueron para vender PATRIMONIO DE VALLDOREIX, no de Sijena. Así que no valen ni el papel en el que están escritas. Y lo de que el Ministerio hubiera aprobado ventas con otras obras de Sijena no es cierto: esa afirmación viene de una venta (pendiente de reclamación) de dos piezas que se hizo al parecer en 1927 y que, precisamente, no contó con ninguna autorización ministerial. Una pieza está en Zaragoza y la otra en el Museu Marés de Barcelona.

Termino ya, porque me canso y me figuro que estaré cansando a los posibles lectores. Este comentario es bastante más largo que el propio artículo. El resumen final de este último es que la defensa se basa “en la legalidad del procedimiento de adquisición [que ha sido rechazada por los Tribunales], en la obediencia a las leyes catalanas [que no a las del Estado, a las que están obligados mientras formen parte de él, como todos los ciudadanos], y en la legitimidad de una historia de más de 800 años, hilo argumental del Museu de Lleida [solo que Sijena, ya lo hemos dicho, solo dependió del obispado durante poco más de cien años], o en el hilo argumental de uno de los museos más importantes del mundo en el románico como es el MNAC [que si no es propietario de las obras, y el dueño las reclama, debe devolverlas porque así lo dice la ley]”.

Lo dicho: recomiendo a Junts pel Sí que busquen otros argumentos de defensa, porque estos no se sostienen.

Esta entrada fue publicada en Patrimonio cultural y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Sobre los motivos del Museu de Lleida y del MNAC en defensa de sus colecciones

  1. Fran dijo:

    No cansa para nada. Ojos como platos. Muchas, muchas gracias por poner tu sabiduría al servicio de esta justa causa.

  2. Fran dijo:

    Otra mentira que cuentan: Dicen que las obras no expuestas en 45 años no son síntoma de que no se las haya tenido en consideración, ( si tuvieran 45 años Las Meninas sin exponer sería algo muy normal por lo que vemos)que está perfectamente conservadas y estudiadas y que se puede ir a verlas sin ningún problema, pero cuando les preguntas que trabajos específicos de conservación se han realizado y que estudios se han publicado al respecto, ya no saben qué decir. Pero no pasa nada, saltan a otro argumento/ mentira y ya está, porque el principio inamovible a defender es no devolver los bienes, y si hay que disfrazarlo de ataque a Cataluña pues se disfraza.

  3. joder qué ganas tengo de que llegue el viernes

  4. Isabel dijo:

    Inde. He leido y no me he cansado de hacerlo porque estas cosas que nos atañen a los aragoneses no nos deben cansar. Pero mucho me temo y me gustaria equivocarme de plano que las obras de Sijena tardarán más de lo que queremos en volver, pues les buscaran los tres pies al gato, recurrirán, se irá la luz, enfermará el director o el bedel, pero lamentablemente tardarán y si esperamos que a nivel nacional nos echen una mano, pues peor todavía. Vuelvo a repetir OJALA ME EQUIVOQUE INDE-ÑAY

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *