Sí se les preguntó

Cada vez que se habla de la adscripción de las parroquias aragonesas del Aragón Oriental a la diócesis de Barbastro-Monzón en 1995, o de su segregación respecto de la de Lérida/Lleida*, se dice que no había ningún problema antes de esa fecha y que todo el lío del enfrentamiento entre las dos comunidades arranca de una decisión efectuada por las altas jerarquías eclesiásticas (con la mano negra del Opus detrás, eso también se añade; un día de estos habrá que centrarse en ese tema, menudo mantra) sin contar con la población. Que a los de los pueblos nadie les pidió opinión.

Qué útiles son las hemerotecas.

El 17 de junio de 1978, el Heraldo publicaba esta noticia:

_dsc0281

Como la letra es muy pequeñita, les voy a resumir su contenido. Si alguien desconfía de mi resumen, solo tiene que acudir a la hemeroteca. Arriba he puesto la fecha. La noticia viene en la pág. 13 y es de cuando el Heraldo tenía formato sábana.

Al lío: el Departamento de Sociología de la Universidad de Zaragoza había presentado el día anterior a los medios, en la Facultad de Empresariales, los resultados de una consulta hecha a la población de los municipios de la zona oriental de Huesca, sobre su voluntad de adscripción eclesiástica. La pregunta de esa consulta era tan sencilla como “¿Desea usted que, en adelante, esta parroquia pertenezca a la provincia eclesiástica de Zaragoza?”. Y las opciones de respuesta eran “Sí”, “No” y “No opina”. Pregunta clarísima y pocas posibilidades de respuestas confusas.

El equipo que llevó a cabo la encuesta estaba formado por once personas, todas del Departamento de Sociología (ocho profesores y tres estudiantes) bajo la dirección de Enrique Gastón. Se siguieron todos los cánones metodológicos que exige el rigor en este tipo de consultas y se encuestó a 1.183 personas entre 55 poblaciones de Ribagorza, La Litera y Cinca-Monegros.

Los resultados fueron:

  • El 62,97% prefiere pertenecer a la Iglesia de Aragón
  • El 9,49% prefiere seguir adscrito a la Iglesia de Cataluña
  • El 27,54 % no opina

Según el doctor Gastón, en ese elevado número de abstenciones influían varios factores, entre otros “el miedo a que les trasladaran en párroco ‘con el que estamos muy contentos'”.

Gastón afirmaba también que “los encuestadores pudieron constatar en todas partes un gran sentimiento aragonés, hasta el punto que pude ser considerado factor determinante en las respuestas”; un “agudo sentido de pertenencia a Aragón [que] se manifestaba también, tanto en los que deseaban una continuidad como en los que preferían un cambio, en las duras críticas que algunos dirigían contra la Administración aragonesa por el abandono en que, durante tantos años, han tenido a la zona en aspectos sanitarios, educativos, de comunicación, etc.”

Como verán, lo mismo que digo lo uno, digo lo otro.

Me he dejado la guinda para el final, porque es muy divertida. ¿Saben ustedes por qué hizo ese estudio la Universidad de Zaragoza? Pues porque quiso hacerlo la Asociación de Sociólogos Aragoneses por medio de los párrocos de cada pueblo pero esta iniciativa, que se planteó en 1977, “fue desautorizada por el señor obispo de Lérida”.

¿Quién quiso y quién no quiso preguntar a los feligreses?

 

*No tengo ningún problema con el catalán. Cómo iba a tenerlo, y por qué. Uso indistintamente Lérida y Lleida según me viene en gana, sin más. Me da igual cuál sea el nombre oficial de la ciudad, eso no me afecta como hablante. Es una pena tener que aclarar esto, pero hay gente que si ve que escribo el nombre de la ciudad en castellano me considera “sospechosa”. Así están las cosas.

Esta entrada fue publicada en La vida misma, Patrimonio cultural y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a Sí se les preguntó

  1. Agustina dijo:

    Hola Inde, no te conozco pero estoy siguiendo todos tus artículos con gran interés. Enhorabuena por el trabajo y gracias por darnos a conocer un poco mejor el pasado se Sijena. Además de para reconocer tu esfuerzo, quería comentar algo sobre el tema de los nombres en catalán/Castellano. En Tv3 no tienen problemas en usar Saragossa, Osca y otros nombres de provincias y pueblos aragoneses, y de otras provincias, en catalán. porque, según dice , ha formado parte del uso habitual por las relaciones históricas y de área de influencia. Y nadie los considera “sospechosos”. Tampoco tienen problema en utilizar Londrés o Moscú en català…. El talibanismo con el tema de los nombres en catalán, gallego es lamentable.

  2. angel dijo:

    hola inde. ¿cuándo sale el libro?.
    sobre el tema que comentas en este post hay que luego de estas encuestas estuvieron los arciprestes de las zonas aragonesas dependientes de obispados catalanes, encabezados por josé maría lemiñana, que fueron quienes dieron cuerpo a la reivindicación. que yo recuerde, la clase política y el pueblo aragonés no se metieron en este fregado hasta bien avanzado el tema. lo que también se obvia interesadamente es el pleito del obispado de lérida con el de urgel a cuenta de distintas parroquias, varias de ellas en el alto aragón, que se sustanciaron con la reforma de los límites de esos obispados, y el hecho de que tanto el concordato de 1953 como el concilio vaticano II urgían al reajuste de las circunscripciones diocesanas haciéndolas coincidir con las delimitaciones provinciales civiles. la colección básica aragonesa publicó en 1980 el libro “los límites diocesanos en el aragón oriental” de eladio gros bitria que supone un interesante acercamiento a esta historia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *